Qué ver en Grecia

Epidauro

Atracciones turísticas en Epidauro

Todas las guías con puntos de interés que ver en Epidauro comienzan con el famoso teatro que lleva el nombre de la ciudad. Y es lógico que así sea, debido entre otras cosas a su estado de conservación, que permite que todavía hoy en día se realicen representaciones en él. Pero hay mucho más que ver en Epidauro y aquí te lo desglosamos para que aproveches tu visita hasta el último segundo.

 

Qué ver en Epidauro

El Teatro de Epidauro: primera parada obligatoria

Construcción

La construcción del Teatro de Epidauro data del año 330 a.C., momento en que se levantó para albergar la celebración de la Asclepeia, una fiesta para homenajear al dios Asclepio mediante concursos de gimnasia y competiciones musicales. Durante el siglo IV, se construyó también un santuario en honor al mismo dios, el de la medicina, junto al estadio. Como consecuencia, Epidauro se convirtió en lugar de peregrinación para los griegos, que esperaban sanar de sus enfermedades gracias al agua milagrosa del lugar.

Evolución

Tanto santuario como teatro sufrieron diferentes saqueos a lo largo de la historia, pero ello no impide que el teatro de Epidauro sea uno de los mejor conservados de Grecia. De hecho, la mayor parte del edificio es original, y se han practicado sobre el muy pocas restauraciones.

Se trata de un recinto con cabida para 14.000 espectadores que se sientan en gradas circulares alrededor de la orchestra, o pista central, que mide 20 metros de diámetro.

Esta construcción sirvió como modelo a otros teatros griegos.

Habrás oído que su mejor característica es la acústica y que si dejas caer una moneda al suelo en el centro de la orchestra, alguien que esté sentado en una de las últimas gradas podrá oírlo. Es cierto.

 

Otros lugares que ver en Epidauro

Como decíamos al principio, hay mucho que ver en Epidauro además del teatro. De hecho, toda la ciudad forma parte de un recinto histórico y arqueológico en el que merece la pena invertir cierto tiempo. Si viajas en verano, hazlo siempre con una botella de agua y protector solar, pues el calor puede resultar excesivo.

 

Museo Arqueológico de Epidauro

Uno de los lugares de interés que ver en Epidauro es su pequeño Museo Arqueológico. Aquí encontrarás explicaciones relativas a los edificios del exterior y también piezas de cerámica decoradas, columnas o estatuas. No te llevará mucho tiempo recorrer sus salas y disfrutarás mucho más del resto de la visita.

 

Templo de Asklepios

El Templo de Asklepios también se conoce como Asklepion de Epidauro y, como su propio nombre indica, estaba dedicado al dios de la medicina, Asclepio, hijo de Apolo. Aunque hoy solo se pueden ver sus restos, este fue uno de los templos de mayor importancia de la antigua Grecia. Cuando todavía estaba en uso contaba con una fachada de seis columnas y ocho columnas más en los laterales. En la puerta, construida en marfil y madera, se exhibía la estatua del dios; y frente a ella se levantaba un enorme altar, de quince metros, donde se hacían sacrificios en honor al dios de la medicina.

 

El Tholos

Las 26 columnas de 7 metros de alto que encerraban una columnata de 14 columnas más pequeñas en el interior eran el mayor atractivo de el Tholos. Un templo de forma circular que hoy en día está en reconstrucción y que en su mejor momento debió de ser impresionante.

 

Estadio de Epidauro

La Asclepeia era la parte de los Juegos Panhelénicos que se celebraba en Epidauro cada cuatro años. En este estadio se celebraban las competiciones de las que se componía. Se construyó durante el siglo V a. C.

A medio camino entre el Estadio y el teatro se pueden ver las ruinas de un enorme edificio cuadrado, otro de los puntos de interés arqueológico que ver en Epidauro. Se trata de un hotel en el que los enfermos que se trataban en el balneario de Abaton podían recibir visitas. Se sabe que tenía 160 habitaciones, pero no queda ninguna en pie.

 

Katagogion

El Katagogion o Enkoimeterion es un stoa al que se le dio uso de dormitorio. En él esperaban los enfermos que aguardaban su turno para someterse a tratamiento. El tratamiento consistía en dormir en este edificio después de haber pasado por un ritual de purificación en los baños y de haber hecho un sacrificio al dios. Así, mientras dormían, Asclepio les enviaría un sueño que encerraba el secreto de su curación.

Hay mucho que ver en Epidauro. De hecho, el recinto arqueológico de la ciudad es mucho más grande de lo que la mayoría de viajeros espera. Si bien lo mejor conservado es el teatro, una visita al Museo Arqueológico te pondrá en la pista del aspecto que debió tener la ciudad durante la época de su máximo esplendor. Pasea por sus calles con calma y disfruta de un viaje en el tiempo gracias a Exoticca.

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar

Suscríbete a nuestra newsletter