Diarios de Motocicleta: “Deja que el mundo te cambie y podrás cambiar el mundo”

La aventura por América de un héroe inmortal.

“Los héroes no mueren porque nacen de la leyenda”

Ernesto Guevara en el año 1952 era un estudiante argentino de medicina y de clase acomodada. Con 23 años y algún que otro problema de salud (debido a su asma crónica) emprendió una aventura con el más puro espíritu romántico junto a su amigo Alberto Granado, que les llevaría a descubrir el continente latinoamericano en una desvencijada motocicleta Norton de 500 cc del año 1939, bautizada como ” La poderosa”.

Más de 14.000 km. y ocho meses de un viaje épico que comienza en Buenos Aires, cruza territorio de Argentina, Chile, Perú y Venezuela, para concluir en Caracas.

Durante ese trayecto el hombre se transforma: sus convicciones nacen del contacto con personas sencillas, de sus problemas, del contacto directo con lugares míticos como Machu Pichu, con la naturaleza más pura, del compromiso al visitar una leprosería en el Amazonas y ejercer durante un tiempo voluntariado… todo ello queda reflejado en un diario de a bordo.

Acompañadnos una vez más en un viaje cinéfilo, esta vez a través de América donde descubriremos paisajes espectaculares, pueblos latinos, rutas andinas y los entresijos más íntimos del alma humana a través de una aventura narrada en primera persona por un revolucionario, que aún no sabe que lo es.

Argentina - Andes
La película:

Fue realizada por Walter Salles y está basada en las notas de viaje que tomó Ernesto Guevara de la Serna y reescribió años más tarde en el libro de memorias “Notas de viaje”.

Se rodó a lo largo de 16 semanas, a partir de mediados de junio de 2002 y en más de 30 localizaciones. Impulsada por Robert Redford y producida por Michael Nozik y Karen Tenkoff, se estrenó en Argentina en julio de 2004.

Los lugares claves del viaje descritos a lo largo de la cinta incluyen, en Argentina: Buenos Aires, Miramar, Villa Gesell, San Martín de los Andes, Lago Frías y Patagonia; en Chile: Lautaro, Temuco, Los Ángeles, Valparaíso, desierto de Atacama y Chuquicamata; en Perú: Cuzco, Machu Picchu, Lima y la colonia de leprosos de San Pablo; en Colombia: Leticia; y en Venezuela: Caracas.

El viaje transcurre en dirección al norte con el objetivo de cruzar Los Andes, a lo largo de la costa de Chile, a través del Desierto de Atacama y de la Amazonia Peruana hasta alcanzar Venezuela, justo a tiempo para cuando Alberto Granado cumpliese 30 años, el 9 de abril.

Debido a una avería de “La Poderosa”, se ven obligados a viajar a un ritmo más lento y llegan a Caracas en Junio.

En el trayecto, que transcurre a modo de “road movie” documentalista, veremos como Ernesto asume su creencia de una América única que le llevará a creer en una sola identidad desde Méjico hasta Magallanes.

El Viaje:

Durante los ocho meses en los que transcurre el viaje, los protagonistas conocerán los pueblos amerindios adquiriendo conciencia de la disparidad que hay entre los ricos y pobres en Sudamérica.

Con su vieja moto atraviesan la Patagonia, descubierta hace más de 500 años. Los apelativos para describirla siguen siendo similares a las palabras que usaron los primeros exploradores y naturalistas: exótica, lejana, extensa, de belleza infinita, salvaje e indomable. Más de 240.000 km2 de superficie, donde la población no supera un habitante por km2 y donde el 50% del territorio es Área Silvestre Protegida.

Patagonia

Aquí sorprende la inmensidad de Campos de Hielo de donde descienden glaciares de gran belleza; la majestuosidad de sus montañas, como Torres del Paine, San Valentín y Cerro Castillo; el colorido y extensión de sus lagos, como General Carrera y O’Higgins; lo caudaloso de sus ríos, como el Baker, Palena y Futaleufú; la variedad de ecosistemas que van de bosques impenetrables a extensas estepas de coironales; y el enorme laberinto de fiordos y canales que te espera para navegar y contemplar delfines y ballenas.

