Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Argentina Buenos Aires, Iguazú y Patagonia
Argentina
Buenos Aires, Iguazú y Patagonia
"Lo que más me apetecía de este viaje era sin duda alguna todo lo relacionado con el tema de la naturaleza; ver las cataratas, el glaciar, los pingüinos, las ballenas...y al final es lo que me ha sorprendido. Argentina es un paraíso de paisajes inmensos poblados de una extraordinaria y variada fauna. "
ALEJANDRA ARBÓ
29 años. Diseñadora gráfica
BARCELONA
Viajó con Exoticca en Septiembre de 2015.

Argentina es un paraíso de paisajes inmensos poblados de una extraordinaria y variada fauna.


Lo que más me apetecía de este viaje era sin duda alguna todo lo relacionado con el tema de la naturaleza; ver las cataratas, el glaciar, los pingüinos, las ballenas...y al final es lo que me ha sorprendido. Argentina es un paraíso de paisajes inmensos poblados de una extraordinaria y variada fauna.
De todas formas, tengo que decir que Buenos Aires me gustó más de lo que esperaba. Es una ciudad con encanto y tiene mucho que ver.

Alejandra frente a la casa rosada en Buenos Aires.
El barrio de Palermo es el más grande de la capital. Está lleno de grandes avenidas, antiguas mansiones, plazas y un gran conjunto de zonas verdes. Había mucho ambiente de restaurantes y bares con terrazas. Se veía muy moderno y lleno de vida.
Visita ineludible fue la zona más histórica donde junto al Obelisco, emblema de la ciudad, se encuentra la Plaza de Mayo, epicentro de los acontecimientos políticos más importantes del país. Cerca de ella vimos varios edificios gubernamentales como la fotografiada y archiconocida Casa Rosada, sede del gobierno.
La Boca es uno de los barrios más populares y Caminito, su callejón más famoso y turístico, con casas de vivos colores.

Una noche nos llevaron a cenar al Café de los Angelitos y a ver su espectáculo de tango. El sitio era my elegante y señorial, una especie de teatro antiguo con mesas tanto en el primer piso o palco como en la planta baja, donde se encontraba el escenario sobre el que los bailarines hacían su función.
Este lugar ha sido frecuentado por importantes personalidades de la política o la cultura, como el cantante Carlos Gardel.
La puesta en escena de luces, sonido y vestuario fue increíble. No era una representación del tango clásico, sino que estaba fusionado con otros estilos musicales y la coreografía era, a mi modo de ver demasiado acrobática.
Me gustó más el que se veía bailar en las calles por ser más sencillo y auténtico. Es una danza sentimental que juega mucho con las emociones porque sus letras cuentan historias tristes de amor y desarraigo. Se ve muy artístico y la forma en que la pareja se entrelaza me parece que desprende mucha sensualida

En el Perito Moreno hicimos la “excursión del mini trekking”, en la que ataviados con crampones subimos al glaciar. La recomiendo a todo el mundo porque así experimentas lo que realmente es ese maravilloso fenómeno natural. Pisarlo y poderlo tocar no es lo mismo que admirarlo a una cierta distancia. El trayecto es muy corto y lo puede hacer cualquier persona porque no tiene dificultad. Además, allí puedes sacar unas fotos increíbles.
Después nos llevaron a comer a una “cabañita” desde la que podíamos observar el Perito tranquilamente sentados, lo que nos permitió disfrutar mucho más de esa imponente masa helada. Para mí fue más bonito verlo desde allí que ir caminando por las pasarelas.

En Iguazú hicimos la “excursión de la gran aventura”. Consistió primero en hacer una pequeña ruta por la selva en una camioneta descapotable hasta llegar a un muelle para montar en una barca grande y rápida que nos llevó bajo las cataratas.
Impresiona mucho la caída y el ruido del agua, realmente da un poco de miedo, pero es muy emocionante y divertido porque acabas empapado. La perspectiva es diferente, todo el mundo las ve desde arriba y en cambio tú estás allí debajo, donde se desploma la cascada, como si estuvieras dentro de ella...¡escalofriante!
Tienen el honor de ser una de las siete maravillas naturales del mundo, en mi opinión un título muy merecido porque es un lugar de una belleza brutal.
Cataratas de Iguazú.

Cuando llegamos a Puerto Madryn en la Patagonia, nos aconsejaron ir a la playa del Doradillo por ser la mejor para avistar las ballenas francas australes a pocos metros de la costa, ya que se acercan para reproducirse y amamantar a sus crías. Me gustó porque no estaba masificada, al contrario, apenas había gente. Pudimos ver perfectamente a estos cetáceos desde la orilla. Es todo un espectáculo ver sus movimientos y la cantidad de litros de agua que mueven cada vez que levantan la cola y la dejan caer de nuevo.
En Puerto Pirámides embarcamos mar adentro y también tuvimos la gran suerte de observarlas, esta vez todavía más cerca; pasaban por debajo y se colocaban hacia un lado...fue un momento único y enternecedor. ¡Realmente ésta ha sido la experiencia más apasionante y mágica de todo el viaje!

Desde los acantilados de Península Valdés se puede divisar una colonia de lobos marinos. Puedes ver cómo salen rápidamente del mar a la playa y cómo se sumergen de nuevo en el agua. Son muy graciosos y es muy entretenido observarlos.
En Punta Tombo hay una reserva de pingüinos de Magallanes. El suelo está repleto de nidos donde ubican cuidadosamente sus huevos y crían más tarde a sus pichones. Pudimos estar al lado de ellos y ver cómo cruzaban patosamente delante nuestra. Nos parecieron unos animalitos muy simpáticos.

Este viaje me ha parecido muy completo porque tiene un poco de todo, naturaleza y ciudad. He podido admirar lugares preciosos pero sin duda lo que más me ha calado fue ver las ballenas. Lo recuerdo con mucho cariño.
Alejandra avistando las ballenas en la playa del Doradillo en la Patagonia.

3 consejos para este viaje

1
EXCURSIONES OPTATIVAS:
Son muy recomendables si te apetece vivir una experiencia todavía más inolvidable de las cataratas, Península Valdés y Perito Moreno. Una vez has llegado hasta allí, merece mucho la pena hacer ese pequeño esfuerzo económico.
2
PRISMÁTICOS:
Te ayudarán a disfrutar un poco más de toda la naturaleza ya que no todo está cerca, por ejemplo, los lobos marinos.
3
CARNES:
Prueba todo tipo de carnes. Son de gran calidad y los argentinos son muy buenos preparándola. Muy típico el “Cordero al palo”.

Apunte del editor

El río de La Plata , que pasa por la Buenos Aires es el más ancho del mundo. Está formado por la unión de los ríos Paraná y Uruguay y ostenta el título con una anchura máxima de 219 km. Está prohibido bañarse porque es uno de los más contaminados del planeta.