Phi Phi, la isla tailandesa más cinematográfica

Asia sorprendente

Posiblemente Phi Phi sea la isla más conocida de Tailandia. La película de Danny Boyle de La playa, inspirada en la novela de Alex Garland, se encargó de mostrárnosla como un paraíso perdido en medio del mar de Andamán. Un lugar donde el espesor de la selva tropical se halla rodeada de playas de arena fina bañada por aguas de color turquesa. Su pueblo, donde llegan los barcos y “longboats” cada día repletos de turistas, está libre de coches, por lo que es posible pasear por él sin sufrir el caótico tráfico al que acostumbran otras localidades como Krabi, Koh Lanta o Phuket.

En él es donde se concentran los complejos hoteleros, los restaurantes, las tiendas y los bares nocturnos. Phi Phi se caracteriza por contar con muy buen ambiente y por la fiesta, por lo que quizá no sea la mejor isla para descansar. Lo más recomendable es alojarse al este, mucho más tranquila y fuera del área del ocio nocturno. Las distancias no son muy largas, por lo que se puede llegar fácilmente al centro dando un paseo.

La popular playa de la película: Maya Bay, se encuentra situada en Phi Phi Lee, una pequeña isla que se puede divisar desde su embarcadero y a la que cada día llegan numerosos barcos que ofrecen tours guiados por los puntos más interesantes del archipiélago. Elegir una u otra dependerá del plan del viaje. Mientras que algunas están enfocadas al deporte: kayak y esnórquel; Otras ofrecen fiesta a bordo con barra libre. Por último, también está la opción de alquilar un “taxi boat” y hacer el recorrido solo, aunque esta opción es la menos económica. El trayecto, no obstante, es casi siempre el mismo.

post-blog-tailandia-05

La primera parada es Monkey Beach, una pequeña cala habitada por una colonia de monos. Si se viaja en una embarcación pequeña o por libre recomendamos que la dejéis para el final. Aunque sea un tour guiado algunos capitanes no tienen inconveniente de volver a parar en ella de regreso al puerto. La razón es que al atardecer no hay turistas, por lo que es más fácil interactuar con los monos. Asimismo, si el día está despejado, desde esta parte de Phi Phi se puede disfrutar de los mejores atardeceres en alta mar.

La siguiente visita suele ser al Pileh Lagoon, una inmensa laguna de color turquesa donde disfrutar de un refrescante baño o de la gran biodiversidad marina de sus profundidades. Un buen lugar para practicar esnórquel y para admirar la belleza del lugar. De camino también se puede disfrutar desde el barco de las Vikings Caves, unas pequeñas cuevas localizadas en uno de los laterales de la isla. La parada más esperada, no obstante, es Maya Bay, la playa de la película.

Antes de acceder a ella habrá que pagar unos 400 THB (algo más de 10 euros), pues está ubicada en un parque natural y el dinero está destinado a preservar su entorno. El lugar, donde Leonardo DiCaprio nos hizo enamorarnos de él, es impresionante. La playa en sí está algo masificada, tanto de botes como de turistas, pero su entorno y ubicación sin inmejorables. Con la entrada se permite dar un paseo por su interior, rodeado de selva. Justo en la parte opuesta a la famosa playa hay un mirador donde se puede disfrutar de increíbles vistas al mar y a la isla que se encuentra justo enfrente.

post-blog-tailandia-04

A la vuelta, además del atardecer, una vez caída la noche muchas son las empresas que ofrecen la posibilidad de disfrutar del Plankton, unas algas fluorescentes que iluminan el mar en la oscuridad. Para ello habrá que sumergirse en el agua y mover los brazos, el espectáculo es increíble. Otras excursiones, además, también incluyen Mosquito Island, Bamboo Island y Monkey Island, tres islas paradisíacas ubicadas en las inmediaciones de Phi Phi.

Las mejores vistas de Phi Phi

Para obtener la típica imagen de Phi Phi donde se ve la unión de ambas partes de la isla por una fina franja de tierra habrá que subir hasta el viewpoint. El recorrido no es excesivamente duro, aunque el camino está sin asfaltar, tiene bastante pendiente y hará falta llevar calzado cómodo para evitar resbalar con sus piedras.

post-blog-tailandia-02
Cuenta con diferentes niveles y para entrar a su mirador habrá que pagar un precio simbólico. El acceso no tiene pérdida, ya que está señalizado por toda la isla. La razón es que se trata del punto más alto y es el lugar al que hay que acceder en caso de tsunami. Como curiosidad, en el fatídico 26 de diciembre de 2004, cuando una enorme ola arrasó la isla – Phi Phi fue una de las más afectadas por el tsunami – muchos de los que se salvaron fue porque subieron hasta el viewpoint.

La fiesta en Phi Phi

Junto con Phuket, Phi Phi es una de las islas del mar de Andamán con más fiesta. La mayor parte de ella se concentra en el centro del pueblo, donde se ubican los locales nocturnos que abren hasta la madrugada. No obstante, antes de las 12 am conviene dar un paseo por Tonsai beach para disfrutar de los espectáculos de fuego que organizan cada día los locales. Allí también suele haber música en directo y muy buen ambiente.

post-blog-tailandia-06

Aunque entre las bebidas más económicas están las cervezas Chang, Shinga y Leo, lo más común en la isla es probar los populares buckets.

Comments are closed.