Desde ES
Ayuda
Mi Cuenta

Qué comer en

Brasil

Qué comer en Brasil

La gastronomía brasileña se caracteriza por ser una de las más variadas y sabrosas de América Latina. Muchos de sus ingredientes y platos cuentan con fuertes influencias de la cocina indígena, europea y africana, de cuando los esclavos eran llevados a territorio brasileño. De estos últimos han heredado el arroz, los frijoles, el aceite de palma, el cucús o la leche de coco, entre otros.

De la inmigración europea las cocinas que más han dejado su huella en el país fueron la italiana y la alemana, que aportaron nuevos ingredientes y métodos de preparación. En general, la gastronomía brasileña se caracteriza por ser rica en carnes, como ocurre en otros países de Latinoamérica, así como en hortalizas, donde destaca la calabaza. En cuanto al pescado, el más común suele ser el camarón.

Caipirinha

Esta bebida brasileña es una de las más internacionales y conocidas del país. Llamada como caipiriña en castellano, este cóctel está elaborado con cachaza, lima o limón, azúcar y mucho hielo. Su sabor es dulce y suave por lo que, aunque incorpora alcohol apenas se aprecia. Lo más recomendable es beberlo con pajita, ya que la parte más dulce se suele quedar en la parte inferior del vaso.

Feijoada

Es el plato nacional de Brasil, por lo que se puede encontrar en la mayor parte de los restaurantes del país. Originario de Río de Janeiro, la feijoada se trata de un guiso que contiene frijoles negros, carne (generalmente de cerdo) y arroz. En algunas cocinas también lo acompañan de plátano frito, col picada, naranjas, harina de mandioca, huevos y longaniza. Aunque este plato se puede consumir cualquier día de la semana, los días donde están presentes en todos los menús suelen ser los miércoles y sábados.

Quindim

Este postre brasileño tiene origen en la cocina portuguesa, donde su ingrediente principal: la yema de huevo, es uno de los básicos del país. La incorporación del coco, no obstante, se cree que fue traído por los esclavos que fueron enviados desde África al país en el siglo XVII. Para conseguir ese color amarillo tan intenso, además, se utiliza colorantes.