Qué hacer en Nueva York al menos una vez en la vida

New York City

Nueva York es de esas ciudades que no importa el número de veces que la visitemos, siempre hay motivos para volver. Su oferta cultural y de ocio es tan amplia que difícilmente podremos abarcarla toda en un sólo viaje. Siempre hay nuevas obras, exposiciones o restaurantes que ver y conocer. Para que no te pierdas nada en tu primera visita, o en la segunda, te hemos hecho una lista con los imprescindibles. Presta atención porque, aunque puede que algunas te suenen, otras no son tan populares.

    • Perderse en el metro. No hemos dicho que todas vayan a ser buenas. Aunque lo harás tantas veces que te acabará resultando algo normal. No te preocupes, nos ha pasado a todos.
    • Hacer picnic en Central Park. Pasear por él es muy común, si quieres sentirte como un auténtico neoyorkino, entonces dedícale una jornada. Este parque es tan grande que hasta podrías pasar allí dentro todas las vacaciones y no acabar de verlo entero.
    • Tararear Imagine sobre el enorme Imagine del suelo de Central Park. O acercarte hasta el Dakota, el edificio donde vivió y fue asesinado John Lennon, y mirar a su puerta, como si fuera a aparecer Yoko Ono.
    • Caminar por Tribeca con la esperanza de encontrarte con Robert De Niro. Él fue quien popularizó el barrio creando en él los estudios Tribeca Film Center.
    • Ver la puesta de sol desde el otro lado del puente de Brooklyn. Un clásico que tantas veces hemos visto en películas y cuya imagen tan familiar nos resulta.

Atardecer en el puente de Brooklyn

    • Buscar a la mafia en Mulberry Street, Little Italy, el barrio donde se instalaron los italianos a su llegada a Nueva York y cuya historia tan bien nos la sabemos gracias a El Padrino.
    • Comer una hamburguesa del Shake Shack en Madison Square, y perder la paciencia en la cola.
    • Aunque para colas las que hay alrededor del Toro de Wall Street. Para hacerse una foto con él, y con las miles de personas que le rodean, parece que hay que pedir cita con antelación.
    • Subir al ferry de Staten Island porque es gratuito. Darse cuenta que desde él la Estatua de la Libertad no se ve del todo bien y acabar haciendo cola para subir en el que recorre Liberty Island y Ellis Island, lugar donde llegaban los inmigrantes antiguamente. En ella hay un museo donde recoge las historias más curiosas.
    • Coger tortícolis por caminar mirando siempre hacia arriba, y que parezca que los edificios no se van a terminar nunca. Consejo, para contemplar el Chrysler, posiblemente el más bonito de la ciudad, lo mejor es hacerlo desde cuatro calles atrás.
    • Subir al Empire State y pedir matrimonio. Bueno, esto en realidad no lo hagas. No es nada original y, además, es cutre. De hecho, es mejor subir al Rockefeller Center, ya que desde él verás todo Central Park y el Empire State. Obviamente, desde el Empire no se ve el Empire.
    • Perderse en el MOMA y maravillarse con La noche estrellada de Van Gogh, Las señoritas de Aviñón de Picasso, o La persistencia de la memoria de Salvador Dalí. Además de las obras de Warhol.
    • Sentirse Carrie Bradshaw (o Mr Big) saliendo de su casa de Perry St en Greenwich Village; o cualquiera de los de Friends mientras contemplas la fachada de su popular edificio también situado en este barrio.
    • Saltar de un espectáculo a otro. Asistir a una misa de Gospel en Harlem o a un musical en Broadway.
    • Parar un taxi, subir y gritar ¡siga a ese taxi! (vale, no, pero molaría).

Times Square, NY

  • Hacerte un book de fotos en Times Square de noche y repetirlas cien veces hasta que no se vea movida.
  • Entrar en todas las tiendas de Levi´s, comprar muchos Levi´s. Pasar la mañana en Toys R Us y volver a tener siete años. Pasear por la Quinta Avenida como si fueras multimillonario, y acabar en Chinatown buscando gangas de imitación (pero de las buenas).
  • Echar una partida de basquet en el Bronx justo enfrente del estadio de los Yankees, y entrar a ver un partido de baseball.
  • Recorrer el High Line Park, las antiguas vías de tren reconvertidas en un parque donde, además, hay paradas de café y desde donde se ve gran parte de la ciudad.
  • Volverte a perder en el metro.

Definitivamente, tienes que volver. La lista podría ser mucho más extensa.

Qué hacer en Nueva York al menos una vez en la vida
Puntúa este post

Comments are closed.