8 ciudades de Europa con los mejores mercadillos de Navidad

Recorrer Europa
Strasbourg Francia

Con el encendido de las luces de Navidad, las ciudades de toda Europa dan comienzo a la época navideña. En las principales plazas se montan los típicos mercadillos, donde se pueden encontrar adornos para el árbol o el belén, también hay dulces y huele a chocolate caliente. Diciembre es el mes perfecto para disfrutar de todas las actividades que ofrecen estas ciudades.

Los mejores mercadillos europeos de Navidad

Londres, Inglaterra

Londres

El destino predilecto para las compras navideñas se llena de color y de luces que le otorgan un ambiente especial. La mejor manera para disfrutar de ella es recorriendo Oxford Street, donde además del alumbrado merece la pena contemplar la decoración de los escaparates de las principales tiendas. Mención especial a las que se encienden en Carnaby Street, donde cada año suelen tratar un tema diferente. Un paseo por Hyde Park nos permitirá disfrutar de sus afamados mercadillos, así como de su mítico Winter Wonderland, que cada año ofrece atracciones y actividades para adultos y niños. Otra opción es acercarse a patinar a Somerset House, una de las pistas de hielo más emblemáticas por servir de escenario a películas como Love Actually. Por último, si los niños quieren disfrutar de Papá Noel, éste suele estar en Harrods realizando algunas compras.

Núremberg, Alemania

02-nuremberg-market

Conocida por su popular Núremberg Christkindlesmarkt, el tradicional mercado de Navidad, esta pequeña ciudad medieval llama la atención por su decoración y el enorme colorido que desprende durante estas fechas. En sus pequeños puestos de madera se puede degustar vino caliente, pan de jengibre o salchichas, algunos de los productos más típicos del país. Justo al lado hay otro mercado: el de los niños. En él los más pequeños pueden subir a su tradicional carrusel, a la noria o en el tren a vapor. Allí es donde se encuentra Papá Noel, quien recogerá los deseos de los más pequeños para hacerlos realidad el próximo 25 de diciembre. Si se viaja en familia no hay que perderse el Museo del juguete.

Viena, Austria

03-viena-christkindlmarkt

La elegante ciudad de Viena también cuenta con algunos de los mercadillos navideños más populares de Europa. Desde el alumbrado de sus luces, en el mes de noviembre, la plaza del Ayuntamiento es ocupada por el afamado Christkindlmarkt y su enorme árbol de Navidad. También hay villancicos, cantados por los coros vieneses, y un gran número de actividades para los niños como la de crear velas, cocinar galletas o realizar tarjetas. Otra de las paradas imprescindibles es el mercado del palacio de Schönbrunn, cuya particularidad es que se tratan de pequeños puestos navideños que, al llegar el Fin de Año, cambia totalmente su imagen y muchos de lo productos que se pueden adquirir en él. La ruta de las compras puede seguir en los mercados de Altwiener Christkindlmarkt, donde hay actuaciones musicales; el de Karlsplatz, que ofrece espectáculos de danza; el de Maria-Theresien-Platz, repleto de artículos originales; o el mercado de invierno situado en el Prater, donde cada año se monta una noria gigante.

Praga, República Checa

04-praga

Elegidos por publicaciones como USA Today como los más bonitos de Europa, los mercadillos de Praga son uno de los atractivos de esta ciudad medieval durante la época navideña. Uno de los más conocidos es el que se organiza en la plaza de Venceslao, bajo el Museo Nacional. El olor a canela y clavo envuelve todo el ambiente compuesto por pequeñas casetas de madera donde degustar un vino caliente, un trdelník (rollo de galleta), chocolate o un licor de miel. El más grande de todos, no obstante, es el que se ubica en la plaza de la Ciudad Vieja, presidida por un enorme árbol de Navidad y donde se realizan la mayor parte de las actividades navideñas. Aquí además de la gastronomía más tradicional también se pueden comprar adornos y escuchar villancicos.

Barcelona, España

05-barcelona

La Ciudad Condal es uno de los destinos españoles más atractivos para aquellos que desean disfrutar del ambiente navideño sin salir del país. Su popular Fira de Santa Llúcia, que se organiza cada año en la plaza de la Catedral, ofrece un sinfín de artículos de decoración que van desde las figuras más tradicionales para el belén hasta los populares caganers y caga tiós. Estos dos últimos son la imagen de las navidades catalanas: una figura de alguna celebridad o personaje conocido defecando y que se coloca en el belén; y un trozo de tronco con cara que, el mismo 26 de diciembre, se golpea y suelta regalos. Tampoco hay que perderse el mercadillo de la Sagrada Familia, la pista de hielo de plaza Cataluña o el popular belén ubicado en la plaza de San Jaume.

Innsbruck, Austria

06-austria-innsbruck

La capital del Tirol es uno de los destinos predilectos de aquellos que quieren disfrutar del ambiente navideño y de los deportes de invierno. Esta pequeña ciudad de carácter medieval adquiere todo el esplendor con el encendido de luces de su casco antiguo, donde alrededor de sus peculiares casas y del Tejadillo de oro se montan los puestos del tradicional mercado navideño. En sus más de 70 casetas se pueden encontrar variedad de artículos de decoración para el árbol, objetos de artesanía, ropa y complementos. Una de sus avenidas principales, Kiebachgasse, parece sacada de un cuento de adviento, con personajes observándonos desde las ventanas. En la calle Maria-Theresien-Strasse, por su parte, lo que más destaca es un enorme cristal de roca iluminado entre el mercado, mientras que en Marktplatz es donde se organizan la mayor parte de las actividades navideñas. Tampoco hay que dejar de visitar el que se instala en el barrio de St. Nikolaus, considerado como uno de los más bonitos de la ciudad; ni el de Hungerburg, en la montaña, que ofrece las mejores vistas a Innsbruck.

Estrasburgo, Francia

07-strasbourg-france-jpg-b

Situado en la pequeña región de Alsacia, Estrasburgo cuenta con uno de los mejores mercadillos de Navidad de Europa, además de ser el más antiguo del país. Creado por primera vez en 1570, el Christkindelsmärik se compone de 300 casetas de madera que se extienden por las diferentes calles de la ciudad. En ellos se venden gominolas, chocolates, la gastronomía típica del lugar, así como gran variedad de adornos navideños. El tradicional árbol lo encontraremos en la plaza Kléber, donde se organizan conciertos y actividades que acercan a los visitantes a las tradiciones alsacianas. Cada año, además, este popular mercado acoge la cultura de un país invitado. Este 2016 el elegido ha sido Portugal, por lo que habrá puestos dedicados a la gastronomía lusa.

Brujas, Bélgica

08-brujas-belgica

La conocida como la Venecia del norte ofrece una de las estampas navideñas más bonitas del mundo. Su arquitectura medieval, las luces y los pequeños puestos de madera con dulces y artículos de decoración son su principal atractivo en esta época. El más grande de los mercados es que el que se organiza en Grote Markt, donde se ubica el popular beffroi (campanario) declarado patrimonio de la humanidad desde 1999. Las vistas desde lo alto son espectaculares. En los pequeños tenderetes que se montan a su alrededor se pueden comprar artículos de decoración, ropa de abrigo, artesanía y la gastronomía típica de la época: dulces, chocolate y vino caliente. En el centro, además, es donde se coloca la pista de patinaje sobre hielo. Otros mercados navideños que tampoco hay que perderse son el de Simon Stevinplein, con variedad de jerseys de invierno; o el de Windroos, en el Seminario mayor.

8 ciudades de Europa con los mejores mercadillos de Navidad
5 (100%) 2 votes

Comments are closed.