Chiang Rai y el Triángulo del Oro

Asia sorprendente
Chiang Rai

A pesar de no gozar de la popularidad con la que cuenta su hermana mayor, Chiang Mai, Chiang Rai es una de las ciudades del norte de Tailandia con más encanto. La mayor parte de los viajeros paran en ella en su camino hacia Laos, para coger el popular slowboat que surca el Mekong hasta su país vecino. No obstante, aquellos que deciden quedarse un par de días en ella descubrirán que Chiang Rai es más que un lugar de paso repleto de casas de cambio.

En su pequeño casco antiguo encontramos una de las joyas de la ciudad: su reloj mágico. Una torre situada en el centro de una glorieta que, cada día a las 7 pm, ofrece un espectáculo de luces de colores y música. Está situado en una de las avenidas principales, donde solo a unos metros más adelante podemos encontrar uno de los dos mercados nocturnos más concurridos de la ciudad: el Saturday Night Market, donde cada fin de semana hileras de puestos de comida y de ropa ocupan la calle que parece no tener fin. El otro sería el Chiang Rai Night Bazaar, donde muchos de los puestos se ubican en pequeñas casetas fijas que abren cada noche. Sus avenidas centrales están repletas de comercios de todo tipo, por lo que, a pesar de su tamaño, esta ciudad es ideal para realizar las últimas compras del viaje por Tailandia.

Chiang Rai

Muchos de los viajeros que llegan a Chiang Rai no lo hacen por su oferta comercial ni por cruzar el Mekong, sino por el popular tesoro que se encuentra en las inmediaciones de la ciudad: Wat Rong Khun, más conocido como el templo Blanco. Un colosal edificio budista que, aunque su construcción data de 1997 y aún no está terminado, está considerado como uno de los más bellos de Tailandia. Y es que, si uno cree que después de haber visitado los templos de Bangkok, Ayutthaya, Lopburi o Sukhothai nada puede llegar a sorprenderlo, se equivoca. Wat Rong Khun lo consigue.

Chiang Rai

No por ello eclipsa a otra de las obras de arte de la ciudad: Ban sii Dam, la casa templo de color negro decorada con pinturas, huesos de animales, pieles, oro y plata considerada como una de las visitas imprescindibles de Chiang Rai. Si se goza de tiempo suficiente, además, también te recomendamos que te acerques hasta Wat Klang Wiang, situado en el centro de la ciudad y donde es fácil ver a los monjes acudir a él a rezar.

El Triángulo del Oro

Triángulo del Oro

El Triángulo del Oro es uno de los lugares más populares del norte de Tailandia. Su principal particularidad es que aquí es donde el río Mekong converge con los tres países fronterizos: Tailandia, Birmania y Laos. Asimismo, la zona también es conocida por el cultivo del opio, donde incluso hay un museo en donde se puede conocer la historia de estas plantaciones. El opio fue introducido en el norte de Tailandia y Laos por los inmigrantes chinos que se asentaron en esta zona del Sudeste Asiático. Años más tarde, durante la guerra de Vietnam, la CIA utilizó el dinero de su consumo y de la heroína para financiar a los ejércitos aliados. A mediados del siglo XX Tailandia prohibió su plantación, aunque hoy en día el Triángulo del Oro sigue vinculado, aunque sea de forma turística, a esta droga que lo popularizó en el pasado.

Triángulo del Oro

Algunas de las visitas que se pueden realizar en la zona son acercarse hasta la puerta del Triángulo del Oro, desde donde se pueden ver los tres países; contemplar la enorme estatua dorada de Buda que corona la orilla tailandesa; así como navegar por el Mekong hasta llegar a la isla de Don Sao, en Laos. Para realizar esta excursión no es necesario contar con el visado del país, pues no es zona fronteriza y su visita no permite la entrada posterior a Laos. Para cruzar habrá que ir unos kilómetros más abajo, hasta Chiang Khong, donde se ubica la aduana. Aquí es donde se coge el popular slowboat que surca durante dos días el Mekong hasta llegar a la ciudad de Luang Prabang, patrimonio de la humanidad de la Unesco.

Chiang Rai y el Triángulo del Oro
5 (100%) 1 vote

Comments are closed.