Las 10 ciudades más bellas del mundo

Decía el pintor británico Francis Bacon que “La belleza está en los ojos que miran”. El escritor Émile Zola incluso añadía que dependía del estado de ánimo y del momento de la vida en el que se contempla. Criterios un tanto subjetivos como para definir con ellos qué ciudades son bellas y cuáles no. Para evitar la controversia, la mayoría de los viajeros, además de su experiencia, tienen en cuenta otros factores como el tamaño de la ciudad, su arquitectura, zonas verdes, el patrimonio, el conjunto histórico- artístico y que tengan una rica gastronomía propia.

Siguiendo esos criterios, estos serían las 10 ciudades más bellas del mundo para nosotros.

Kyoto, Japón

Viajar a Kyoto, Japón

El tiempo parece haberse quedado congelado en Kyoto. Esta antigua capital de Japón mezcla el encanto de una ciudad clásica, en donde sus habitantes aún visten kimono, con barrios más modernos. Es de las pocas ciudades que no fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que su arquitectura y patrimonio permanecen prácticamente intactos.

Situada en la isla de Honshu, Kyoto está considerada como el centro cultural y cinematográfico de Japón. En ella nos podemos encontrar más de 1.600 templos budistas, 400 santuarios sintoístas, antiguas villas imperiales, estudios de cine y más de 200 jardines considerados como los más bonitos del país por la diversidad de su flora. Su universidad también es una de las más importantes de Japón, por lo que ambiente no le falta.

Dubrovnik, Croacia

Dubrovnik, Croacia

Fue una de las ciudades que más sufrió con la Guerra de Los Balcanes, haciendo que fuera duramente bombardeada. A pesar de las heridas, esta ciudad europea ha sabido recuperar la antigua belleza que le caracteriza. Considerada como “La perla del Adriático”, esta antigua urbe que destacó por su importancia en las artes y las ciencias cuenta con una gran muralla patrimonio de la humanidad.

En su interior encontramos una ciudad de color ocre con un ambiente especial, que mezcla la tradición con el arte. Calles que fueron pisadas por caballeros, pescadores, saqueadores, reyes o comerciantes. Hoy, muchas de las casas de los antiguos artesanos se han convertido en galerías, talleres o pequeñas tiendas. La belleza de esta ciudad ha servido de inspiración a series como Juego de Tronos, que la ha utilizado como escenario durante sus diferentes temporadas.

San Petersburgo, Rusia

San Petersburgo, Rusia

La denominada la Venecia del norte por sus canales y sus más de 300 puentes, guarda con mimo los exuberantes palacios heredados del Imperio de los zares. Esta antigua capital de Rusia, cuyas calles y plazas vivieron algunas de las páginas más cruentas de su historia, es un museo al aire libre que en los meses de invierno queda oculta por la nieve. Los vivos colores de sus catedrales, palacios y edificios brillan por si solos.

El museo del Ermitage guarda algunas de las mejores obras de arte del mundo, además de ofrecer al visitante la posibilidad de recorrer algunos de los salones de la dinastía Romanov. La zona más viva de la ciudad, donde la vida es de todo menos estática, es Nevsky: el canal universal de comunicación de San Petersburgo donde se concentran sus locales más modernos.

Praga, República Checa

Praga

Esta ciudad de cuento es una de las más bonitas de Europa, y no sólo por su arquitectura, sino por su especial sensibilidad para el arte. De ella han salido extraordinarios músicos, escritores y cineastas responsables de que hayan otorgado a la ciudad ese toque bohemio que le caracteriza. En este aspecto, ha sido comparada en numerosas ocasiones con París.

Su ambiente medieval es capaz de trasladarnos a otra época en la que entendemos por qué es nombrada como la ciudad de las cien torres. Su número incluso es mayor. Su casco antiguo, el puente de Carlos o su reloj Astronómico, son algunos de los tesoros con los que la ciudad deleita al creciente números de viajeros que la visitan cada año.

Ciudad del Cabo

Ciudad del Cabo

Destino imprescindible en tu viaje a Sudáfrica, posiblemente sea una de las ciudades más multiculturales y que mejor ha sabido integrar su herencia europea con su carácter africano. Su principal atractivo es la explosión de color de sus pintorescas casas. Como su entorno, rodeado de naturaleza prácticamente virgen donde tan pronto nos podemos encontrar grandes colinas y abundante vegetación, como playas de agua cristalinas con colonias de pingüinos (Simon´s Town), o una isla de las focas (Hout Bay). En sus alrededores también se encuentran algunos de los mejores viñedos del país.

