Qué ver en Rusia

Mandrogui

Atracciones turísticas en Mandrogui

Raro es el crucero fluvial que no hace una parada de dos o tres horas en este pueblecito. Situado en la comarca de Carelia y por tanto rodeado del exuberante paisaje que ofrece el bosque boreal. La historia de la aldea es trágica, pero eso no ha evitado su recuperación y que hoy se haya convertido en un lugar de referencia para vivir la experiencia de recrear las tradiciones rusas más arraigadas.

Algunas notas antes de viajar a Mandrogui

La Segunda Guerra Mundial no trató bien a esta pequeña aldea. Todos sus habitantes fueron evacuados y ninguno regresó. De hecho, el pueblo al completo quedó arrasado durante la época de la ocupación finlandesa. Pero en 1996, un rico magnate y empresario ruso compró los restos de Mandrogui para restaurarlo y convertirlo en la población que es hoy. Algo a medio camino entre un museo de tradiciones y un parque temático. Para lograr su objetivo contó con los mejores carpinteros tradicionales rusos.

Hoy en día, Mandrogui cuenta con una población de unos 200 habitantes que viven y trabajan aquí. El pueblo dispone de guardería y escuela.

Qué ver en Mandrogui

Hay mucho que hacer si decides viajar a Mandrogui. Aunque lo mejor es pasear por las calles y los alrededores del pueblo, existen algunos lugares en los que es casi obligatorio detenerse. Estos son algunos:

Museo del vodka

Uglich es la ciudad que dio origen al licor por excelencia y que fue la cuna de Piotr Smirnov, pero el vodka tiene adeptos a lo largo y ancho de todo el país. El Museo del Vodka de Mandrogui alberga una colección de 2.500 variedades.

Pero no todo es beber. Para que llegue ese momento, el trigo, la cebada o el centeno tienen que pasar por determinados procesos que se realizan en una serie de máquinas. El museo del Vodka contiene una amplia muestra de la maquinaria necesaria para destilar vodka y sus empleados te enseñarán la poco conocida historia de esta bebida.

Al final de la visita, pasarás a una pequeña casa de madera, muy bonita y, sobre todo, acogedora, en la que catar diferentes variedades de este licor.

Para evitar que se te suba a la cabeza, la cata va acompañada del zakouski tradicional y de otros productos típicos rusos, como encurtidos, cebollas o arenques.

Participa en una barbacoa clásica rusa

Viajar a Mandrogui y no participar en una de sus clásicas barbacoas se considera casi un sacrilegio. Eso sí, no esperes una mesa sofisticada y cubertería de plata. Lo normal es que te sirven una sabrosa carne en platos de plástico.

El nombre que recibe esta barbacoa tan poco usual es shashlik, y procede de las montañas del Cáucaso y de las estepas del centro de Asia. Desde allí se extendió a toda Rusia.

El plato principal son unas riquísimas brochetas de cordero, pollo, cerdo o ternera cocinadas a la parrilla, alimentada con madera o carbón. Pero antes de caer en el fuego, pasan una noche marinándose en una salsa especial a base de vinagre, vino, zumo de frutas, verduras y especias secretas.

Artesanía en Mandrogui

El pueblo es una muestra de las tradiciones rusas y eso incluye su artesanía. En sus calles encontrarás talleres en los que trabajan auténticos artesanos de la cerámica, el paño, el bordado, la escultura, el cuello, la joyería y hasta la escultura.

Pero la experiencia no se detiene en la posibilidad de comprar bellos objetos hechos a mano. La mayor parte del turismo de Mandrogui es interno y la finalidad de la aldea mantener las tradiciones. Así que existe la posibilidad de aprender cómo se trabaja cualquiera de esos materiales. Si lo deseas, podrás pintar tus propias muñecas rusas.

El bosque que rodea la ciudad

El bosque boreal que conforma la mayor parte del paisaje de Carelia, también está presente en Mandrogui. Aprovecha y piérdete entre los enormes troncos de los pinos, los abetos y los abedules blancos. Descubrirás esculturas de madera inspiradas en Ludmila y Rouslan, el famoso poema de Pushkin que cuenta la historia de Ludmila, la hija del príncipe Vladimir de Kiev. Un malvado mago la secuestró y el caballero Rouslan corrió mil peligros y aventuras para salvarla. Tener la oportunidad de ver recreado el poema en un escenario de cuento de hadas es algo que no te puedes perder.

Además, el bosque da cabida a un pequeño zoológico donde contemplar pequeños animales y aves propios de Rusia.

Una sauna para quienes deciden viajar a Mandrogui

Entre las tradiciones que Mandrogui trata de conservar se encuentran también algunas actividades de ocio. Por ello, los viajeros pueden probar la sauna tradicional o Bania. Las encontrarás en pequeñas cabañas a lo largo del río.

También se pude montar a caballo o recibir lecciones de tiro con armas antiguas.

Y el día terminará alrededor de la higuera, en un picnic donde todo el mundo compartirá sus historias junto al fuego.

¿Te vienes a Mandrogui con Exoticca?

De momento Mandrogui no está disponible

Suscríbete a nuestra newsletter para no perderte ningún viajazo

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos, te informamos respecto a tus derechos en nuestra política de privacidad y política de cookies

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar

QUé VER

Suscríbete a nuestra newsletter