Qué ver en China

Beijing

Atracciones turísticas en Beijing

Viajar a Pekín-Beijing es sinónimo de contrastes. La capital china es una de las metrópolis más grandes del mundo con una historia de más de mil años de antigüedad. Más de 21 millones de personas viven en pequeñas casitas al pie de grandes rascacielos ¿Quieres perderte en sus calles y entre sus gentes? Estas son algunas de las paradas obligatorias que debes realizar.

Viajar a Beijing: parques y plazas

Plaza de Tiananmén y el Mausoleo de Mao Zedong

La Plaza de Tiananmén está muy cerca de la Ciudad Prohibida y aquí se encuentran algunos de los lugares más icónicos de la ciudad, como el Museo nacional de China, el Monumento a los Héroes del Pueblo y el Mausoleo de Mao Zedong. Encontrarás largas colas para visitar su cuerpo embalsamado y para hacerlo deberás depositar cámaras y mochilas en consigna. 

Parque Beihai

El de Beihai es un parque muy grande tanto en extensión como en belleza. Si dispones de tiempo, acércate a la Dagoba Blanca, que encontrarás en la isla del lago. Se construyó para la visita que el Dalai Lama hizo a la ciudad en 1651. El parque también alberga varios templos budistas.

Parque Jingshan o Colina del Emperador

Viajar a Pekín-Beijing y perderse en sus calles es una experiencia maravillosa, pero si quieres contemplarla desde lo más alto para obtener una buna panorámica, acércate a la Colina del Emperador. La misma se formó con la tierra desplazada al construir el foso de la Ciudad Perdida y ahora ofrece unas increíbles vistas de la ciudad. Las mejores, de hecho. 

Los Hutongs: una experiencia única de viajar a Pekín

La mayor parte de estos callejones estrechos y antiguos se derruyeron para construir los estadios que acogieron los Juegos Olímpicos de 2008. Sin embargo, algunos se pueden visitar. Hazlo a pie o alquila un típico rickshaw. Los más auténticos están junto a la Torre de la Campana y la Torre del Tambor. 

La Ciudad Prohibida, destino obligado si decides viajar a Pekín

24 emperadores chinos pertenecientes a las dinastías Ming y Quing gobernaron el país desde este fabuloso complejo, que acoge no solo el palacio imperial, sino los edificios que sirvieron para acoger a la corte al completo. 

La visita al recinto, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, dura un mínimo de dos horas. Podrás ver las estancias privadas del emperador y el Salón de la Suprema Armonía, entre otras cosas.

Palacio de Verano y el lago Kunming

Durante el verano, los emperadores abandonaban la Ciudad prohibida y pasaban los meses de más calor en el Palacio de Verano, situado en un complejo ocupado en gran parte por el lago Kunming. Sus aguas refrescan el complejo, en el que podrás ver el Jardín de la Virtud y de la Armonía, la Torre de la Fragancia de Buda, el Puente de Diecisiete Arcos, el Gran Corredor y el Barco de Mármol. Reserva una mañana o una tarde completa para esta visita.

Antiguo Palacio de Verano

Solo 5 kilómetros al noroeste del Palacio de Verano se encuentran las ruinas de una residencia anterior. Sus jardines se construyeron en el siglo XVII y verás en ellos su clara influencia europea. La invasión inglesa hizo mucho daño al palacio, pero de todos modos merece la pena acercarse a visitarlo. 

El Templo del Cielo

No puedes viajar a Pekín sin visitar uno de sus lugares más sagrados: El Templo del Cielo. Se construyó durante la Dinastía Ming como ofrenda a los cielos, en agradecimiento a las cosechas abundantes y también para solicitar buenas cosechas futuras. Los nombres de los templos chinos son muy descriptivos. En el del Cielo encontrarás el Salón de la Abstinencia o la Bóveda Imperial del Cielo. No te sorprendas si encuentras a personas practicando tai chi en sus jardines. 

Viajar a Beijing e ir de compras por Wangfujing

Pekín es bien conocido tanto por sus mercados como por sus centros comerciales. Si buscas gangas y chollos, esta es tu ciudad; y la zona más comercial de la misma es Wangfujing, en pleno centro. Aquí hallarás centros comerciales, grandes almacenes y multitud de tiendas de recuerdos. No te pierdas el mercadillo nocturno para disfrutar de la extraña gastronomía a base de arañas o serpientes servidas en brocheta. 

Y, si tu idea era viajar a Pekín a regatear, acércate al mercado de la seda o Silk Market. Aquí encontrarás más de 1700 puestos que ofrecen artesanía y sedas. ¡Ojo a las falsificaciones!

Templo de Yonghe o de los Lamas

Si has decidido viajar a Beijing para ver sus mejores templos, no puedes perderte el de Yonghe. Es el templo budista tibetano más importante fuera de Tíbet. Data del siglo XVII y en su tiempo sirvió como refugio espiritual para los lamas. Lo distinguirás por sus tejados dorados y la talla de madera, de una sola pieza, de Maitreya.

De momento Beijing no está disponible

Suscríbete a nuestra newsletter para no perderte ningún viajazo

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos, te informamos respecto a tus derechos en nuestra política de privacidad y política de cookies

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar

Suscríbete a nuestra newsletter