Qué comer en

Repúblicas Bálticas

Qué comer en Repúblicas Bálticas

Las opciones sobre qué comer en Repúblicas Bálticas están marcadas por una historia gastronómica que ha dependido de su ubicación. En primer lugar, los tres países, Letonia, Estonia y Lituania, están bañados por el oeste por el mar báltico, lo que significa que el pescado es un ingrediente muy importante en los platos típicos de Repúblicas Bálticas. Si vas a viajar a estas regiones, prepárate para unos grandes y contundentes platos.

 

Qué comer en Repúblicas Bálticas

En los tres países tiene especial protagonismo el bacalao junto con las carnes frías. Las sopas son un primer plato imprescindible en la mayoría de las ocasiones, sobre todo la seljianka o sopa de patata. También se toman muchas legumbres acompañadas de carne. Ensaladas para acompañar pesados ahumados, pasteles de pescado, y algunas bebidas espirituosas propias de estas regiones del norte.

 

Gastronomía de Letonia

 

La cultura gastronómica letona se basa especialmente en pescados, ya sea cocinados o ahumados. Caviar, lucio, sardinas o arenques son los más habituales. La carne se suele servir con patatas, guisantes y champiñones. Son expertos en quesos y muy aficionados ya que los incluyen en muchas comidas y lo toman hasta de postre. Los dulces preferidos son los que están elaborados con hojaldre y frutos del bosque.

Estos son algunos de los platos más típicos:

Piragi: es un pastel preparado con masa de hojaldre y relleno con tocino y cebolla.

Zirni ar speki: se trata de un sabroso guiso hecho con tocino, guisantes, cebolla, pimienta y leche cuajada.

Pelmeni: este plato es originario de Rusia y cosiste en pasta que está rellena de carne picada, algo muy similar a los raviolis.

Zirnu Pikas: es una comida típica que consiste en albóndigas elaboradas con guisantes grises, mantequilla, tocino y cebolla.

Putraimdesas: salchichas  preparadas con cebada.

Skabu kapostu zupa: si hay algo típico en la gastronomía de Repúblicas Bálticas, es la sopa. Esta concretamente es de col, cerdo, crema agria, cebolla y zanahoria.

Rupjmaizes kartojums: este postre típico de Letónia, se elabora con centeno, crema de leche, arándanos y canela.

Sklandu rausi: otro dulce muy popular son estas tartaletas de zanahoria y patata y un postre imprescindible que comer en Repúblicas Bálticas.

Bálsamo Negro de Riga: si hay una bebida típica del país, es esta. Es un licor muy rico hecho con plantas, raíces y flores.

 

Gastronomía de Estonia

 

La gastronomía de este país recibe una gran influencia de la cocina de otras regiones como la alemana, la rusa y la escandinava. En Estonia el pescado es el protagonista de la mayoría de los platos, pues además de tener acceso al mar Báltico, cuentan con multitud de ríos y lagos interiores.

La patata es otro ingrediente estrella, junto con la rutabaga y el nabo. Si los estonios tienen un alimento antiguo, tradicional y único en la región es la harina de kama que es una mezcla de granos (harina de guisantes, centeno, avena y cebada), que se utiliza para preparar postres. Y por supuesto, los estonios son amantes de la cerveza, pero también son productores de otras bebidas como el vodka o licores de hierbas.

Algunos de los platos más típicos de Estonia son estos:

Keel hernestega: es un aperitivo que se sirve frío y que tiene lengua como principal ingrediente.

Marineeritud angerjas: cosiste en anguila marinada.

Silgusoustt: es un arenque de pequeño tamaño que se pesca en el mar Báltico.

Mulgikapsad: el chucrut no puede faltar en la gastronomía de los países europeos del norte. Este se guisa con carne de cerdo y se acompaña con patatas cocidas.

Sült: se trata de un cocido hecho con carne de cerdo.

Verivorst: es una morcilla, similar a como se prepara en otros países. Es un embutido que se come tradicionalmente la noche de Navidad con un acompañamiento de jalea hecha con frutos del bosque.

Karask: este es el pan típico de Estonia, un alimento qué comer en Repúblicas Bálticas que gusta a todo el mundo.

Vaesed rüütlid: en idioma están significa “caballeros pobres” y es un postre hecho con pan, muy parecido a las torrijas.

Kali: una bebida fermentada dulce y muy suave.

 

Gastronomía de Lituania

 

Podría decirse que la dieta lituana se basa en patatas, productos lácteos y carne. Los platos son contundentes y altos en calorías. Esto se debe a los duros inviernos del país. ¿Cuáles son los calóricos platos típicos de la gastronomía del país?

Cepelinai: son una especie de empanadillas con una masa elaborada con patatas. Se rellenan de carne, setas o queso. Es una de las comidas más representativas de la gastronomía lituana.

Kugelis: es un plato tomado de la cocina alemana. Se prepara con patatas y zanahorias ralladas que se cocinan al horno y se cubren con nata agria.

Saltibarsciai: las sopas nunca faltan platos típicos de Repúblicas Bálticas. Esta se sirve fría, por lo que se toma más en verano. Se hace con remolacha y se sirve con patatas cocidas que se aliñan con nata agria y eneldo.

Koldünai: consisten básicamente en raviolis que se rellenan de setas o de carne.

Kepta duona: es el pan preferido de los lituanos. Es pan negro frito y aderezado con ajo.

Siupinys: un estofado de algunas partes del cerdo (patas, hocico y cola de cerdo) con judías y guisantes.

Si no tienes muy claro qué comer en Repúblicas Bálticas, este pequeño glosario te será de gran utilidad.

Suscríbete a nuestra newsletter