6 islas exóticas donde encontrar el paraíso

Pequeñas, grandes, rodeadas de atolones vírgenes, con playas de arena blanca y bañadas por agua turquesa o cristalina. Islas tropicales que son capaces de transportarnos al soñado paraíso donde relajarnos bajo el sol y disfrutar de lo mejor de su entorno natural. La espesa vegetación y la biodiversidad de los fondos marinos donde se encuentran han hecho que sean el destino perfecto para aquellos que buscan perderse entre la naturaleza o practicar deportes acuáticos como el submarinismo. En su mar habitan cientos de peces de colores, delfines, rayas, tortugas o mantas.

Estas son algunas de las islas más exóticas con las que todo viajero ha soñado alguna vez en su vida.

Seychelles

Seychelles

Compuesto por 115 islas, Seychelles es un paraíso tropical repleto de playas coralinas y frondosos bosques. Lo que antiguamente fue un botín para los piratas del Índico, hoy se ha convertido en un remanso de paz ansiado por viajeros de todo el mundo. El sol y las cálidas temperaturas lo hacen ser uno de los mejores destinos de playa. Su principal atractivo es que la mayoría de las islas están prácticamente vírgenes; a excepción de Mahé, donde se encuentra la capital, Victoria, y la mayoría de los servicios de Seychelles. Los isleños que la habitan tienen origen en las diferentes civilizaciones que ocuparon la isla a lo largo de la historia. Esta multiculturalidad ha dado como resultado una rica arquitectura y tradiciones presentes en sus calles y vivos mercados.

En Praslin la sorpresa nos la llevamos con su gran biodiversidad marina. Aquí se encuentran algunas de las tortugas más grandes del archipiélago, comparadas en numerosas ocasiones con las de los Galápagos. Los buceadores también podrán disfrutar de la compañía de los delfines o de los tiburones ballena. Por su parte, la isla de La Digue presume de contar con la mayor riqueza ornitológica. Aquí es donde están los famosos papamoscas negros, la única ave del paraíso que queda en Seychelles.

Phuket

Phuket, Tailandia

Ubicada en el mar de Andamán, esta isla conectada a la península por un puente es uno de los destinos favoritos de Tailandia. La principal razón son las playas que la rodean, de arena blanca, agua cristalina y con una gran fauna marina. Desde hace unos años, Phuket está en las listas de los mejores lugares para bucear, ya que en su fondo se pueden encontrar numerosas especies. También para aquellos que desean practicar el surf, pues sus playas cuentan con olas suficientemente grandes como para disfrutar de este deporte. Algunas de ellas son Ao Kata Yai y Ao Kata Noi, donde además de ser una de las paradas imprescindibles de los surferos, tienen la fama de contar con los atardeceres más espectaculares del mundo.

Su oferta gastronómica y de ocio son otros de los alicientes que cada año atraen a cientos de viajeros. Al caer el sol, muchas playas como Patong, Karon o Kata cobran vida ofreciendo algunas de las mejores fiestas nocturnas de la isla. La historia de Phuket la encontramos en la homónima ciudad, donde su arquitectura colonial portuguesa y china nos permite conocer su pasado como un importante punto comercial de las rutas marítimas de Asia. Entre sus monumentos no podemos perdernos el Gran Buda, que da imagen a la isla; o Wat Chalong, el templo budista más importante de Phuket.

Maldivas

Maldivas

Es uno de los destinos más codiciados. Un paraíso situado en el Índico con más de 1.200 islas y atolones vírgenes rodeados de agua cristalina, playas de arena blanca y frondosa vegetación. Ubicadas al sur de la India, sólo algo más de 200 de ellas están habitadas. Estas fueron fundadas por antiguos pescadores de Kerala y de Sri Lanka, de ahí a que su cultura sea una mezcla de diferentes pueblos indígenas y de su posterior colonización portuguesa, holandesa y británica. La imagen más conocida que obtenemos de ellas son los resorts que se encuentran por encima del agua y que permiten a los amantes del mar dormir justo encima de uno de sus principales reclamos turísticos: su rico fondo marino. Maldivas está considerado como uno de los mejores destinos para realizar inmersiones, pues en ellas se pueden encontrar numerosas especies como ballenas, delfines, tortugas, mantarrayas y más de 1.000 especies de peces que habitan en sus coloridos corales.

Sus grandes atolones de arena blanca se caracterizan por la espesa vegetación de sus interiores. Aunque lo que más abunda en ellos son los cocoteros, en algunas de sus islas se pueden llegar a encontrar bambú o bananeros. La zona más poblada del archipiélago es Malé, su capital, donde se hallan la mayoría de los servicios básicos de Maldivas.

República Dominicana

República dominicana

Esta antigua colonia española, descubierta por Cristóbal Colón en 1492, es uno de los destinos de sol y playa más demandados del Caribe. El principal motivo es la hermosa costa que rodea a cada isla del archipiélago, compuesta de arena blanca muy fina. Algunas de las mejores playas se encuentran en Punta Cana, la localidad de la isla donde se concentran la mayoría de los hoteles y resorts. Las de Bávaro, Cabo Engaño, Uvero Alto o Cabeza de Toro también son muy populares.

La isla de Saona, una de las más grandes del archipiélago, sorprende por su tranquilidad y belleza. Forma parte del Parque Nacional Cotubanamá, por lo que su naturaleza está protegida. Además de grandes extensiones de arena fina, aquí se encuentra la famosa cueva de Cotubanamá, el lugar donde se refugió el cacique taíno durante la colonización española. Los amantes del buceo o el esnórquel encontrarán su paraíso en la isla Catalina, habitada únicamente por aves y peces de múltiples colores.

Palawan

Palawan, Filipinas

Filipinas cuenta con más de 7.000 islas, conocerlas todas es prácticamente imposible. Cada una de ellas tiene sus propias peculiaridades: volcánicas, montañosas, con terrazas de arroz, etc. Si tuviésemos que escoger la más paradisíaca, entonces ésta sería Palawan. Esta isla guarda una de las maravillas más preciadas del país: El Nido, un municipio que se caracteriza por sus atolones vírgenes, lagos escondidos entre las rocas, aguas turquesas y playas desiertas. Su belleza inspiró a Alex Garland para escribir su célebre novela La playa, aunque los filipinos se negaron a que la película se grabase en esta zona del país para preservar el medio ambiente.

También es una de las mejores islas para practicar el submarinismo, pues su fondo marino está repleto de corales y de tortugas de gran tamaño. Lo más sorprendente son sus bancos de arena blanca que, al bajar la marea, quedan al descubierto convirtiéndose en playas en mitad de la nada.

Islas de la Sociedad

Islas de la Sociedad

En el centro del océano Pacífico, en la Polinesia francesa, encontramos este conjunto de islas conocidas por disponer de las playas más espectaculares del mundo. Algunas de ellas son bien conocidas: Bora Bora, Moorea o Tahití, donde está Papeete, la capital del archipiélago. En total, 14 islas, islotes y atolones componen este paraíso con el que sueñan muchos de los viajeros. Todas ellas tienen en común la espesa vegetación de sus interiores, donde habitan gran variedad de aves; las aguas turquesas cuyo color varia por los corales que se encuentran en las profundidades; así como por su biodiversidad marina, una de las más ricas de la zona.

Su crisol de culturas se debe a las diferentes colonizaciones españolas, británicas o francesas, que todavía están latentes en muchas de las tradiciones de los pueblos que las habitan. Uno de los grandes enamorados de las islas de la Sociedad, sobre todo de Tahití, fue el pintor francés Paul Gauguin, quien retrató su paisaje en algunos de sus cuadros. En la villa de Papeari encontramos el museo que se le rinde homenaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *