Lopburi, la ciudad tomada por los monos

Asia sorprendente
Lopburi

La mayor parte de los viajeros que se acercan hasta Lopburi, la pequeña ciudad situada a una hora de Ayutthaya, lo hacen para visitar Prang Sam Yot, más conocido como el templo de los monos. Un antiguo edificio jemer situado en el centro del casco urbano y custodiado por pequeños primates que, como uno se descuide, puede llegar a salir de allí sin nada.

Sin ningún temor al ser humano, los monos aguardan la llegada del viajero para subirse a su mochila, hombros o cuello buscando algo que llevarse consigo: botellas de agua, crema solar, gafas de sol o comida. Tranquilos, generalmente no hacen nada, están acostumbrados a las visitas y lo más posible es que solo quieran jugar. No obstante, son animales salvajes y evitarlos es complicado, por lo que es común que con la entrada te entreguen una vara por si necesitas espantarlos. Solo dentro del templo y cerrando cuidadosamente la valla metálica uno está a salvo. Además es conveniente seguir las precauciones que encontrarás por escrito por toda la ciudad: no alimentarlos ni hacer que se sientan amenazados, es conveniente estar vacunado con la antirrábica. Esta la encontrarás en los centros de vacunación tropical repartidos por toda España.

Lopburi

Prang Sam Yot es el templo más conocido de Lopburi. Está situado justo en el centro de la ciudad, muy cerca de la estación de trenes, y antiguamente, como toda la ciudad, perteneció al reino de Angkor Wat, de ahí su parecido a los templos de Camboya. Tras la decadencia del imperio Jemer, Prang Sam Yot pasó a pertenecer al reino de Ayutthaya y fue convertido al budismo, aunque también tuvo un período hindú.

post-blog-lopburi-tailandia-01

Muy cerca de este templo también se halla el de Nan Phra Kan, de la misma época, así como varios edificios que datan del siglo XII, los años de máximo esplendor de Lopburi cuando reinaba el rey Narai. El mayor de ellos es el Wat Phra Sri Mahathat, el palacio real, que aún conserva algunas construcciones de diferentes años con esculturas hinduistas y budistas. Su segunda residencia, que también se ha convertido en un importante punto de interés en Lopburi, es Phra Narai Ratchaniwe, una mezcla de estilos tailandeses con influencias francesas del que hoy aún se mantienen en pie varias de sus ruinas.

Por último, también se puede visitar el palacio de Phaulkon, construido por el homónimo consejero del rey Narai. Su principal característica es que en sus interiores se hallan los restos de la primera iglesia católica europea, por lo que cuenta con gran valor histórico. No hay que olvidar que todas estas visitas van acompañadas de las fechorías de los pequeños primates.

Lopburi monos

Lopburi es el lugar perfecto para la excursión de un día. Hay un gran número de trenes que viajan desde Ayutthaya hasta allí cada hora. Dependiendo de si es el estándar o exprés tendrá un precio u otro. Una vez llegados a Lopburi, en el caso de no querer volver a atrás también hay autobuses y trenes hacia Sukhothai, la siguiente parada del viaje que nos permitirá seguir conociendo los orígenes y la historia más preciada de Tailandia.

Lopburi

A pesar de que es una ciudad turística, ya que en ella paran casi todos los tours por el país, Lopburi no es una ciudad cara. En ella encontrarás diferentes tiendas de ropa de estilo occidental o más tradicionales, puestos de comida y mercados de todo tipo donde encontrar todo cuanto necesites. Al igual que en otras partes del país también están abiertos al regateo. El único consejo es que cuides de tus compras, ya sabes quiénes pueden hacerse con ellas en cuanto uno se despista.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>