Qué ver en Rusia

San Petersburgo

Atracciones turísticas en San Petersburgo

La ciudad que nació por deseo del zar Pedro I para representar la cara más moderna del país, todavía es conocida como el corazón cultural de Rusia. En esta antigua capital hay que pasear a orillas del río Neva, así como por la avenida Nevsky, la calle principal que nos lleva hasta la catedral de Kazán. No hay que olvidar la iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, la fortaleza de Pedro y Pablo o el museo Hermitage, antiguo palacio de los zares.

¿Cómo no viajar a San Petersburgo? El Hermitage, la Avenida Nievsky, sus palacios y catedrales. Todo en esta ciudad es un canto a la belleza y a la tradición. Así que deja que hagamos un pequeño resumen de lo mucho que hay que ver en San Petersburgo.

Qué ver en San Petersburgo

La Avenida Nievsky

Si viajas a Nueva York pasarás por la Quinta Avenida. Si visitas París no puedes perderte en los Campos Elíseos. Y viajar a San Petersburgo es garantía de que pasearás por la Avenida Nievski. Se trata de una calle de más de cuatro kilómetros que conecta el Monasterio de Alexandre Nievsky con la Comandancia de la Marina Rusa (Admiralty). Aquí encontrarás cafés, tiendas, restaurantes, librerías y museos.

En la antigua fábrica de máquinas de coser Singer, inmortalizadas por el cine y la literatura universales, se ubica la Casa del Libro. El edificio de tres plantas es de estilo modernista y tiene tres plantas que merece la pena visitar. No hay mejor lugar para comprar un libro de poemas de Pushkin.

Catedral de Nuestra Señora de Kazan

 San Petersburgo alberga cuatro catedrales de gran importancia, pero esta supera a las otras tres. Se construyó entre los años 1801 y 1811 y se encuentra en la misma Avenida Nievsky. Aquí es donde podrás contemplar el icono más venerado de Rusia, el que representa una imagen de la Virgen de Kazan.

Apaga la cámara de fotos y el móvil, porque no se permite hacer fotografías en su interior.

Iglesia de San Salvador de la Sangre Derramada

Si hay un monumento que probablemente conozcas y que quizá haya influido en tu idea de viajar a San Petersburgo, este es la Iglesia de San Salvador de la Sangre Derramada. En el lugar donde se levanta fue asesinado el Zar, Alejandro II, en 1881.

Reconocerás la iglesia gracias a sus cinco cúpulas esmaltadas y chapadas en cobre, al estilo ruso que también se ve en la catedral moscovita d San Basilio. El interior no desmerece esta presentación, al contrario. Alberga una colección de mosaicos de las más importantes del mundo, incluido el mosaico del Cristo Pantocrátor del techo de la cúpula central.

Catedral de San Isaac

Perteneciente al estilo neoclásico ruso, la Catedral de San Isaac destaca por poseer una de las cúpulas más grandes de todo el mundo. También es la segunda iglesia más alta del planeta entre las iglesias ortodoxas. La primera es la del Cristo Salvador, en Moscú.

Si tienes energía y ganas, puedes visitar lo alto de la cúpula y disfrutar de unas increíbles vistas de la ciudad. Eso sí, tendrás que subir 262 escalones.

Viajar a San Petersburgo para ver el Museo Hermitage

Situado en la Plaza del Palacio, una de las más importantes de la ciudad, el Hermitage es uno de los museos más queridos, famosos y visitados de Europa y de todo el mundo. No en vano alberga una colección de antigüedades inmensa y una de las pinacotecas más grandes que existen.

El museo, que se fundó y amplió sus colecciones gracias a las aportaciones «privadas» de los zares, consiste en un conjunto de seis edificios. Entre ellos, el más importante es el Palacio Menshikov. Calcula al menos tres horas para la visita

Fortaleza de San Pedro y San Pablo

Este complejo alberga diferentes edificaciones, como una prisión de gran importancia que se mantuvo en uso hasta 1918, el Museo de Astronáutica donde se guardan los motores de la Soyuz y la Vostok, ambas lanzaderas espaciales o la casa del comandante, convertida en museo de la cultura y la vida cotidiana.

En la Catedral de San pedro y San pablo, que da nombre a la fortaleza, están enterrados Pedro I el Grande y la familia Nicolás II, el último Zar.

Palacio de Peterhof

El de Peterhof es uno de los palacios más bellos de Europa y uno de los motivos por los que viajar a San Petersburgo. Ha sido declarado por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad y se encuentra a unos 30 Km de San Petersburgo en realidad. Aquí residían los zares hasta 1917, en un complejo de jardines salpicados de palacios.

De hecho, son los jardines lo que de verdad merece la pena visitar del palacio. No solo por su arquitectura, sino por su complejo de fuentes y la maravillosa Gran Cascada.

Palacio de Catalina

Cerramos esta pequeñísima guía sobre qué ver en San Petersburgo con una referencia al Palacio de Catalina y su cámara de ámbar. Un recinto construido a semejanza del Palacio de Peterhof y que también está a 25 km de la ciudad.

Tanto el edificio del palacio como los jardines son impresionantes, pero en la cámara no se pueden tomar fotos. En cualquier caso, es una de las vistas imprescindibles en San Petersburgo.

Disfruta de todos lugares y de muchos más en San Petersburgo con Exoticca.

De momento San Petersburgo no está disponible

Suscríbete a nuestra newsletter para no perderte ningún viajazo

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos, te informamos respecto a tus derechos en nuestra política de privacidad y política de cookies

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar

QUé VER

Suscríbete a nuestra newsletter