Cinco consejos para visitar lugares sagrados en Sri Lanka

Asia sorprendente

Los viajes a Sri Lanka tienen un aliciente que se da pocas veces en otros destinos: la isla es un lugar en el que conviven diversas tradiciones religiosas: el hinduismo que llegó desde el país vecino, el budismo que vino por el mismo camino y el cristianismo que trajeron en sus barcos los colonos portugueses. De todo ello hay abundantes muestras por todo el país, tanto en lo que se refiere a templos como a costumbres. En éste sentido, conviene saber que los cingaleses son tolerantes pero muy respetuosos con ciertas reglas, que hay que tener en cuenta al visitar lugares sagrados como el recinto del Sri Maha Bodhi, el árbol sagrado nacido de un esqueje de higuera traído desde la India y plantado en la ciudad monumental de Anuradhapura. Según la tradición, Buda recibió la iluminación bajo la higuera original, de la cual desciende de Sri Lanka. Hoy es el árbol histórico más antiguo del mundo, con 2500 años de antigüedad.

El árbol sagrado en el Templo del Sri Maha Bodhi

El árbol sagrado en el Templo del Sri Maha Bodhi

Sin zapatos: lo primero que hay que hacer al llegar a un lugar sagrado es abandonar los zapatos, bien sea una montaña sagrada o un templo. Los caminos siempre están arreglados y cubiertos de grava, para que sea más fácil poder transitar descalzos.

De blanco: los creyentes siempre realizan sus abluciones rituales antes de participar en una ceremonia, es decir, se bañan en los ríos que consideran sagrados y se visten de blanco. Los extranjeros no están obligados a hacer lo mismo.

Con decoro: lo que sí deben tener en cuenta quienes viajan a Sri Lanka es que los pantalones cortos o las faldas breves no son admitidos en los lugares sagrados, tan abundantes en la antigua Ceilán. Para evitar problemas, basta con ponerse un pareo que cubra las piernas. En muchos sitios los hay a disposición de los turistas.

Con respeto: En más de una ocasión seremos invitados a participar en una ceremonia o, simplemente, podremos asistir como espectadores. La tentación es grande pero hemos de evitar hacer fotos todo el tiempo de lo que sucede. Es raro que nos llamen la atención, pero hay que ser respetuosos. Mejor si usamos una cámara compacta que una réflex con un objetivo gigantesco.

Huir de los falso: a veces, lo viajes organizados provocan la aparición de “hombres santos” que ejecutan ante los turistas recién llegados escenas de martirio físico aparente. Aunque resulten pintorescos en las fotos, muchos sólo buscan una propina. Mejor buscar situaciones reales que retratar.

 2

Cinco consejos para visitar lugares sagrados en Sri Lanka
Puntúa este post

Comments are closed.