Mejor época para viajar a Bélgica

¿Buscas la mejor época para viajar a Bélgica? Es un país muy interesante y con tantos atractivos que no se debería visitar a toda prisa, si se pretende disfrutar de toda su belleza y de las experiencias que ofrece. Se debe saborear con calma. Es un lugar tranquilo y a la vez lujoso, sofisticado y majestuoso, características que cualquier turista por Europa apreciará. Además, hay una serie de atracciones que ver y actividades que realizar que se deben incluir en la planificación del viajero. Sin embargo, para experimentar todas las posibilidades que el turismo en Bélgica nos ofrece, conviene tener en cuenta el clima y la estacionalidad del país.

mejor época para viajar a Bélgica

¿Cuál es la mejor época para viajar a Bélgica?

Al tratarse de un país europeo, Bélgica cuenta con cuatro estaciones bien diferenciadas, y cada una de ellas ofrece una percepción única del patrimonio, la historia, la naturaleza y las vistas de la región. La mejor época para viajar a Bélgica podría situarse entre abril y junio, y en los meses de septiembre y octubre.

En primer lugar, por que las condiciones climáticas son idóneas. En segundo lugar, porque en estos periodos abundan los festivales de ocio y cultura. Además, la naturaleza está en todo su esplendor. Julio y agosto es temporada alta. En noviembre comienza temporada baja hasta marzo. Aquí te explicamos con más detalle en qué momento viajar a Bélgica según las estaciones.

Bélgica en verano

El verano belga es breve, comienza en julio y termina ya en agosto, con temperaturas promedio que oscilan entre los 20ºC y los 25ºC. La temperatura es agradable, el calor no es sofocante y se pueden hacer tanto excursiones como ir a la playa. En la región del Flandes la temperatura es algo más baja en comparación con Bruselas, aún así, se recomienda llevar protector solar, gafas de sol y agua. Al ser la época de vacaciones para la mayoría de europeos y estadounidenses, Bélgica se llena de turistas durante el verano. Ciudades como Brujas, Flandes o Bruselas son las preferidas por los viajeros, que recorren calles y avenidas fotografiando zonas pintorescas.

También tienen lugar festivales muy importantes como Tomorrowland, el Festival de Verano de Bruselas o el de Gante, entre otros. Gracias a estos festivales, el país es testigo de una enorme afluencia de visitantes, lo que permite a los turistas experimentar diversas tradiciones y culturas, dentro de un ambiente festivo. Hay que tener en cuenta de que se trata de temporada alta, por lo que es mejor planificar el viaje con antelación. Los albergues para mochileros se llenan fácilmente durante los festivales y las reservas de vuelos también se despachan rápidamente.

Visitar Bélgica en invierno

El invierno en Bélgica empieza en el mes de noviembre y se extiende hasta marzo. Las temperaturas medias en la estación invernal oscilan entre los 3 y los 7ºC, lo cual es bastante frío. El clima belga durante el invierno se caracteriza por un ambiente frío y húmedo. Se dan algunas precipitaciones en las regiones del litoral, reduciendo aún más la temperatura media. A pesar de todo, Bélgica no es uno de los países más fríos de Europa y el clima durante el invierno es bastante soportable. Algunos de sus canales se congelan, y se abren para hacer patinaje sobre hielo.

Si te preguntas cuándo viajar a Bélgica, debes saber que incluso en invierno hay mucho que hacer y ver en el país. Se organizan divertidos carnavales en Stavelot y Binche y también se puede disfrutar de entrañables y tradicionales mercados de Navidad en Bruselas. Como es temporada baja, no hay demasiada actividad en las ciudades pequeñas, por lo que los turistas que busquen entretenimiento y ocio deberán visitar las capitales y ciudades grandes. Por supuesto, el invierno belga está lleno de posibilidades para los amantes de los deportes de nieve.

Viajar a Bélgica en primavera

La primavera comienza en el mes de abril y termina en junio, con temperaturas de entre 10 y 15ºC. El clima es perfecto para recorrer el país, incluyendo los pequeños pueblos y las ciudades más importantes. La afluencia turística es moderada, las temperaturas agradables y se celebran eventos de importancia internacional como el Maratón de jazz o el Festival de Cine de Bruselas.

En primavera Bélgica está en todo su esplendor. Los paisajes se llenan de flores, y las tierras altas de las Ardenas se vuelven a abrir al público tras su cierre durante el invierno para que los turistas contemplen la exuberante naturaleza del país. Además, en esta estación, se pueden encontrar precios bastante reducidos.

Bélgica en otoño

Empieza en septiembre y termina en octubre y deja temperaturas entre los 12 y los 15ºC. También se puede considerar otra mejor época para viajar a Bélgica. El calor veraniego se reduce gradualmente y, hacia el norte del país, el otoño deja vistas coloridas y pintorescas. También comienzan darse más precipitaciones en las zonas costeras.

Aparte del Festival de Cine de Gante, no hay grandes eventos en el país, pero es una buena época para adentrarse con tranquilidad en la cultura del país, hacer senderismo por las montañas de las Ardenas y disfrutar de las mejores cervezas artesanas belgas. Es aconsejable, si se viaja en otoño, llevar paraguas y ropa de agua.