Praga, una ciudad de barrios con personalidad

Praga04

La belleza de Praga no tiene nada que envidiar a la de París. Su historia es milenaria, y la cerveza, aseguran, es la mejor de Europa. Las que siguen son algunas de las razones fundamentales para acercarse a disfrutar de unas de las capitales turísticas emergentes de nuestro continente. Aunque hay un centro histórico reconocible, los atractivos de Praga se encuentran dispersos por una serie de barrios, cada uno con un carácter bien definido. Estos son los principales:

Holešovice

Se trata de un barrio humilde al norte del centro. Aunque no ofrece grandes atractivos turísticos ni restaurantes de relumbrón, tiene algunas de las mejores galerías de arte joven y algunos de los clubs nocturnos más de moda.

Smíchov y Vyšehrad

Smíchov, al sur de Malá Strana, es una antigua zona industrial que ha vivido un boom inmobiliario que la está llenando de oficinas y hoteles de lujo. Aunque no forma parte de la ruta turística convencional, está repleta de animados pubs. Muy cerca, Vyšehrad es una agradable zona residencial dominada por un antiguo Castillo, donde afirma la leyenda que se fundó la ciudad.

Vinohrady y Vršovice

Vinohrady es una de las zonas residenciales más codiciadas de la ciudad, conocida por sus excelentes restaurantes y modernos bares y cafés. Al lado, Vršovice es un barrio no tan sofisticado, pero que ya tiene zonas que se están poniendo de moda paulatinamente.

Žižkov y Karlin

Žižkov es uno de los distritos más vivos de la ciudad, el que tiene más bares per cápita que cualquier otro lugar de Praga. También es donde se alzan dos de los edificios comunistas más icónicos de la ciudad: la torre de televisión y el Monumento Nacional. Karlin, al norte de Žižkov, está experimentado una profunda transformación urbanística que está poniendo en valor sus fantásticos edificios modernistas.

Praga02

Malá Strana

Significa “pequeño barrio” y es un encantador distrito lleno de palacios y jardines renacentistas, idílicamente situados al lado del río. Aquí se encuentra la iglesia barroca de San Nicolás, el elegante Parque Wallenstein y museos de música y arte moderno, así como muchos restaurantes y bares de moda.

Staré Město

El nombre quiere decir “ciudad vieja” y es el corazón de la Praga medieval, construida alrededor de una de las plazas más espectaculares de Europa, Staroměstské náměstí. Aquí se encuentran algunos de los edificios más conocidos de Praga, como la torre del ayuntamiento, el reloj astronómico o el Museo Judío. El laberinto de calles empedradas y estrechos callejones que salen de la vieja plaza central ofrecen un paseo encantador.

Nové Město

La “ciudad nueva” –nueva en el siglo XIV, esa es la verdad– rodea la parte antigua de Praga, y tiene su epicentro en el histórico boulevard de la plaza Wenceslas. Se expandió sobre todo en el siglo XIX y principios del XX, y acoge los museos y galerías de arte más importantes de la ciudad, así como las calles comerciales más frecuentadas.

Bubeneč y Dejvice

Bubeneč y Dejvice son barrios residenciales contiguos al norte de la parte vieja de la ciudad. Es la zona más exclusiva de la ciudad, y allí se encuentran agradables hoteles y restaurantes, además del mayor parque de la ciudad, el Stromovka.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>