Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Brasil Salvador, Iguazú, Río y playas de Paraty
Brasil
Salvador, Iguazú, Río y playas de Paraty
"Mi esposa y yo solemos hacer tres o cuatro viajes al año. Aún no habíamos tenido la oportunidad de visitar Brasil y ya le teníamos ganas. Al principio estábamos un poco desconfiados porque no sabíamos si sería un país seguro o no, y comprobamos que es mucho más de lo que esperábamos. Da gusto pasear de noche por sus calles con la música tradicional de fondo y ver cómo vive su gente. Ha sido uno de esos viajes que recuerdas toda la vida."
CARLOS GÓMEZ
58 años. Médico
VIGO
Viajó con Exoticca en Marzo de 2016.

La música forma parte de la vida de las personas. Se reúnen de noche en la plaza para bailar Capoeira, es muy emocionante


Carlos y su esposa en las escaleras de Selarón en Río de Janeiro.

Brasil lo tiene todo. Puedes encontrar montañas, playas, grandes ciudades, pueblos coloniales… No esperaba que fuese un viaje tan completo. Mi mujer y yo hacía mucho tiempo que queríamos visitarlo y al ver la oferta de Exoticca, no lo dudamos ni un instante.

En Río de Janeiro te quedas asombrado de la cantidad de cosas que tiene la ciudad. Su laguna, las playas, el Pan de Azúcar, el Corcovado… una auténtica maravilla. Las vistas desde éste último son una gozada. Estuvimos también en las no tan conocidas escaleras de Selarón, una obra de arte consistente en unos peldaños de cerámica de varios colores. Me sorprendió ver que para ellos la playa es un lugar más donde hacer vida social, como para nosotros sería ir a la plaza del pueblo, van cada día y se ponen a jugar al fútbol o a bailar.
Nos bañamos en la playa de Copacabana en la que la temperatura del agua era perfecta. Hay varios tenderetes por la playa donde te venden agua de coco, ¡está muy rica y muy fresquita!

No hay que perderse Salvador de Bahía, la primera capital de Brasil. En esta ciudad todavía se conserva gran parte de la vida colonial. Pasear por sus calles te hace sentir que estás en otra época, con las casas de colores, los vestidos tradicionales que llevan las mujeres, los puestos de venta de pescado y la basílica do Senhor do Bonfim da Bahia, una pequeña iglesia con unos azulejos impresionantes. Fue chocante ver cómo mezclan los ritos africanos con la religión católica. En cuanto a la comida, tuvimos la suerte de degustar un cangrejo típico de allí que estaba muy bueno. La verdad es que a nivel gastronómico me ha sorprendido muy gratamente.

Lo que más me gustó del viaje sin duda fueron las Cataratas de Iguazú En España no tenemos nada parecido a eso. Ver la fuerza de la naturaleza de esa forma tan abrumadora y con todo el rugido del agua cayendo, es algo que te deja atónito. Veías a los pájaros entrando y saliendo de las cataratas sin temor alguno y resulta que anidaban detrás, otro de los factores que completaba ese espectáculo tan bello. Fuimos en barco hasta debajo de las cataratas y terminamos empapados, pero mereció la pena. Ésta fue la guinda del pastel.

La gente de Brasil es sumamente agradable y abierta, te sientes genial cuando tratas con ellos. Cuando les decía que íbamos a ir a Paraty todos nos decían, ¡qué suerte, es muy bonito! La verdad es que no conocíamos este pequeño pueblo antes de hacer el viaje.
Cuando llegas allí entiendes por qué te hablaban tan bien de ese lugar. Tiene unas casas coloniales preciosas, la vida es sumamente tranquila y sus paisajes de playas vírgenes consiguen que te entren ganas de quedarte a vivir allí.
Lo que más me marcó fue su vida nocturna; la gente se reúne de noche en la plaza del pueblo para bailar Capoeira y otras danzas tradicionales, la música forma parte de su vida y su cultura Fue muy emocionante. Tomar una caipiriña escuchando esos ritmos y viéndoles bailar fue otra de las tantas experiencias que jamás olvidaré. Incluso ya en España mi mujer y yo descargamos música típica de allí y aún la escuchamos por la noche.

La situación de los hoteles no podía ser mejor, todos céntricos y a pocos minutos de los puntos de interés de la ciudad. En Río de Janeiro podíamos ver el Corcovado desde la piscina del hotel, fue espectacular. Visitar este país con un viaje organizado ha sido sin duda un acierto.

Brasil es uno de esos destinos que te hacen abrir los ojos y ver que se puede vivir de otra manera. No es necesario centrarse tanto en el trabajo como hacemos en España, con mucho menos y con un poco de música se puede vivir muy felizmente. Qué importante es viajar para darse cuenta de estas cosas…
Carlos junto a su esposa y otros compañeros de viaje bebiendo agua de coco en la playa de Copacabana.

3 consejos para este viaje

1
TEN LA MENTE ABIERTA:
Hay que ir a Brasil sin prejuicios ni ideas preconcebidas. Es la mejor forma de conocer este maravilloso país, desde cero.
2
PRUEBA LA COMIDA LOCAL:
En pocos viajes he comido tan bien. Hay que probarlo todo, especialmente la fruta, como los mangos, las piñas y las papayas. ¡Están deliciosas!
3
NO TENGAS MIEDO DE EXPLORAR ZONAS NUEVAS:
Déjate asesorar para ir a lugares menos conocidos, te sorprenderá ver la cantidad de maravillas que encontrarás.

Apunte del editor

Brasil tiene la playa más larga del mundo con 254 kilómetros y el río Amazonas, el más grande del mundo en términos de volumen de agua y el segundo en términos de extensión después del Nilo en Egipto. El carnaval más concurrido del mundo no es el de Río de Janeiro sino el de Salvador de Bahía, lleno de gente joven y divertida donde no suena la samba, sino el axé, la música popular surgida en el estado de Bahía.