Las 6 ciudades más bonitas para visitar en otoño

¡Bienvenido, otoño! Época de sacar del armario tu abrigo preferido y tus botas de agua, para sentirte de nuevo un niño mientras pisas hojas secas. Tiempo para tomar una taza de chocolate caliente mientras en la ventana se deslizan gotas de lluvia o bien, para tumbarte en el sofá con una manta y un buen libro.

Y, por supuesto, otoño es sinónimo de paisajes pintados de mil colores. La naturaleza nos sorprende con una preciosa paleta cromática que va del verde al rojo pasando por mil matices de amarillo, ocre y marrones, y donde cada atardecer parece la obra de un artista. Con todos estos ingredientes, estamos seguros de que en el Día Mundial de las Ciudades, que es el 31 de octubre, estos destinos os van a robar el corazón.

Ciudad que visitar en otoño

Ámsterdam

1

El encanto de los paisajes de otoño llena de belleza una de las ciudades en sí más hermosas de los Países Bajos. Si algo caracteriza a la llamada ‘Venecia del norte’ son sus abundantes arboledas que, con los cálidos colores otoñales, invitan a un romántico paseo por el centro histórico y sus encantadores canales. Y es que ver la estampa otoñal de Ámsterdam reflejada en el agua es un espectáculo digno de admirar.

Otra parada obligatoria es el Vondelpark. Nada como perderse por el parque más famoso de Ámsterdam, dejar que la brisa te acaricie las mejillas, disfrutar de una verdadera explosión de colores y descansar tranquilamente a la orilla de alguno de sus lagos.

Edimburgo

2

Pensar en esta histórica ciudad es pensar en romanticismo, tranquilidad y belleza. Museos, galerías de arte, castillos encantados, centros culturales, universidades históricas, leyendas de Edimburgo… aquí los paseos de otoño son inacabables. Cuando el sol calienta de forma tenue el ambiente frío de la ciudad y las hojas recién caídas tiñen el paisaje de rojo, la capital de Escocia se envuelve de un halo de misterio y magia. ¿Qué no te puedes perder? El castillo de Edimburgo, que cautiva el corazón de cualquiera, el famoso parque de Holyrood y las inmejorables vistas de Canton Hill.

Nueva York

5

‘Otoño en Nueva York, ¿por qué cautiva tanto?’ Ya se lo preguntaba Billie Holiday en la canción “Autumn in New York” y qué razón tenía. Esta estación saca lo mejor de la ciudad que nunca duerme. Los colores brillantes de su otoño te enamoran y te transportan en un sueño.

Has visto la Gran Manzana reflejada en cientos de películas y series de televisión y seguro que te preguntas si realmente es así o es un decorado de ensueño. Qué mejor respuesta que descubrirlo tú mismo. Y, ya que estamos, qué mejor plan que perderse por Central Park y pisar las hojas crujientes que cubren los estrechos senderos.

Después de un buen paseo, nada como entrar en una de las acogedoras cafeterías del Upper West y degustar algo caliente. Dicen que los pequeños placeres son los que dan la felicidad, ¿no?

Múnich

3

Las hojas de los árboles cambian de color, el clima refresca pero todavía es agradable pasear por la calle. Mientras la neblina se cuela entre los edificios, la ciudad bávara se vuelve melancólica y nostálgica pero aun así, Múnich rebosa vida en otoño. ¿Por qué? Básicamente por el famoso evento cervecero, el Oktoberfest de Múnich, que atrae anualmente a miles de visitantes de todo el mundo. Pero más allá de esta fiesta, el verdadero espectáculo es el lienzo de colores ocres, verdes y amarillos que exaltan aún más la belleza de sus monumentos.

Pero si lo que quieres es descubrir un lugar donde la realidad y fantasía se funden en un abrazo, visita el Castillo de Neuschwanstein. Pura definición de cuento de hadas.

Islas Lofoten

2-copia

Las islas Lofoten emergen entre las turbulentas aguas del Mar de Noruega, donde se erigen montañas y picos, isletas al abrigo del océano y grandes áreas vírgenes. Como casi toda la costa noruega, su geografía se encuentra perfilada por fiordos y una naturaleza salvaje.

Es uno de los mejores lugares del mundo para ver las auroras boreales. Entre finales de septiembre y de marzo es cuando podemos disfrutar de este fenómeno de luces de colores en todo su esplendor. Aquí te esperan las noches más mágicas que jamás hayas imaginado, como un sueño del que no querrás despertar.

Kioto

4

Ya de por sí, el paisaje de esta ciudad nipona es encantador, rodeado de montañas e inmensos parques ‘vestidos’ de árboles y hermosas flores. Pero en otoño, cuando el Bosque de Bambú se tiñe de ocres, el ambiente es realmente bucólico. De hecho, todo un ritual. En esta época, en Japón es tradición hacer un ‘Momiji-gari’, que traducido hace referencia al hecho de ir al templo, al santuario o a la montaña a disfrutar del espectáculo que ofrecen las hojas rojas de otoño.

Además, se organizan centenares de festivales e iluminaciones especiales para que los visitantes puedan ver el cambio de color de las hojas en todo su esplendor.

Si además quieres conocer la cara del Japón más auténtico, no te puedes perder el Festival del Fuego de Kurama, al norte de Kioto, que se celebra a finales de octubre. Una conjunción de misticismo y tradición donde las únicas palabras que pronunciarás son: “es difícil de explicar; hay que vivirlo”.

Las 6 ciudades más bonitas para visitar en otoño
Puntúa este post

Comments are closed.