Su historia aún recuerda que Ciudad del Cabo fue la cuna de muchos líderes del movimiento anti-apartheid. De hecho, en esta ciudad fue donde Nelson Mandela recitó su discurso que supuso una nueva era para el país.

Bergen, Noruega

Bergen

Es una de las ciudades más fotografiadas de Noruega. Su barrio antiguo, Bryggen, ocupado en su día por la Liga Hanséatica, es la postal de casas de colores que nos llevamos de la ciudad. Está situada entre siete colinas, alguna de ellas conocidas por ser el lugar donde residen sus populares trolls. También es la puerta de entrada a los fiordos noruegos, por lo que no sorprende que sea una de las paradas imprescindibles para contemplar esta maravilla de la naturaleza.

En el museo KODE se exhiben algunas de las mejores obras de su pintor más ilustre: Edvard Munch. El buen sabor de boca nos lo encontramos en su puerto, donde los diferentes puestos ambulantes venden algunas de las delicias gastronómicas del país. El salmón y el bacalao seco son su seña de identidad.

Estambul, Turquía

Estambul, Turquía

A caballo entre Europa y Asia, Estambul es un ejemplo de convivencia entre las antiguas tradiciones que le caracterizan con la modernidad propia de occidente. Denominada como Bizancio y, posteriormente, Constantinopla, su historia aún late en la parte más antigua de su ciudad. En ella es donde encontramos algunas de sus edificaciones más significativas como la mezquita Azul, Santa Sofía, la Císterna Basílica, el palacio Topkapi o el Gran Bazar, capaz de transportarnos a otra época.

Su parte más cosmopolita se ubica al otro lado del Bósforo, donde la cultura y la forma de vida está mucho más occidentalizada. Estambul se ha abierto al mundo sin perder su esencia turca. También es la única ciudad donde, solo con cruzar un puente, podemos cambiar de continente.

San Francisco, Estados Unidos

San Francisco, Estados Unidos

La ciudad de las cuestas está considerada como una de las ciudades más bonitas de Estados Unidos. Sus amplias zonas ajardinadas, los parques donde desconectar de la gran ciudad y las playas que rodean su costa hacen que sea uno de los lugares favoritos de los viajeros. El Golden Gate es uno de los iconos más reconocidos de América. También Álamo Square, donde se encuentran las populares Painted Ladies.

El carácter internacional queda reflejado en sus barrios, multiculturales y llenos de vida. También es una ciudad donde prima el entretenimiento, las artes escénicas, la música y su gran variedad de museos.

Venecia, Italia

Venecia

La ciudad de los canales por excelencia se compone de más de 100 pequeñas islas unidas entre sí por más de 400 puentes. Su principal encanto radica en que es una urbe peatonal, pues el único tráfico permitido es el de las embarcaciones que recorren sus canales. Esto ha hecho que Venecia se haya ganado el título a una de las ciudades más románticas y especiales de Europa. En ella han dejado huella numerosos artistas que han creado escuela.

Su arquitectura renacentista es una de sus principales señas de identidad, igual que la plaza de San Marcos, donde se encuentran algunos de los cafés y restaurantes italianos más frecuentados por los turistas. También fue un importante núcleo para la música italiana. En ella no sólo nació Vivaldi, sino que cuenta con uno de los coliseos de ópera más famosos del mundo.

San Miguel de Allende, México

San Miguel de Allende

Situada en el estado de Guanajuato, esta ciudad mexicana es una de las más tranquilas del centro del país. Su pasado colonial, perceptible en muchas de sus edificaciones, convive con su esencia mexicana. Eso es evidente en el gran número de cantinas repartidas por sus calles, sus mercados, la gastronomía o en muchos de sus museos. También tuvo un papel importante en la guerra de la Independencia de México, por lo que hoy forma parte de la ruta de Miguel Hidalgo.

San Miguel de Allende cuenta con una intensa vida cultural y artística, así como grandes zonas verdes y boscosas en sus alrededores. A pocos minutos del su casco histórico se encuentra El Charco, una reserva natural que incluye un jardín botánico y un sistema de aguas de la época colonial.

Las 10 ciudades más bellas del mundo
3.7 (73.33%) 6 votes

Comments are closed.