Viajar a países nórdicos para relajarse y desconectar

Recorrer Europa
Viajar a países nórdicos

No hay otro lugar en el mundo como Escandinavia. La región incluye un gran número de islas y siete países. Los principales son Noruega, Dinamarca, Suecia y Finlandia. Todos ellos similares y al mismo tiempo únicos. Viajar a países nórdicos es sinónimo de desconexión y relax.

Dos motivos más que suficientes para viajar a países nórdicos

1.-Noruega

Es esencial visitar Noruega si quieres experimentar lo que de verdad significa viajar a países nórdicos. Aquí encontrarás una gastronomía única, paisajes impresionantes prácticamente vírgenes y la herencia de la raza exploradora por excelencia: los vikingos.

Naturaleza en Noruega

Noruega es la tierra de los fiordos: entradas largas y estrechas, creadas por un glaciar hace mucho, mucho tiempo. Si viajas a Nueva York, es imposible que no veas la estatua de la Libertad. Si visitas París, no te marcharás sin fotografiar la Torre Eiffel. Lo mismo ocurre con los fiordos de Noruega.
La mejor manera de ver sus majestuosos picos de montañas y cascadas es hacer un viaje en barco. Podrás hacer toneladas de fotos increíbles y tendrás el tiempo suficiente para empaparte de la belleza salvaje de los riscos. Geirangerfjord es uno de los fiordos más populares y forma parte del grupo de  Rutas Turísticas Nacionales. Además se trata de un área protegida por la UNESCO.

Ciudades para todos los gustos

Visitar ciudades en Noruega es tan recomendable como ir de excursión a las montañas. Las ciudades más grandes, como Oslo, Bergen o Stavanger son lugares perfectos para realizar varios recorridos históricos y urbanos o simplemente para disfrutar de la energía vibrante de la multitud después de pasar un tiempo en la naturaleza. Deltavanger es una antigua Capital Europea de la Cultura y hay una razón para ello. Cuenta con una impresionante variedad de museos y eventos culturales, un casco antiguo bien conservado y alberga dos pintorescas rutas de senderismo, Kjeragbolten y Preikestolen (“la roca del púlpito”). Como ves, puedes viajar a países nórdicos para perderte entre los árboles o para hacerlo entre sus gentes.

La segunda ciudad más grande de Noruega es Bergen, posiblemente el lugar más fotogénico del mundo. Coloridas casas torcidas en el centro de la ciudad, un impresionante mercado de pescado, pequeños cafés a los que acuden los lugareños y siete montañas que custodian la ciudad la confieren en una ciudad muy acogedora que te dejará con ganas de más.

Al final de su viaje a Noruega, quédate un par de días en Oslo. ¡No te arrepentirás! Aquí podrás disfrutar de la naturaleza, la cultura, el diseño y el entretenimiento. La ciudad está salpicada por obras arquitectónicas que merece la pena ver, como la Ópera de Oslo, el museo de estatuas al aire libre en el Parque Vigeland, el histórico Museo de Barcos Vikingos y muchos otros. Cada vez que regreses a Noruega, encontrarás algo nuevo que descubrir. Así que prepárate para una relación duradera con este increíble país.

2.-Finlandia: la república del invierno

Finlandia, con Laponia a la cabeza, es la República del invierno, la nieve y los ciervos. Se trata de un destino clave cuando hablamos de viajar a países bálticos. La capital, Helsinki, es sin duda un gran lugar para disfrutar de la vida de la gran ciudad y visitar la multitud de atracciones turísticas que alberga. Finlandia tiene un montón de pequeños pueblos y aldeas increíbles, donde podrás conocer el verdadero espíritu de la vida local. La lista de pueblos es enorme. Por ejemplo, la ciudad de Savonlinna, ubicada en el centro de una de las regiones más hermosas de Finlandia: Savo, tiene la fortaleza de tres torres del siglo XV en el corazón de la ciudad y es una excelente ubicación para un breve viaje de un día desde la capital

La ciudad medieval de Turku es la ciudad más antigua de Finlandia. Además del castillo (sí, Finlandia es famosa por sus ciudadelas) y la Catedral, puedes dar un paseo por el río Aura. Está lleno de restaurantes acogedores, hermosos edificios, embarcaciones de descanso, varias obras de arte y es perfecto para disfrutar de una tarde al sol.

Otro lugar extraordinario es Salla, un pueblo literalmente en el medio de la nada. Se encuentra cerca de la frontera entre Finlandia y Rusia, pero es muy difícil situarlo en el mapa porque la estación de tren más cercana está a 76 km. Sin embargo, es un lugar perfecto para practicar actividades de invierno, como el esquí.

Ya que estás en Finlandia, no te pierdas la oportunidad de conducir también en trineo husky o reno. Y, como hablamos de viajar a países nórdicos para relajarse, aprovecha y hazlo en una sauna finlandesa mientras observas la aurora boreal. Después de pasar un fin de semana en este país, entenderás por qué los finlandeses tienen más de 40 palabras que significan nieve.

Encuentra en Exoticca el viaje a los países nórdicos que buscas.

Viajar a países nórdicos para relajarse y desconectar
5 (100%) 1 vote

Comments are closed.