Entre tanta naturaleza, aparecen ciudades y pueblos pioneros como Coyhaique, Punta Arenas y Puerto Natales, donde se respira la historia ganadera y el estilo del gaucho de la Patagonia.

En Chile visitarán las minas de cobre de Chuquicamata, entablando relación con los trabajadores más humildes del lugar.

En esta zona está el Desierto de Atacama, el más seco del mundo, con sus salares, termas y geiseres, grandes altitudes en el altiplano y fértiles quebradas y oasis.

En el altiplano, hogar de pueblos indígenas, la influencia incaica y española se resguarda en antiguos poblados y fiestas religiosas, que hoy siguen convocando a gran cantidad de fieles en distintas épocas del año. Aquí existen  valiosos vestigios de las culturas originarias en sitios arqueológicos y museos como el de San Pedro de Atacama y atractivas ciudades en la costa como Arica, Iquique, Antofagasta, Coquimbo y La Serena, con preciosas playas y buen clima. En el desierto, en invierno, la historia es otra: la temperatura varía desde -7°C a 26°C entre la noche y el día.

Si bien el norte de Chile es minero, también es sitio de observatorios astronómicos. Los más impresionantes, Cerro Paranal y Proyecto Alma, confirman a esta zona como tierra de mágicos descubrimientos.

En Perú tiene lugar una de las visitas que más impresiona a nuestro joven protagonista: las ruinas incas de Machu Pichu.

Del quechua sureño machu pickchu, “Montaña Vieja” es el nombre contemporáneo que se da a una llagta, antiguo poblado andino incaica construido a mediados del siglo XV en el promontorio rocoso que une las montañas Machu Picchu y Huayna Picchu, en la vertiente oriental de la Cordillera Central, al sur del Perú y a 2490m. Su nombre original habría sido Picchu o Picho.

Peru - Machupichu

Al parecer fue una de las residencias de descanso de Pachacútec, noveno inca del Tahuantinsuyo, entre 1438 y 1470. Sus usos también pudieron ser como santuario religioso, como así parece demostrar la principal vía de acceso o incluso como fortaleza militar, aunque los expertos han descartado esta posibilidad.

Sea como fuere, Machu Pichu entró en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1983.

El 7 de julio de 2007 Machu Picchu fue declarada como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno en una ceremonia realizada en Lisboa, que contó con la participación de cien millones de votantes en el mundo entero.

Volviendo a nuestra película, en Perú, el Che y Granado trabajan como voluntarios durante tres semanas en una colonia de leprosos de San Pablo.

Allí toman conciencia de las grandes diferencias entre el norte y el sur, impulsando su carácter hacia la igualdad.

En una de las escenas finales, el joven Ernesto atraviesa a nado el río que separaba la colonia de los leprosos, a pesar de su asma, para pasar una noche en una choza de leprosos en vez de en las cabinas de los doctores. Este viaje metafórico implica el nacimiento del revolucionario, que escoge luchar antes que quedarse estancado en su estatus.

Entre ríos2

La película termina con la aparición del verdadero Alberto Granado de 73 años, junto con imágenes del viaje real con Ernesto.

Todos nos hemos imaginado cogiendo una mochila y tomándonos unos meses para viajar, conocer nuevos pueblos y culturas, sin un destino fijado, sin ninguna obligación y con la libertad del que camina aprendiendo de todo lo que vive.

Desde aquí os animamos a salir, de la forma que imaginéis, pero como no, viajando y descubriendo todo lo que nos espera ahí fuera. Dejando que el mundo nos cambie para poder cambiar nuestro mundo.

¡Hasta nuestra próxima visita cinéfila amigos!

Comments are closed.