Desde ES
Ayuda
Mi Cuenta

Qué ver en Marruecos

Marrakech

Atracciones turísticas en Marrakech

Marrakech, la "Ciudad Roja", el destino más popular de Marruecos, conocido por los callejones sinuosos de su Medina y el ajetreo y bullicio de sus zocos. Ubicada en el oeste de Marruecos, Marrakech es una antigua ciudad imperial, situada en las faldas de las montañas Atlas. El árabe y el francés son los idiomas hablados en la ciudad, el último de los cuales es herencia del Protectorado francés en Marruecos a principios del siglo XX. 

Un viaje a Marrakech puede sentirse como un torbellino para los sentidos, a medida que te adentras en los ocupados zocos, y descubres el volumen de tráfico, compuesto en gran parte tanto de motos como de burros, y disfrutas del ambiente vibrante. Afortunadamente, la ciudad ofrece muchas oportunidades para relajarse después de un día en la medina de Marrakech, desde sus numerosos cafés y restaurantes en las azoteas con sus maravillosas vistas de la ciudad y las montañas, hasta los abundantes riads, las casas de huéspedes construidas alrededor de un patio central interior para garantizar una tranquilidad óptima. 

Marrakech se remonta al Imperio bereber y ha sido habitada por bereberes desde la época neolítica, pero la ciudad fue fundada oficialmente en el siglo XI por la dinastía almorávide. Fue en este período que las antiguas murallas de la ciudad y varios edificios en el interior se construyeron en piedra arenisca roja, lo que le ha dado a la ciudad un aspecto y un apodo reconocibles. Marrakech creció rápidamente y se estableció como el centro cultural, religioso y comercial del noroeste de África. Los años dorados de la Dinastía Saadí vieron el establecimiento de muchos palacios y monumentos elaborados en la ciudad, como el antiguo Palacio Badi y los ricos sultanes están enterrados en las Tumbas Saadíes perfectamente adornadas, una de las principales atracciones para los visitantes que hacen un viaje organizado a Marrakech. 

Con una historia rica y diversa, la ciudad actúa como un museo viviente, ya que en cada esquina se puede disfrutar de las tradiciones más importantes de Marrakech y la cultura que le dio forma. De pie en la Plaza Jamaa el-Fna, la plaza más concurrida de África, es posible que descubras que no sabes qué mirar primero; los bulliciosos puestos, las actuaciones de danza folclórica o la imponente Mezquita Koutoubia.

 

Qué ver en Marrakech

Un circuito por Marrakech está incompleto sin visitar al menos algunas de las principales atracciones de la ciudad. Un buen lugar para comenzar es la Plaza Yamma el-Fna, donde podrá disfrutar de exhibiciones de encantadores de serpientes, bailarines folclóricos y músicos bereberes, mientras degustas la cocina local, en particular los tajines marroquíes que se ofrecen en los numerosos restaurantes y en los puestos de comida que brotan cada noche al caer la noche en la ciudad. 

Si tienes la suerte de estar en la plaza un viernes por la tarde, podrías ser testigo de los enormes grupos de devotos musulmanes que participan en las oraciones del viernes, mientras que las enseñanzas religiosas suenan a través de altavoces y resuenan alrededor de la plaza.

Muchos de los visitantes que hacen un viaje a Marrakech organizado están entusiasmados por explorar los laberintos de los zocos de la Medina, una experiencia imperdible para cualquiera que quiera sumergirse en la cultura local. Desde las tiendas que venden ropa y bolsos hasta los vendedores de especias más auténticos y el zoco de la "magia negra", que venden extrañas y maravillosas mezclas y pociones.

Es casi imposible evitar perderte un poco, ya que los callejones sinuosos parecen llevarte de regreso al lugar donde empezaste, mientras pasas por delante de artesanos que trabajan con cestas metálicas o tejidos y vendedores de comida atareados que brindan abundantes almuerzos para los propietarios de las tiendas locales. No te olvides de regatear cuando hagas tu compras en los zocos de Marrakech, forma parte del intercambio.

Fuera de la Medina amurallada, se encuentra la nueva ciudad, conocida como Gueliz, y es aquí donde se encuentra el popular Jardín Majorelle, quizás uno de los lugares más fotografiados de Marrakech.

Ubicado junto al Museo Yves Saint Laurent, y con la opción de comprar un boleto combinado para ambos, el Jardín Majorelle es un oasis de sombra en medio del extravagante caos de la ciudad. Estos jardines pertenecían al famoso artista Jacques Majorelle y son un paraíso tropical de plantas exóticas, un sendero sombreado con bambú y numerosas fuentes de agua. La pieza central del jardín es el emblemático edificio azul eléctrico, que alberga el Museo Bereber. Aquellos que quieran pasar un día en un entorno tranquilo durante un viaje a Marrakesh, deberían visitar estos fabulosos jardines.

La estructura más característica del horizonte de Marrakesh es sin duda la Mezquita Koutoubia, su minarete se extiende 77 metros hacia el cielo, lo que la convierte en el edificio más alto de la Medina, y cualquier construcción más alta está prohibida para mantener la prominencia de la mezquita.

Construida en el siglo XII, la Koutoubia destaca por el complejo azulejo de su minarete y las bolas de cobre de su aguja. Aunque los no musulmanes no pueden entrar a la mezquita, pueden admirarla desde los exuberantes jardines que rodean el edificio y escuchar la llamada en vivo de la oración que suena a intervalos regulares desde su minarete.

Una visita a Marrakech no estaría completa sin visitar la Medersa de Ben Youssef y el majestuoso Palacio de Bahía, otro de los lugares más pintorescos de la ciudad, famoso por sus coloridos azulejos y habitaciones decoradas. Este complejo de palacios del siglo XIX fue construido para el Gran Visir del Sultán, quien lo usó como su residencia y para entretener a la nobleza marroquí. Los jardines y los edificios del palacio capturan perfectamente la esencia del estilo islámico y marroquí, con bajorrelieves decorativos tallados en madera, trabajos de mosaico y columnas decorativas. Una visita al Palacio de Bahía te invita a retroceder en el tiempo a los días del Sultán e imaginarte relajándote en el patio, tomando un refrescante té de menta.

¿Quieres asesoramiento de un experto?

Te ayudamos a escoger el mejor destino para tu viaje.

También te puede gustar