Qué ver en Rusia

Kizhi

Atracciones turísticas en Kizhi

Viajar a Kizhi es escoger un destino único ubicado en un paraje mágico. La isla, pues Kizhi es una isla, se encuentra en el segundo lago más grande de Europa: el lago Onega. El paisaje que te recibirá es el propio de la taiga: un bosque boreal formado por enormes y frondosas coníferas propias de las historias que oíamos de niños. La zona donde se encuentra Kizhi es Carelia, una comarca poblada por bosques y salpicada por 5.000 lagos. Solo en el Onega hay más de 1600 islas de diversos tamaños.

Algunos consejos antes de viajar a Kizhi

Descubre Petrozavodsk

Solo hay una manera de viajar a Kizhi y es tomar un bote desde la ciudad continental de Petrozavodsk, a la que puedes llegar en tren desde San Petersburgo o Moscú. Quizá quieras invertir parte de tu viaje en esta bonita ciudad, que alberga teatros, galerías y museos. Uno de los más interesantes, si te fascina el mar, es el Museo Marítimo Polar Odyssey. Aunque el Museo de Arte de la República de Carelia te dará una idea muy aproximada del bagaje cultural de la zona.

Si no te apetece meterte en un museo mientras esperas a tu bote, da un paseo junto al lago y disfruta de las encantadoras casitas de madera. Los habitantes de Petrozavodsk se acercan a menudo, se reúnen aquí y pasan el rato en conexión con la naturaleza.

Si prefieres ir directo hasta el embarcadero, puedes tomar un autobús en la estación de tren o pedir un taxi. Su precio no es elevado.

Etiqueta para viajar a Kizhi

Toda la isla se puede considerar un museo al aire libre y podrás disfrutarlo a tu aire sin limitaciones. Pero la mayor parte de los edificios que visitarás pertenecen a la iglesia ortodoxa rusa. Algunos, de hecho, todavía están en uso y son destino de peregrinación para sus fieles. Por tanto, trata de guardar el respeto correspondiente: no se puede fumar en el interior de las iglesias, pues ello perjudicaría sus estructuras de madera. Si vas en bici no salgas de los caminos marcados, pues el terreno que rodea al lago y el lago mismo están protegidos. Por supuesto, no dejes basura.

Viajar a Kizhi en bote

La primera experiencia inolvidable que vivirás en Kizhi es el propio viaje desde Petrozavodsk hasta la isla. La travesía dura una hora y cuarto y, aunque la primera mitad del viaje puede parecer un poco monótona, a partir de la mitad del trayecto el paisaje te sorprenderá, pues se convierte en un auténtico laberinto en el que el agua transcurre por entre islas de orografía muy llana, recubiertas de árboles, como grandes macetas flotantes. Haz la prueba y cuenta los diferentes tonos de ocres, verdes y azules que veas. El resultado te sorprenderá.

Qué ver en Kizhi: Pogost

Las fotografías de Kizhi que pueblan internet son muy elocuentes. Lo primero que encontrarás cuando llegues a la isla son las tres estructuras principales. Todas son de madera oscura y da la sensación de que emergieran directamente del lago. Estas tres estructuras conforman Kizhi Pogost, un complejo religioso ortodoxo declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se trata de dos iglesias propiamente dichas y un campanario. Este último se puede y se debe visitar, ya que desde la torre se ven unas estupendas panorámicas de la isla.

La leyenda de la construcción de la iglesia

Si hay algo que caracteriza a Rusia son sus leyendas locales y su folclore. En el caso de Kizhi Pogost, se cuenta que su constructor, el Carpintero Nester, cuando terminó la obra, para la cual no usó ningún clavo ni otro tipo de metal, tiró su hacha al lago y proclamó: «¡El Maestro Nester construyó esta iglesia y el mundo no conocerá otra igual!»

¡Más madera! Otros edificios de la isla de Kizhi

Kizhi siempre fue una isla poco habitada; de hecho, a mediados del siglo XX sus habitantes la abandonaron. Pero esto puso en peligro la conservación de las tres estructuras de Pogost, así que el gobierno ruso tomó cartas en el asunto y organizó el traslado de varios edificios icónicos del área de Carelia a la isla. Por eso hoy Kizhi alberga: la Capilla de los Tres Santos; la Capilla de la Asunción de la Virgen María Bendecida; la Capilla del Salvador Milagroso; la Capilla de Pedro y Pablo; y la Capilla del Arcángel Miguel

Qué hacer en Kizhi

Al principio del post mencionábamos que, si vas en bicicleta, no debes salirte de los senderos marcados. Esto es así porque, cerca de donde te dejará el bote que te lleva a la isla, se alquilan bicicletas. Si te haces con una no solo podrás visitar Pogost, sino las cinco capillas, algunos pueblecitos del interior y, por supuesto, disfrutar del bosque boreal.

Si prefieres caminar, también puedes hacerlo, pero abarcarás menos terreno.

Viajar a Kizhi y ver los alrededores

Carelia es una zona preciosa que goza del privilegio de poseer unos paisajes espectaculares. Al norte de Kizhi se encuentran las Islas Solovetsky, la joya del mar blanco. Aquí no solo disfrutarás de un ecosistema irrepetible, sino de la belleza de su monasterio del siglo XV.

De momento Kizhi no está disponible

Suscríbete a nuestra newsletter para no perderte ningún viajazo

En cumplimiento del Reglamento de Protección de Datos, te informamos respecto a tus derechos en nuestra política de privacidad y política de cookies

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar

QUé VER

Suscríbete a nuestra newsletter