Qué ver en Sudáfrica

Cabo de Buena Esperanza

Atracciones turísticas en Cabo de Buena Esperanza

Viajar al Cabo de Buena Esperanza no significa llegar al punto más meridional del planeta, aunque durante mucho tiempo se creyó que sí. En realidad ese honor le corresponde al Cabo de Agulash. Pero lo que jamás se le podrá disputar al Cabo de Buena Esperanza es su incomparable belleza y la posibilidad única de acercarse a especies n peligro de extinción, como los tiburones blancos o los menos terroríficos pingüinos africanos.

 

Disfruta de viajar al Cabo de Buena Esperanza desde Ciudad del Cabo

Es muy posible que vayas a viajar al Cabo de Buena Esperanza desde Ciudad el Cabo. El trayecto debería durar más o menos una hora, pero es probable que se alargue debido a lo mucho que hay que ver por el camino. Querrás detenerte docenas de veces a contemplar el paisaje. Hazlo. 

El trayecto de Ciudad del Cabo hasta el Cabo de Buena Esperanza es de aproximadamente una hora y media, pero el recorrido se alargará inevitablemente por las paradas que podrás ir haciendo con el fin de disfrutar de sus increíbles paisajes.

 

De camino, para en Boulders Beach

Boulders Beach es una parada obligada. Obligación que la mayor parte de los viajeros cumplen a rajatabla. Pero que no te asusten las multitudes. Definitivamente, no puedes perderte esta playa de rocas de granito en la que no solo paran las personas, sino una gran colonia de pingüinos africanos.

Otra parada obligada: Duiker Island

Reserva algo de tiempo para hacer la excursión a estos islotes. Más que una isla de verdad son fragmentos rocosos que acarician la superficie. No te bañes aquí: el agua está helada y es probable que el viento sea un poco desagradable. Pero hay un buen motivo para soportar las inclemencias del tiempo: los leones marinos que viven en Duiker Island te compensarán por el frío y el viento. A ellos les encanta y no hay otro lugar en la Tierra para acercarse tanto a ellos.

 

No te pierdas Simon’s Town, un pueblo entregado al mar

Simon´s Town es un perfecto ejemplo de pueblecito de pescadores donde abunda la arquitectura colonial de estilo victoriano. Aquí se asentó una importante base naval inglesa durante aproximadamente 200 años. Por eso encontrarás, además de estupendos restaurantes que sirven pescado fresco, dos museos de gran relevancia: el Museo naval y el Museo de la Ciudad.

 

Parque Nacional del Cabo ¿Qué hacer una vez aquí?

Viajar al Cabo de Buena Esperanza consiste, en buena medida en llegar al Parque Nacional del Cabo. Desde Simon´s Town solo hay que seguir adelante por la carretera de la playa.

No dejes de subir al faro

En Cape Point se dan la mano el Océano Atlántico y el Indico. Para contemplar ambos, lo mejor es respirar hondo y pasear. Solo 20 minutos separan Cape Point del faro, pero eso no quiere decir que el trayecto sea seguro. Si todas las ciudades del mundo están pobladas de carteristas, en Cape Point encontrarás babuinos ladrones. Cuidado con tus pertenencias.

Cuando llegues al faro, que se construyo a unos 260 metros por encima del nivela del mar, verás que no está en funcionamiento. Esto es porque, a pesar de su excelente ubicación, la meteorología juega en su contra. La niebla solía ocultarlo y eso contribuyó a que se produjeran muchos accidentes marítimos. Así que hoy en día no luce, pero desde aquí se controla el rendimiento del resto de faros sudafricanos.

Pero, en lo que a ti respecta, lo mejor que puede ofrecer son las vistas.

Si no quieres subir andando, puedes hacerlo en teleférico desde el parking.

Llegar hasta el extremo del Cabo de Buena Esperanza

Viajar al Cabo de Buena Esperanza es sinónimo de llegar a un lugar mágico. El encuentro de los dos grandes océanos levanta grandes olas que sin duda te impresionarán. No te preocupes si no obtienes fotos que les hagan justicia, no es sencillo.

Llegarás hasta el extremo tras un paseo de entre 45 minutos y una hora, pero no será en vano. Y no solo por el paisaje que encuentres al final del camino, sino por la riqueza de aves y fauna con la que te cruzarás. También se ve flora que no está presente en ningún otro lugar del mundo.

Lleva calzado adecuado y agua y, simplemente, disfruta.

Observar a las ballenas

El Cabo de Buena Esperanza es un lugar perfecto para que los viajeros más aventureros prueben su valor y su coraje. Muy cerca de aquí, en Gansbaai, es posible practicar el buceo con jaula. Y ¿por qué bucear en una jaula? Para tener la oportunidad de estar cara a cara con un gran tiburón blanco. Sí, el protagonista de la terrorífica película se Steven Spielberg que asolaba las playas sediento de sangre.

Pero si no buscas ese tipo de emociones, puedes optar por una actividad recomendad para toda la familia: el avistamiento de ballenas. En Hermanos casi podrás tocarlas.

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar

Suscríbete a nuestra newsletter