Desde ES
Ayuda
Mi Cuenta

Qué ver en Japón

Hakone

Atracciones turísticas en Hakone

Japón es un país relativamente pequeño y lleno de contrastes. Si ya conoces Tokio y has visitado la tradicional Kyoto ¿Por qué viajar a Hakone? Pues desde Exoticca te aseguramos que las razones son muchas. Para empezar, que esta zona mucho más rural que las ciudades más conocidas es enorme y esconde multitud de rincones encantadores. Desde Hakone es posible visitar el Monte Fuji, uno de los lugares más venerados de Japón ¿te lo vas a perder?

 

Hakone-Yumoto

Si vas a viajar a Hakone desde Tokio u Odawara, llegarás a Hakone-Yumoto, uno de los lugares más turísticos de la zona. Podrás alojarte en un hotel occidental o un ryokan tradicional japonés con sus baños termales. También encontrarás un buen puñado de restaurantes de comida japonesa donde probar los ricos fideos soba y multitud de tiendas de recuerdos. 

Algunas de las cosas que te recomendamos que hagas en Hakone-Yumoto son:

Pasear por su calle comercial principal. Echa un vistazo a todas las tiendas primero y vuelve a las más interesantes después. O pude que gastes mucho más dinero del que esperabas. Toma un pastelito hecho en los vapores sulfurosos que han dado fama a la región. Se llaman onsen manju y la mejor pastelería tradicional donde hacerte con uno es la Manju-ya Nanohana. Si no te gusta el dulce, prueba las senbei a la parrilla. Da un paseo por la orilla del río Sukomo. Acércate al puente Hayakawa, sobre todo si eres un enamorado de los trenes. Desde aquí tomarás unas fotos espectaculares del tren Tozan a su paso por la montaña. Una imagen que no querrás perderte.

 

Moto-Hakone

Otro de los lugares que puedes visitar si decides viajar a Hakone es Moto-Hakone, situado al sur del lago Ashi, donde se encuentra el bellísimo torii parcialmente sumergido en la orilla. 

Ya que has llegado hasta aquí, visita las esculturas de piedra de Buda en Sainokawara. Si vas a subir hasta el santuario de Hakone, haz una parada en el templo de Kofukuin y contempla sus pequeñas estatuas jizo, el mejor contraste con su gran campana. 

El Santuario de Hakone es el punto de interés más conocido de la zona. Parece formar parte del bosque que lo rodea, lo que le da un atractivo especial y también lo hacen difícil de localizar. Presta atención a los toriis que lo rodean para orientarte. La zona es tranquila, aunque hacer una foto del torii del lago sin intrusos puede llevarte algo de tiempo.

No pierdas la ocasión de pasear a la orilla del lago. Se trata de uno de los cinco principales de la región del Monte Fuji. Si el tiempo está de tu parte, disfrutarás de una bella vista de la cumbre. Pero no tengas muchas esperanzas puestas en esto. Lo habitual es que la cima esté nubosa. 

Siempre es buena idea conocer un poco de la historia local, así que si te has tomado la molestia de viajar a Hakone, da un paseo por el antiguo empedrado de la ruta Hokaido. En el pasado unía Moto-Hakone y Hatajuku. En el camino, junto a una encantadora casa de te, está el Museo Tokaido, que reconstruye edificios de la ruta y explica cómo era la vida en el periodo Edo.

Alternativamente, podemos pasear por la antigua avenida de los cedros de la ruta.

 

Hakone-Machi

Si vas un poco más al sur llegarás a Hakone-Machi, donde está el antiguo paso de control de la ruta Tokaido. Aquí debían mostrar sus pasaportes los comerciantes y también se inspeccionaban sus mercancías. El objetivo era que los señores feudales que el shogun había forzado a quedarse en Edo escaparan de la región. Así se evitaban levantamientos y escaramuzas. 

El emperador Meiji venía aquí a relajarse del estresante deber de gobernar el país. Podrás visitar el Palacio Imperial desde donde, en los días claros, se puede ver la cima del Monte Fuji. 

Baja hasta el embarcadero del lago para tomar algo o comprar algún recuerdo. Es la zona más animada de Hakone-Machi.

 

Gora, uno de los destinos más populares de Hakone

Una vez en Gora y antes de seguir tu ruta por Hakone, visita su Museo al aire libre, que alberga obras de Henry Moore o Picasso, entre otros. En su interior, protegidos de las inclemencias del tiempo, podrás contemplar cuadros de Utrillo, Kandinski o Renoir.

Este no es ni mucho el único museo de la zona. Viajar a Hakone merece la pena para aprender sobre cerámica o ver las estatuas de terracota de Haniwa, muy similares a los guerreros chinos de Xian. 

 

Owakudani

Para llegar a Owakudani hay que tomar el teleférico. Esta es seguramente la zona que esperabas ver al viajar a Hakone, ya que es aquí donde están los volcanes activos que dan lugar a los vapores sulfurosos donde se cocinan los famosos pastelitos que mencionábamos más arriba. También es típico cocinar en estos vapores un huevo y tomárselo sobre la marcha. Los famosos huevos negros.

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar