Oferta de la semana
ES
Ayuda
Mi Cuenta

Qué ver en China

Hangzhou

Hangzhou

La capital de Zhejiang, situada cerca de la desembocadura del río Qiantang s uno de los lugares más visitados de China. Muy probablemente debido a la dinastía Sui que gobernaron entre el año 581 y el 618 y construyeron el Gran Canal Pekín-Hangzhou. Se trata del río artificial más largo del mundo y ha sido declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Así que, si decides viajar a Hangzhou, prepárate a encontrarte con más viajeros. No en vano este es uno de los centros de comercio más importantes de la antigüedad. Una importancia que conserva en el presente ¿Sabes la sede de qué gran empresa china está en Hangzhou? Ni más ni menos que Alibaba Group, los dueños y fundadores de la mundialmente poderosa AliExpres. 

 

El Templo de Lingyin

La primera parada obligada cuando decidas viajar a Hangzhou es el templo de Lingyin o del Alma Escondida. También se lo conoce como Templo del Retiro de las Almas.

Se trata de un destino muy importante para los practicantes del budismo en China. No solo por su arquitectura espectacular, sino por los tesoros literarios que alberga. 

Como muchos otros templos, el del Alma Escondida no consta de un único edificio, sino que es un complejo con varios patios, jardines y pabellones de gran belleza. Cuando lo visites encontrarás a fieles haciendo sus ofrendas de incienso en un lugar que conecta presente y pasado mediante la espiritualidad. 

Durante su época de máximo esplendor el complejo estaba formado por un total de nueve edificios de varias alturas, 18 pagodas, 1300 dormitorios y 72 salas. Más de 3.000 monjes vivían y oraban entre sus paredes. 

 

Flying Peak: museo de escultura al aire libre

En realidad, llamar al Flying Peak museo de escultura no es del todo preciso. Estamos hablando de un conjunto formado por casi 500 esculturas de roca que representan budas y otras figuras relacionadas con el budismo. Se tallaron entre los siglos X y XIV y la más conocida de todas ellas es la del Buda que ríe Maitreya. Una parada que nadie que haya decidido viajar a Hangzou evita. Los budas son símbolo de felicidad y este, con su gran sonrisa, promete dar alegría a quien la contempla.

 

Pagoda de Seis Armonías

La Pagoda de las Seis Armonías no se encuentra en el centro de la ciudad, sino al sur, junto a la orilla del río Qiantang. Data del año 970 d.C y se levantó en ladrillo y madera durante el reinado de la dinastía Song. 

Su nombre se deriva de las seis leyes budistas o armonías: el cielo, la tierra, el este, el oeste, el norte y el sur, relacionadas con los principios de esta religión, que predica la armonía del cuerpo, las palabras, la mente, las opiniones, la abstinencia y la pobreza. 

El número seis es importante en China, ya que seis son también los elementos del feng shui que se manejan para conseguir la armonía perfecta en el hogar: agua, fuego, tierra, metal, madera y aire.

 

Viajar a Hangzhou y visitar el Lago Oeste

La UNESCO ha declarado el Lago Oeste y el paisaje circundante Patrimonio de la Humanidad. Puedes navegarlo en una pequeña barca cuando tomes la decisión de viajar a Hangzhou. Las vistas te llevarán a los bosques y montañas que pueblan la mitología china desde tiempos inmemoriales. 

El lago mide unos ocho kilómetros cuadrados y se divide en cinco partes dependiendo de su ubicación: Lago norte, Lago Yuehu, Lago interior del oeste y Lago menor del sur.

Si no quieres navegar, puedes cruzarlo a través de una de las pasarelas más impresionantes del mundo, que debe su fama a su paisaje. Es un paseo de tres kilómetros sobre las aguas que no podrás borrar de tu memoria. 

 

Viajar a Hangzhou para disfrutar de la gastronomía

La comida china se ha convertido en prácticamente internacional. Sin embargo, no es lo mismo tomar un arroz tres delicias a domicilio que comer auténticos platos chinos in situ. Algunas de las delicias chinas que podrás probar si viajas a su país de origen son: Empanadillas de carne al vapor llamadas Xianrou Xiaolong, pollo entero al horno envuelto en hojas de loto. Aunque recibe el poco atractivo nombre de Pollo del mendigo, la verdad es que está exquisito. Cabeza de pescado aderezada con queso de soja. Esta es una de las delicatesen más conocidas de esta zona. Se toma sobre todo en invierno. Carpa dorada con brotes de bambú, también propia de los meses más fríos. Sopa de pescado. Como verás, los pescados son la base de muchos de estos platos. Ten en cuenta que las dos mayores atracciones de Hangzhou son su canal y el lago oeste. Estofado hecho con brotes de bambú, Rollo de tofu crujiente y Carpa agridulce del lago.

NUESTROS MEJORES VIAJES A HANGZHOU

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar