El Día de los Muertos, México recibe a sus difuntos

Día de los Muertos, México, Catrina

Todo el mundo echa de menos a los seres queridos que ha perdido durante su vida. Bien sean familiares, amigos o simplemente aquel conocido con el que apenas hablabas pero que te caía bien. Una vez muertos viene el correspondiente luto en el que uno se viste de negro para indicar a las demás personas de su alrededor que ha perdido a alguien. Depende del país ese luto suele durar un día, una semana o incluso meses. Después de ese periodo, uno se recupera mentalmente del duro golpe que le ha supuesto la pérdida y, con el tiempo, el dolor desaparece y la vida continúa.

Día de los Muertos, México, Catrina

¿Qué te parecería celebrar un día al año el regreso de ese difunto al mundo de los vivos? Sí, lo has leído bien. En México existe una festividad que es de las más populares del país llamada el Día de los Muertos en la que, hablando claro, los vivos se preparan para recibir la visita de los muertos.

En qué consiste el Día de los Muertos en México

Se trata de la fiesta tradicional más representativa de la cultura mexicana. La celebración se reparte en dos días: el 1 de noviembre, dedicado al alma de los niños, y el 2 de noviembre a la de los adultos. La creencia popular es que las almas de los muertos regresan de la ultratumba durante esos días para visitar a sus familias.

Si bien es cierto que la celebración de Halloween se ha popularizado entre la población como alternativa al Día de los Muertos, la mayor parte de los mexicanos sigue celebrando esta tradicional festividad con ofrendas para recibir las almas de sus seres queridos. Estas ofrendas consisten en la comida y bebida favorita del difunto así como flores y dulces típicos de ese día.

Día de los Muertos, México, Catrina

Entre los distintos obsequios tradicionales hay: calaveritas de azúcar, fruta, juguetes (si el difunto es un niño), fotografías del fallecido y las coloridas flores especiales para este día: la flor de cempasúchil. Se dispone todo sobre un altar llamado altar de muerto adornado con incienso, velas, música y versos que ridiculizan a personajes vivos de las artes, la ciencia o la política. Este altar se sitúa en la tumba del difunto, es decir, en el cementerio. Es tradición también comer para esas fechas un dulce llamado Pan de Muerto. Se trata de una mezcla de hojaldre y azúcar con unas tiras blancas que simulan huesos. Los ingredientes pueden variar dependiendo de la región. Todo listo pues para hacer de este día una experiencia inolvidable.

Seguro que recordaréis que, durante vuestra infancia, cada noche del 5 de enero lo dejabais todo listo para recibir a los Reyes Magos: un zapato donde colocar los regalos, agua para los camellos, leche o vino para los Reyes Magos etc. Pues bien, la preparación del Día de los Muertos viene a ser algo parecido, solo que en este caso los invitados no vienen sobre camellos ni traen regalos, simplemente vienen de visita.

Gracias a esta celebración lo que se consigue es hacer más llevadera la dolencia de un óbito al recordar que ese difunto volverá a vernos una vez al año en lugar de fustigarnos pensando que jamás volveremos a tener trato con este. Una bella forma de burlar a la muerte como dirían algunos.

Día de los Muertos, México, Catrina

México no es el único lugar donde la muerte se relaciona con una experiencia divertida. En algunas tribus de África, cuando se produce una defunción, el resto de la tribu baila y canta esa noche para celebrar que el muerto se ha reunido con sus ancestros. En nuestra cultura tenemos tan arraigado el sentimiento de tristeza que acompaña siempre a una muerte que puede parecernos increíble que alguien pueda ver esa experiencia como algo bueno y digno de ser celebrado. Está claro que todo depende del enfoque que queramos darle.

Si hay algo que podemos aprender del Día de los Muertos es que ni la mismísima muerte se escapa del deseo que muchos tenemos de ponerle buena cara a la vida y quedarse siempre con la parte positiva de cualquier experiencia vivida. Y es que, como dicen los mexicanos,’el muerto al cajón y el vivo al fiestón’.

El Día de los Muertos, México recibe a sus difuntos
Puntúa este post

Comments are closed.