El viaje de Ripley I

Un escenario Mediterráneo único para Hollywood y sus estrellas:

Un paseo en Vespa por la Costa amalfitana recorriendo pueblos mágicos… un expresso en la Piazza Navona, mientras al fondo se entremezcla el sonido del agua de la fuente de los cuatro ríos de Bernini con el devenir del alegre pueblo romano…”Tosca” en la ópera de la Scala… Una visita express a Venecia para cenar en el Gran Canal, mientras por el Rialto no dejan de pasar alegres gondoleros cantores… En un ambiente años 50 cuajado de glamour y luz dorada como no se veía en las pantallas desde el blanco y negro de Audrey Hepburn en “Vacaciones en Roma”, los ingredientes se entremezclan con esmero y dedicación: una historia de cine negro con triángulo amoroso incluido, que se desarrolla entre la costa amalfitana, Roma, la Costa Azul y Venecia. 
Añadámosle tres protagonistas guapos: Matt Damon, Gyneth Paltrow y… un dandy británico como no se veía desde Michael Caine en la gran pantalla: Jude Law en uno de los papeles de su vida. Lo aderezamos con terrazas romanas, Lambrettas correteando por adoquinados espacios barrocos, ópera, paseos en velero… y como guinda un crimen, el suspense más hitckcockckiano desde el mismo Hitchcok mezclado con Jazz y perfume italiano.

Os proponemos un viaje tras los pasos de Ripley, por cafés mágicos en los que se puede escuchar a Adriano Celentano y su “Azzurro”, boutiques de moda italiana, restaurantes con terraza de vistas al mar más azul del planeta, galerías del arte contemporáneo más chic y museos llenos de riqueza artística, conciertos de Jazz en directo… Un viaje a la altura de aquel que realizara Patricia Highsmith, la autora de la novela “El Talento de Mr. Ripley”, con los pingües beneficios que le había reportado las ventas de su anterior novela “Extraños en un tren” (como no, llevada a la pantalla por Sir Alfred). 
La escritora recorrió varios de estos marcos que sin lugar a dudas la inspiraron para la realización de su libro. El detallista Anthony Minguella, creó una obra cinematográfica tan pulcra como excitante, tan elegante como sensual, tan detallista como brutal en alguna escena… el famoso director de “El paciente inglés” realizo la película en el año 1999 con unas localizaciones espectaculares que a continuación visitaremos…

El pueblo de costa: Mongibello

Aquí transcurre gran parte de la trama de la película. Podemos cansarnos de buscar este pueblo por toda la costa de la bota y no lo encontraremos.

Mongibello era el nombre con el cual se denominaba al Etna, el famoso volcán, palabra de origen románico-arábigo. Imaginario, pero muy real en la pantalla, representa el idílico pueblo costero de casas de colores que surgen por agrestes acantilados bañados por azules aguas marinas.

Minguella se encontró con un ideal planteado por la autora y una realidad que plasmar, por ello eligió dos bellas localizaciones en sendas islas de la costa napolitana:

Ischia y Procida. Cercanas y accesibles mediante ferri son mucho menos conocidas que su vecina Capri, residencia del emperador Tiberio en la cual se ubica “la cueva azul “, espectacular monumento natural.

Son dos islas que aún conservan cierto encanto del turismo de minorías, más acentuado en el caso de Procida, que además nos sorprende por su arcoíris de colores que, como una paleta impresionista, se difumina por el agua.

Procida

El encanto de esta pequeña isla nos invita a realizar pequeñas rutas en moto o bicicleta conociendo el candor de sus gentes y su gastronomía.

Ischia, algo más turística, destaca por su impresionista Castillo Aragonese, que nos recuerda particularmente, en cuanto a su concepción, a ese Castillo de If de la legendaria novela de Dumas, “El Conde Montecristo” .

Ischia

La isla se caracteriza por sus numerosos spas y centros de compras, con buenos restaurantes en la zona de Forio.

Precisamente allí se hospedó en 1948, el autor americano Truman Capote, en la habitación número 3 de la Pensione Lustro. Escribió un ensayo sobre su estancia allí, que fue publicado en 1950 por Random House.

Otro punto de interés es Casamicciola, ciudad termal cerca al mar que tiene record de terremotos y por lo que quizá, está repleta de fuentes termales.

La mayor parte se encuentran en la localidad de “Castiglione”, “La Rita” y Plaza Bagni donde se ubican los hoteles y centros termales. Algunas de las más importantes fuentes son: Gurgitello, Tamburro, Oro, Argento, Ferro, Occhio o Colata.

No obstante, aún podemos disfrutar de la placidez de la isla pesquera que fue, en ciertos puntos que aún conservan esa magia que rodea a todo pueblo de costa mediterráneo.

Ischia

Si como buenos cinéfilos y viajeros hemos visto la peli, nos encantará encontrarnos con ciertas localizaciones como el pequeño puerto, la playa donde Tom Ripley conoce al hijo del millonario, Dickie Greenleaf, o las callejas por donde el mencionado personaje encarnado por Jude Law se pasea en Vespa.

Como no, apasionados de la magia vintage y del estilo italiano, os sugerimos estas visitas sobre dos ruedas… Seguramente no haya otra forma más ideal.

Vespa

Italia, la bella Italia… nadie puede eludir una visita, aunque sea relámpago, a su capital… como los protagonistas de nuestra aventura, os invitamos coger un tren en un trayecto que no nos llevará más de dos horas.

El viaje de Ripley I
Puntúa este post

Comments are closed.