Grandes viajes para hacer una vez en la vida

Consejos para viajeros
grandes viajes

Estas rutas han marcado un hito en la historia. Bien porque son antiguas vías comerciales, o porque exploradores y viajeros de todos los tiempos se han atrevido a recorrerlas buscando otras culturas y nuevos territorios. La gran mayoría de ellas han inspirado grandes novelas, han rellenado cuadernos de viaje y han servido como decorado a grandes películas.

Ruta de la seda

01-ruta-seda-2

La legendaria vía que partía desde Xian, en China, servía como ruta comercial entre Oriente y Occidente. Por ella circulaban las caravanas de los mercaderes cargados de preciados materiales como la seda, de ahí su nombre, para venderla a los diferentes países del camino hasta llegar a Constantinopla (la actual Estambul), Somalia o Etiopía. Hoy, este viaje que aún conserva muchos de los antiguos caravasares donde los comerciantes hacían noche y montaban sus puestos, es uno de los más soñados por los grandes viajeros, quienes se adentran en desiertos, pueden contemplar la belleza de los oasis o entretenerse en los pequeños pueblos del camino donde parece no haber pasado el tiempo. Algunos de los países por donde discurre la ruta y que llaman la atención de los más románticos son China, Mongolia, Irán, Uzbekistán, Egipto o Rusia.

Transiberiano

Transiberiano

El servicio ferroviario continuo más largo del mundo es uno de los grandes viajes soñados por los amantes de los trenes. Su ruta, que recorre más de 9.000 kilómetros desde Moscú hasta Vladivostok por la antigua Rusia soviética, cruza hasta ocho zonas horarias. El tiempo estimado del viaje es de unos 7 días, aunque dependerá de las paradas que el viajero realice durante su trayecto. La ruta más conocida es la que realiza el tren Rossía, que parte de la capital rusa y cruza la frontera de Europa con Asia marcada con un obelisco blanco. Algunas de las ciudades en las que para son Omsk, UlánUdé y Chitá hasta llegar a Vladivostok. Dos veces al mes incluso llega hasta Pyongyang, Corea del Norte. Durante el camino el tren se cruza con el Transmanchuriano, que viaja rumbo a China; y el Transmongoliano, que cruza Mongolia.

Sudeste Asiático

Sudeste Asiático

El viaje por excelencia de los mochileros y de todos aquellos que desean iniciarse en la cultura asiática de un forma amable y pausada. Compuesto por los antiguos países de Indochina: Birmania (actual República de Myanmar), Tailandia, Vietnam, Laos, Camboya, Singapur y Malasia; el Sudeste Asiático también abarca Indonesia, Brunéi, Filipinas y Timor Oriental. El crisol de culturas que lo componen, heredados de antiguos imperios como el jemer, reinos como el de Siam, o las diferentes colonizaciones de Occidente, es una de sus mayores riquezas. Viajar al Sudeste Asiático es poder adentrarse en templos y pagodas milenarias, disfrutar de un paraíso de arena blanca y agua cristalina, degustar algunas de las mejores gastronomías del mundo, recorrer su ríos o bahías, descubrir su fauna y entrar en contacto con su gente. La sorpresa nos la llevamos en las grandes ciudades, donde los inmensos rascacielos y las tiendas de lujo contrastan con la vida tradicional y rural de sus alrededores.

Ruta 66

Ruta 66

Conocida como la calle mayor de Estados Unidos, la Ruta 66 es una de las más populares del continente americano. Originariamente, este itinerario que cruza gran parte del país servía a los inmigrantes como vía de escape de las tormentas de polvo de los años 30. En sus inicios la carretera pertenecía a la Red de Carreteras Federales de Estados Unidos e iba desde Chicago a Los Ángeles, pasando por algunos estados como Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México y Arizona. Sin embargo, en 1985, tras la construcción de una nueva red de autopistas, la Ruta 66 cayó en desuso y fue descatalogada. Los más nostálgicos señalizaron parte de la histórica ruta, que sirvió como referente a moteros, caravanas y a viajeros que preferían disfrutar del antiguo paisaje por el que esta carretera discurría, aunque algunos pueblos que vivían de las paradas que los conductores hacían en ella para repostar, comer algo o pernoctar, acabaron siendo abandonados. La historia fue llevada a la gran pantalla por Disney y Pixar en Cars, que es un homenaje a la ruta más popular del país.

Ruta Panamericana

Ruta Panamericana

La mejor manera para conocer el continente americano: una extensa red de carreteras de más de 25.000 kilómetros de largo que originariamente iban desde Alaska hasta la Patagonia chilena, aunque existe un tramo no oficial que baja hasta Ushuaia, Argentina. La Ruta Panamericana es posiblemente una de las más conocidas del mundo y de las más codiciadas por los viajeros, pues atraviesa bosques, desiertos, selvas tropicales, pasa junto a parques naturales, playas de ensueño, volcanes, campos de azúcar o glaciares. Los 14 países por los que discurre son: Estados Unidos, Canadá, México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Aunque también hay un tramo que permite conocer Venezuela, Brasil, Guyana, Surinam y Guyana francesa. Su diversidad permite adentrarse en diferentes climas y culturas americanas.

Centroeuropa

Centro Europa

Escenario de alguno de los episodios más cruentos de la historia, como la Primera y Segunda Guerra Mundial, el continente europeo es uno de los más ricos en cuanto a cultura, arquitectura o tradiciones. Aquí se asentaron algunas de las antiguas civilizaciones como los romanos, griegos o fenicios, entre otros, dejándonos en herencia el desarrollo urbanístico, las primeras rutas comerciales y las bases de la democracia. El viaje por Europa Central, no obstante, abarcaría países como República Checa, Alemania, Austria, Eslovenia, Eslovaquia, Hungría, Polonia, Suiza o Croacia. Una clase magistral de historia donde adentrarnos en el Sacro Imperio romano germánico de la época medieval, en el Imperio austro húngaro, las guerras napoleónicas, la creación del Impero alemán, las diferentes guerras mundiales o la Guerra Fría, entre otros conflictos cuyas huellas aún siguen vivas en muchas de sus ciudades o pequeños pueblos.

Grandes viajes para hacer una vez en la vida
3 (60%) 1 vote

Comments are closed.