Qué comer en

Australia

Qué comer en Australia

Hasta hace tan solo unas tres décadas la dieta habitual del australiano medio no iba mucho más allá de las carnes, verduras y pescados que cada lugar ofrecía en su ámbito local. Es por ello que podría decirse que la actual cocina australiana es de una sofisticación relativamente tardía.

Sin embargo, en los últimos años, la isla continente ha ido diversificando su oferta gastronómica y ampliando sus horizontes hasta conformarse en la cocina de tintes atlánticos y pacíficos que hoy conocemos. Como resultado, la cocina aussie contemporánea aúna la tradición británica e irlandesa de los primeros colonizadores europeos del continente, con la de los ancestrales aborígenes australianos.

Esta segunda, conocida como Bush Tucker o Bush Food, se basa en una perfecta comprensión del entorno natural y sus ingredientes autóctonos; un conocimiento que se ha transmitido de generación en generación intacto hasta nuestros días y del que forman parte más de 350 tipos de vegetales y algunas las carnes más exóticas a ojos occidentales.

Si a todo ello añadimos la influencia de Oriente Medio, Asía y África -favorecida por las oleadas de inmigración del último siglo- tendremos todas las claves para entender la actual cocina australiana. Estos son algunos de los platos que encontraremos a lo largo de su geografía.

Anzac biscuits

Otro de los postres más antiguos de la isla son las anzac biscuits cuyo origen tiene, del mismo modo, un origen compartido con Nueva Zelanda. Reciben su nombre del acrónimo “Australian and New Zealand Army Corps”, el ejercito conjunto que se creó entre ambos países durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial”. Se trata de unas galletas preparadas a base de avena, harina, coco, azúcar y un sirope dorado. Son bastante duras y por la manera en que son elaboradas tienen la cualidad de conservarse durante largos periodos de tiempo, por lo que eran enviadas por las mujeres de los soldados al frente donde estos luchaban.  

Barramundi

Australia cuenta del mismo modo con una gran diversidad de pescado procedente de los dos océanos por los que está rodeada. No obstante, de entre todas las variedades que podemos encontrar, el Barramundi es el pez estrella australiano. Su nombre procedente de la lengua aborigen, significa “pez de río de escamas grandes”. Se trata de una especie muy longeva en la que algunos ejemplares pueden llegar a medir 2 metros y pesar hasta 60 Kg. Se sirve en casi todos los restaurantes del país en un guiso típico que se cocina con hierbas silvestres y se combina con una salsa de kiwi y melocotón.  

Canguro

Una de las preguntas más usuales a la hora de hablar de la gastronomía australiana hace referencia a si en el continente se consume carne de canguro. Efectivamente la carne de canguro es una vianda muy apreciada en todo el país. Esta ha sido una fuente de proteínas indispensable para la población aborigen desde hace siglos. En la actualidad, considerada todo un manjar y una de las más exquisitas del mundo, la carne de este marsupial se exporta a más de 50 países. Es La forma más habitual de consumirla es a la parrilla, sin embargo en Australia lo encontraremos  guisado de múltiples maneras, siendo, por ejemplo, la sopa de cola de canguro otra receta de enorme aceptación en toda la isla.  

Cocodrilo

Blanca, sabrosa, suculenta, baja en grasas y de un alto contenido en proteínas, otra de las carnes más exóticas consumidas en Australia es la de cocodrilo; todo un manjar para australianos y asiáticos y por ende bastante cara. Según los locales se trata de una carne a medio camino entre el pollo y el pescado, inequiparable -tanto en textura como en sabor- a ninguna otra. Se puede cocinar de muy diversas formas, pero con un factor común en su elaboración; y es que es indispensable tapar la carne y dejarla reposar durante un tiempo para que los músculos del cocodrilo se relajen y disfrutar de ella en todo su esplendor.  

Emu

El emu es un gran ave de color gris, cuello largo y alas cortas, muy parecido al avestruz. Con un alto contenido en proteínas, hierro y vitamina C, su carne oscura y casi ausente de grasas, al igual que la de canguro, debe ser cocinada de cara a evitar que pierda su textura y ternura, por lo que la manera más común de consumirla es a la plancha, a la parrilla, o en forma de hamburguesa. Quepa decir que un rasgo muy característico de los aussies es incluir unas rodajas de remolacha en estas últimas, sin la cual una hamburguesa no estaría completa.

Meat pie

Otro de los platos más representativos del país es el meat pie o pastel de carne, en Australia también conocido como “Dog Eye” (ojos de perro). Se trata de un plato de herencia británica. Pese a que existen multitud de variantes, el tradicional meat pie australiano está elaborado con una pasta de hojaldre rellena de carne, puré de patata y una salsa espesa. Es muy habitual encontrarlo tanto en panaderías, puestos callejeros y eventos deportivos, sin embargo el meat pie ha evolucionado tanto en los últimos años que también podremos hallarlo formando parte de las cartas de los restaurantes más reconocidos.  

Pavlova

Entre los postres más populares encontraremos la pavlova;  una tarta con base de merengue -crocante por fuera y esponjosa en su interior- cubierta de crema batida, chocolate y trozos de fruta. Bautizado el plato en honor a la famosa bailarina rusa Anna Pavlova, al parecer en un viaje a la vecina Nueva Zelanda, se trata de un postre igualmente archiconocido en Australia y del cual ambos países se disputan su autoría.  

Vegemite

Son pocas las casas australianas en las que el día no empiece acompañado con Vegemite: uno de alimentos nacionales y de los elementos más tradicionales del desayuno en la isla. Se trata de una pasta de untar de color marrón oscuro elaborada a partir de un extracto de levadura. Posee un sabor fuerte y salado al que requiere un tiempo acostumbrarse y con el que se untan sándwiches y tostadas pero que sin embargo merece la pena probar.  

Yabbies

Los yabbies son los conocidos en Australia como cangrejos de río o langostas según el lugar en el que nos encontremos, y son famosos en todo el continente por las historias que giran en torno a la dificultad de capturarlos. En la vertiente occidental de la isla existe una variedad marrón que probablemente es la más singular y apreciada de todo el continente. En contraste, su carne es impecablemente blanca y muy sabrosa y podremos encontrarlos en todo el país cocinado de las formas más variadas.  

NUESTROS MEJORES VIAJES A AUSTRALIA

Suscríbete a nuestra newsletter