Catania, la ciudad a los pies del Etna donde el tiempo vuela

La segunda ciudad más grande de Sicilia se caracteriza por el tono grisáceo de sus piedras. Un color que la identifica como la puerta de entrada al Etna, el volcán en activo que sobresale no muy lejos de la ciudad y que ha mantenido en vilo a su población durante siglos. La última actividad registrada data de mayo de 2012, aunque sin dejar grandes destrozos ni víctimas mortales. Lo que sí ha hecho ha sido a volver a colorear la ciudad, ofreciéndole un gris inigualable que contrasta con la belleza y viveza del lugar.

Los aventureros lo saben, por eso es uno de los destinos preferidos para aquellos que desean ver de cerca el volcán. La mayoría de las excursiones se realizan por los cráteres apagados de sus inmediaciones, llegando incluso a alcanzar los 1.900 metros de altura. A sus pies, no muy lejos, las playas de arena negra son frecuentadas por aquellos que se decantan por darse un baño en el Jónico. Este mar ha otorgado a sus habitantes un carácter especial. No se puede decir que vivan continuamente un carpe diem, aunque por su viveza y carácter sí que lo parece.

Catania

Los locales saben aprovechar al máximo cada minuto del día. Desde primera hora de la mañana los comerciantes van levantando sus puestos de pescado y verdura en la piazza Alonzo di Benedetto, una de las más frecuentadas por los clientes. También las calles que van desde la plaza del Duomo a la vía Garibaldi cuentan con animados tenderetes donde realizar las compras. A media mañana, Catania alcanza su máximo esplendor.

Ayuda el hecho de que sea una de las paradas de los muchos cruceros que surcan el Mediterráneo. Los que llegan con la guía en mano se sorprenden de que el llamado “El Milán del sur”, poco tenga que ver con esta ciudad del norte de Italia. Para empezar su clima, siempre soleado y cálido. En segundo lugar, porque los habitantes de Catania tienen el carácter auténtico italiano, no están tan europeizados como en el norte y eso se notará en el ambiente de sus restaurantes, tiendas o al trato.

También fue considerada como “la ciudad donde el tiempo vuela”, ya que en 2011 los relojes electrónicos de toda la población se adelantaban cada día 15 minutos. No fallaba. Si esto hubiera seguido ocurriendo a saber por qué año irían ya los catanesis. Aunque durante un largo periodo de tiempo se creyó que se trataba de un fenómeno extraño, los científicos acabaron descubriendo que se debía a un cambio en el suministro eléctrico de la ciudad que alteró la frecuencia en la red eléctrica. Al parecer, no es la primera vez que ocurren hechos de este tipo en Catania. Y nos referimos sólo a esta ciudad ya que en los pueblos colindantes no se registró ningún suceso parecido.

costa_sicilia

A pesar de sus misterios, Catania es la ciudad perfecta para comenzar una ruta por Sicilia. Muy cerca de allí se encuentran algunos de los pueblos con más encanto de la isla como Taormina, Siracusa o Noto. Buen tiempo, paisajes increíbles y una gastronomía deliciosa, es lo que nos encontraremos en un viaje por Sicilia.

Catania, la ciudad a los pies del Etna donde el tiempo vuela
5 (100%) 1 vote

Comments are closed.