Desde ES
Ayuda
Mi Cuenta

Qué comer en

Croacia

Qué comer en Croacia

La cocina croata se caracteriza por su gran variedad de ingredientes y por similitud con la gastronomía mediterránea. Debido a su situación geográfica, algunos productos como el aceite, la verdura, la pasta o el pescado son la base de muchos de sus platos típicos, de las regiones de la costa, que han adquirido ciertas influencias de algunos de sus países vecinos como Italia, Grecia o Turquía.

La gastronomía del interior de Croacia, con una larga tradición agrícola, se diferencia porque es rica en productos agrícolas y ganaderos. Con una gran diversidad de carnes, muchos de sus platos cuentan con matices de algunos países del centro de Europa. Entre ellos destacan los embutidos, algunos de ellos con Denominación de origen, también los quesos y los cocidos, de los que hay gran diversidad.

Brodet

El brodet es uno de los platos más típicos de Croacia. El nombre significa guiso de pescado, por lo que se trata de una cazuela que suele incluir congrio, rape y mero aderezados con sal, pimienta, ajo, tomate, vinagre, cerveza y un poco de harina para espesar la salsa. Se suele elaborar a fuego lento y se sirve en una cazuela. En algunos restaurantes lo acompañan de arroz, aunque también se puede encontrar solo con polenta y, en aquellos de más prestigio, también es frecuente ver que incluyen almejas.

Cobanac

Este popular guiso es originario de la región croata de Eslavonia, un territorio predominantemente agrícola, por lo que la receta fue creada por los pastores y agricultores de la zona y en los diferentes restaurantes del país puede experimentar variaciones. El Cobanac se compone de un caldero de diferentes carnes, pues hay hasta 7 tipo distintos, que se guisa con pimientos, cebollas, tomates y patatas y que, para darle un gusto picante, se le añade pimentón o paprika. Se sirve caliente y es uno de los platos más consumidos en el centro del país durante los meses de invierno.

Crni rižot

Uno de los arroces más comunes de Croacia, que se puede encontrar en los menús de muchos restaurantes de la costa, es el risotto con calamares. Teñido de negro por la tinta, este sabroso plato incluye cebolla picada, ajo y queso rallado. Las raciones suelen ser abundantes, por lo que en algunos establecimientos ofrecen la opción de compartirlo entre dos comensales.

Dalmatinska pašticada

El nombre de este plato, Dalmatinska, hace referencia a la zona de Dalmacia, de donde es originario. Se trata de una de las delicias del país, un popular guiso consumido sobre todo en el centro de Croacia que está compuesto por carne de ternera marinada con vinagre y limón, que posteriormente se unta en aceite y se guisa acompañada de verduras, cebollas, ciruelas, pimentón y paprika para darle un sabor algo picante. Generalmente se suele servir con ñoquis o con pasta fresca elaborada a mano. Es un plato bastante copioso que se suele consumir, sobre todo, en actos importantes e incluso en bodas.

Fritule

Típicos de la época navideña, estos buñuelos dulces se elaboran con una masa de harina con pasas, se espolvorea con azúcar glas y suelen estar mojados en Brandy. En algunos lugares, además, pueden estar aromatizados con cítricos. Es un postre muy común durante el invierno y guarda ciertas similitudes tanto con los buñuelos españoles como con el zeppole italiano. Debido a su pequeño tamaño, en un mismo plato suelen venir varios de ellos.

Jamón de Dalmacia

La mayor parte de los entrantes que se sirven en Croacia están compuestos por embutidos. Uno de ellos es el popular jamón de Dalmacia, que se diferencia del español porque es dulce y ahumado. Aunque es el más tradicional y se puede encontrar en todo el país, no es su único jamón. El de Istria, curado y aderezado con sal, ajo, pimienta y romero, es otra de las delicias de Croacia que cuenta con Denominación de Origen.

Kulen

El kulen es uno de los embutidos más tradicionales de Croacia. Se trata de una salchicha seca de carne de cerdo que se sirve cortada en rodajas y que incorpora algunas especies como el paprika, lo que le otorga un gusto picante. Hay un tipo de kulen típico de la región histórica de Eslavonia, al este de Croacia, que está protegido con la Denominación de Origen del lugar. Este plato, que se suele servir como entrante, se puede consumir en todos los restaurantes del país.

Palačinke

El Palačinke es un dulce típico en muchos países de Centroeuropa y son muy similares a las crepes francesas. Se trata de una tortilla fina rellena de crema de chocolate, mermelada de albaricoque, de fresa o diferentes frutos secos como nueces, enrollada y espolvoreada con azúcar glas. Su parte superior también puede estar decorada con algún sirope. Se suele servir como postre, aunque al igual que en otros países de Europa, también tienen su versión salada rellena de verduras o de carne que se pueden pedir como entrante.

Pavo con mlinci

El mlici es un ingrediente común en la cocina croata que se compone de tiras de pan con forma de pasta que se hierven con agua y un poco de sal. Dependiendo de la región también puede incluir huevo o leche. Se suele servir generalmente con carne de ave como el pavo, muy típico en las celebraciones de Navidad al que se le incorpora panceta, el ganso o el pato. Para darle sabor se suele mezclar con la salsa de la carne.

Zagorski Štrukli

Servido tradicionalmente en el norte de Croacia, en las regiones del Zagreb, este plato está compuesto por una masa fina de hojaldre enrollada con queso fresco y cubierto de una salsa típica de los Balcanes elaborada con leche agria, queso y huevo, y todo ello horneado. Se suele servir caliente como aperitivo o, en el caso de que el relleno sea dulce, como postre.