Los templos de Angkor y su misterioso encanto

encanto de los templos de angkor

Aunque Camboya ofrece suficientes motivos como para dedicarle mucho más tiempo, lo cierto es que la fama de los templos de Angkor hace que muchos turistas aprovechen su viaje a Vietnam para dar un salto al país vecino sólo para conocer esta maravilla de la humanidad.

Sin ir más lejos, Phnom Penh, la capital de Camboya, es una ciudad dinámica, donde la risa y el buen humor son una constante del carácter local. En lugar de arrasarla para construir nuevos edificios, la herencia colonial está bien conservada, con bellos edificios Art Déco que se concentran en la confluencia de los ríos Mekong y Tonlé Sap, pero por mucho que la capital nos quiera deslumbrar con la 5.000 tejas áureas de la Pagoda de Plata que hay dentro del complejo del Palacio Real, lo que de verdad llama la atención al viajero son los templos de Angkor. A continuación desgranaremos un poco de historia de este complejo religioso, con la explicación de los templos más visitados de Angkor Wat.

Quién construyó los templos de Angkor

La construcción de Angkor es responsabilidad del antiguo rey Jayavarman II, quien ordenó que se estableciera allí la entonces capital del imperio. Construidos para satisfacer los deseos de los Reyes Dioses, edificios como los de Ta Prohm estimulan la imaginación atrapados entre las ramas y raíces de higueras gigantes, mientras la visión de la torre sagrada de Bakan al anochecer no merece otro adjetivo que el de mágica. Su perfil es el que sale fotografiado en tantas imágenes de Angkor Wat, reflejándose en un gran lago.

El primer edificio en ser levantado fue el de Preah Ko, donde entre sus restos aún se pueden encontrar imágenes de Shiva. No obstante, a pesar de encabezar la lista de construcciones, este no es el edificio más visitado, sino que toda la atención se la lleva el imponente Angkor Wat.

Cuál es la religión que predomina en los templos de Angkor

Este recinto, cuya belleza y relevancia histórica ha hecho que la Unesco lo declarase patrimonio de la humanidad, es uno de los complejos religiosos más grandes del mundo. La superficie de este conjunto arquitectónico es nada más y nada menos que de 200 km², de manera que es necesaria una segunda jornada para hacerse una idea del conjunto cuando se visita. Originariamente eran hinduista, aunque años más tarde muchos de los templos fueron reconvertidos al budismo, razón por la que actualmente se puede hallar en ellos una interesante mezcla de ambas religiones.

Los edificios más sorprendentes del templo de Angkor Wat

Al atardecer o al amanecer. No importa que esté nublado o que el sol abrase la piel. Cada día cientos de turistas traspasan las desgastadas puertas de Angkor Wat esperando recorrer una de las grandes joyas arquitectónicas y religiosas del Sudeste Asiático. En su interior, cinco torres dan la bienvenida al viajero, quien para acceder a la parte superior del templo y disfrutar de los hermosos interiores y vistas a todo el recinto, deberá llevar las piernas y los hombros cubiertos. Este fue el único complejo de todos que tras el abandono de Angkor siguió habitado por los monjes. Tampoco pasa desapercibido el gran foso de agua que le rodea, uno de los sistemas hidráulicos más perfectos jamás construidos.

Sonrisa Angkor
Sonrisa Angkor

La siguiente parada es Bayón, el templo de las 200 caras de Buda sonrientes que se mantiene prácticamente intacto desde su construcción en el siglo XII. Los extremos de los labios de todas las figuras se curvan hacia arriba, formando lo que se conoce popularmente como “la sonrisa de Angkor”.

Si tras visitar ambos edificios el viajero cree que no puede contemplar más belleza, es que aún no visto Ta Prohm, uno de los muchos que aún permanecen devorados por la selva que lo rodea. Los árboles de su interior, cuyas ramas parecen abrazar las ruinas, ha suscitado el interés de numerosos fotógrafos, quienes han hecho que sea una de las imágenes más conocidas de Angkor. Algunos, en cambio, lo reconocerán fácil porque su belleza también ha sido captada por Simon West, quien lo utilizó como escenario para la película Tom Raider.

Protagonizada por Angelina Jolie, la afamada actriz de Hollywood eligió Angkor este mismo año para presentar el estreno de su próxima película “First they killed my father”, sobre el genocidio camboyano. En esta ocasión, el escenario escogido para proyectar el film fue el solar que se halla donde las doce torres conocidas como Prasat Suor Prat y que, según la leyenda, cada una de ellas correspondía a las doce esposas del rey.

Justo enfrente se ubican las terrazas de los elefantes y del rey leproso. Estos dos monumentos destacan por los grabados de su parte inferior, llenos de símbolos y esculturas que hacen referencia a la cultura jemer. La primera de ellas fue utilizada como palco desde donde la realeza disfrutaba de los diferentes espectáculos de la época; la segunda, en cambio, ha suscitado numerosas teorías. Una de ellas es que pudo haber sido utilizada como crematorio, mientras que otros estudiosos apuntan a que quizá adquirió el nombre porque Jayavarman VII podría haber contraído la lepra.

banteay

Los cuatro muros concéntricos del templo de Banteay Kdei también merecen nuestra atención, así como el baray o estanque de Srah Srang, en el que parecen flotar en medio de las aguas los restos de otro antiguo edificio, como en un cuadro surrealista de Dalí. Sin duda, una imagen para recordar tras finalizar el viaje por Vietnam y Camboya.

Si te has quedado con ganas de descubrir estos templos con tus propios ojos, en Exoticca te lo ponemos fácil. Descubre nuestros viajes a Camboya.

1 Comment to Los templos de Angkor y su misterioso encanto