7 miradores que te impresionarán

En lo más alto de las montañas, escondidos entre la naturaleza, o creados por la mano del hombre, se encuentran estos auténticos tesoros desde donde obtener las mejores vistas de un lugar. Grandes rocas creadas por la erosión del mar o del viento, terrazas en el vacío o promontorios que no dejan a nadie indiferente. Aunque en ocasiones la llegada hasta ellos requieren un gran esfuerzo, las postales que nos regalan son inigualables.

Preikestolen

Fiordos noruegos

noruega-preikestolen

El púlpito, tal y como se conoce en castellano, es posiblemente el mirador más popular de Noruega. Una enorme explanada que se sitúa en lo alto del Lysefjord, el fiordo de la luz, y que regala al visitante una de las vistas más espectaculares del país. Situada cerca de la ciudad de Stavanger, el ascenso hasta este mirador natural sólo es posible realizarlo a pie por la montaña cruzando los frondosos bosques. El recorrido no es complicado, aunque requiere dos horas de subida y otras dos de bajada. La mejor época para visitarlo es en verano y se recomienda que sea a primera hora de la mañana o por la tarde. En la cima no hay absolutamente nada, por lo que se aconseja llevar agua y alimentos.

Machu Picchu

Perú

peru-machu-picchu

Las vistas a la ciudad perdida de los incas, en Perú, son una de las más bonitas que se pueden obtener desde una montaña. El lugar, considerado como una de las 7 maravillas del mundo moderno, cuenta con dos excelentes miradores dependiendo de las condiciones físicas del visitante. Por un lado tenemos la montaña de Huayna Picchu, que ofrece las imágenes más conocidas de las ruinas de esta antigua civilización. Este primer mirador se encuentra alzado a 2.500 metros de altura. El segundo de ellos, la montaña de Machu Picchu, está a 3.000 metros. Esta ruta es menos habitual, aunque las vistas son mucho más amplias y permiten ver el inmenso valle y las joyas incas. El acceso, en ambos casos, es de pago. Debido a la altitud es posible que muchos viajeros sufran el síndrome de mal de altura. No es grave, pero es importante estar bien hidratados, beber té de coca, tomarse las píldoras correspondiente y, en el caso que fuera necesario, hacerse con una botella de oxígeno en las tiendas de los alrededores.

Búnkers del Carmel

Barcelona

barcelona-bunquers

En lo alto del barrio barcelonés de El Carmel se encuentra este conjunto de antiguos búnkers que datan de la guerra civil española. Aunque hasta hace unos años este tesoro permanecía escondido en Turó de la Rovira, lo cierto es que con el aumento del turismo en la ciudad y su aparición en algunas de las revistas más prestigiosas de viajes, el lugar se ha popularizado. El motivo no es otros que sus increíbles vistas, las mejores de toda Barcelona. Desde lo alto, además, se puede percibir la estructura del Ensanche a detalle, la gran obra de ingeniería realizada por Ildefons Cerdá con la ampliación de la Ciudad Condal. En su parte trasera también se llega a ver el Tibidabo, el parque de atracciones más antiguo de España aún en funcionamiento. La mejor hora para subir hasta ellos es al atardecer, cuando se pone el sol.

Trolltunga

Noruega

Noruega-Troltundra

La conocida popularmente como la lengua de troll es uno de los miradores naturales más increíbles de Noruega. Situada a 700 metros sobre el lago Ringedalsvatnet en Skjeggedal, esta enorme planicie que parece sostenerse en el aire fue formada hace 10.000 años, durante la era glacial. El agua cubrió las grietas de las paredes de los acantilados y, al congelarse con las bajas temperaturas, la erosión propició la creación de sus particulares formas. El único acceso a Trolltunga es a través de una ruta de senderismo por la montaña, la duración del ascenso suele ser de unas 4 horas. Según Turismo de Noruega, es importante ir bien preparados, ya que a esa altura no hay cobertura y el descenso de las temperaturas es notable. Lo más recomendable es que se visite durante la época estival, cuando no hay nieve, e intentar evitar acercarse en exceso a su punta, ya que es uno de los miradores más peligrosos del mundo.

Skywalk del Gran Cañón

Estados Unidos

grand-canyon-skywalk

Si asomarse al ras de los precipicios rocosos del Gran Cañón creaba poca adrenalina, desde el 2007 esta joya natural de Estados Unidos cuenta con una pasarela que sobresale unos 22 metros al vacío. Situada a 1.300 metros del suelo, desde el Gran Canyon Skywalk se obtienen las mejores vistas del lugar. El acceso a la pasarela es de pago y está controlado, ya que aunque su estructura es capaz de soportar hasta 800 personas, para curarse en salud los responsables sólo dejan acceder a unas 124. Sin duda una de las visitas que merecen la pena si tienes pensado viajar a la Costa Oeste.

Pico Bastei

Sajonia

sajonia-pico-bastei

El mirador con las vistas más bonitas de Sajonia, en Alemania. Elevado a 305 metros sobre el nivel del mar, esta formación rocosa tan característica de la zona se ha convertido en una de las paradas imprescindibles para disfrutar de las vistas al río Elba. Debido a su interés turístico, en 1826 en él se levantó un puente de madera que unía las diferentes rocas para poder pasar sobre ellas. También se han habilitado varios miradores, a lo que se han incorporado algunas barandillas para evitar accidentes. La ruta clásica que recorre este envidiable paisaje está muy bien señalada, es segura y el tiempo estimado del ascenso es de unos 40 minutos. Otra opción es subir en el autobús de Bastei-Kraxler, pues para cerca del mirador y el trayecto es bastante plano. El pico Bastei está considerado como uno de los miradores más impresionantes del mundo.

Chamonix Skywalk

Francia

francia-chamonix

Esta terraza de cristal de Aiguille du Midi, en los Alpes franceses, está situada a unos 3.800 metros de altura. La sensación que produce es estar florando entre los picos que la rodean. Conocida como Step into the Void, que significa camino hacia el vacío, esta vitrina de 2 metros construida en 2013 está inspirada en el mirador del Gran Cañón, el Skywalk, aunque de menor envergadura. En ella sólo caben un par de personas y, para proteger su superficie acristalada, a los visitantes se le da unas zapatillas que deberán de ponerse si quieren acceder a ella. Para llegar hasta el Step into the Void habrá que coger el teleférico de Aiguille du Midi y ascender hasta su terraza superior donde se encuentra. El acceso no es apto para personas con vértigo ni con problemas cardíacos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *