La Gran Migración en Kenia y Tanzania

La Gran Migración es, posiblemente, uno de los mayores espectáculos de la naturaleza. Cada año, al final de la temporada de lluvias, los millones de animales que habitan el parque de Serengeti (Tanzania) ponen rumbo hacia el norte. Lo hacen en busca de terrenos más fértiles, con abundante vegetación y de agua. Un largo recorrido que suele iniciarse en diciembre y que les llevará meses hasta alcanzar el parque de Masái Mara, en Kenia, a mediados de verano. La Gran Migración no culmina nunca, sino que se trata de un movimiento cíclico que sigue la dirección de las agujas del reloj y que se repite cada temporada.

La época seca marca la salida de más de un millón y medio de ñus, cebras, gacelas, así como otros animales herbívoros que tienen que buscarse lugares más prósperos para alimentarse. El viaje comienza al norte de Serengeti, el Parque Nacional de Tanzania declarado Patrimonio de la Humanidad en 1981. A finales de marzo ya habrán alcanzado el norte de Ngorongoro, donde tendrán que ingeniárselas para no acabar siendo el plato de los cientos de depredadores de la zona (tigres, leopardos, hienas, etc.). Aquellos que hayan logrado sobrevivir, entonces seguirán desplazándose por las llanuras centrales de Serengeti hasta llegar al corredor del parque a principios de verano, momento en el que las manadas se dividen en dos grupos: las que toman el camino de la reserva Grumeti, o los que se atreven a cruzar el lago Victoria, donde les esperan hambrientos cocodrilos.

ñus en Masai Mara, kenia

Es increíble ver cómo los diferentes grupos de animales están perfectamente compenetrados. Conocedores de los peligros que les esperan, forman filas de decenas de kilómetros de largo. También se reparten los pastos, pasa evitar así que se les agoten las reservas. Cuando éstos ya han sido explotados y se ven faltos de comida, entonces inician de nuevo el rumbo.

A finales de primavera y a principios del verano, la reserva de Masái Mara, en Kenia, empieza a recibir a las primeras columnas de animales. En julio y agosto, es el momento álgido del parque, pues es cuando cuenta con mayor concentración de herbívoros. Muchos de ellos han logrado realizar con éxito los más de 3.000 kilómetros que les separan de la salida. Otros más desafortunados se han quedado por el camino debido al hambre o los depredadores. Sin embargo, el grupo también cuenta con nuevas incorporaciones, las crías que han nacido por el camino y que han logrado sobrevivir.

cebras en Masai Mara, kenia

En los safaris por Masái Mara se puede observar gran variedad de fauna: cebras, jirafas, gacelas, elefantes, búfalos, leones, hienas, cocodrilos o hipopótamos. Buena época para ver también a los depredadores de la sabana en acción, ya que tienen un buen banquete. La mayoría de los animales que han emigrado permanecerán en Kenia hasta la llegada del otoño, momento en el que volverán a retomar el viaje para volver al parque de Serengeti.

La Gran Migración en Kenia y Tanzania
Puntúa este post

Comments are closed.