Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Sudáfrica Kruger, Ciudad del Cabo y cataratas Victoria
Sudáfrica
Kruger, Ciudad del Cabo y cataratas Victoria
"Soy un viajero empedernido que hace unas doce escapadas al año. Es evidente que me encanta. He estado en más de ciento sesenta países y puedo decir sin temor a equivocarme que Sudáfrica es mi favorito. Es un lugar que se queda grabado en la retina para toda la vida y en el que puedes vivir experiencias nuevas y totalmente diferentes a cualquier otro destino. ¡Lo tiene todo!"
MARCO GONZÁLEZ
45 años. LAS PALMAS
Viajó con Exoticca en Abril de 2016.

Cuando inicias este viaje y observas la vista panorámica de Pretoria, ya te das cuenta de que te marcará para siempre


Marco junto a un pingüino de la playa Boulders.
Quise volver a Sudáfrica porque tenía un recuerdo magnífico de la última vez que estuve allí hace tres años. He viajado por todo el mundo pero es sin duda mi destino favorito por ser un lugar apasionante, curioso, único y diferente a cualquier otro. Por si esto fuera poco, tenía la extensión a Zimbabue que es una auténtica maravilla de país.

Este no es un viaje de caminar todo el día, sino de estar sentado y disfrutar de lo que vas viendo a tu alrededor, aunque también paseas de vez en cuando, esa no es la idea . Ir de safari es una experiencia que todo el mundo debería tener una vez en la vida. El Parque Kruger ofrece una excelente oportunidad para observar animales salvajes en libertad como no habrás visto nunca. Es un viaje de sensaciones muy fuertes que te hace reflexionar sobre nuestros orígenes.

Cuando inicias este viaje y observas la vista panorámica de Pretoria ya te das cuenta que has pasado por un portal temporal. Atrás queda todo lo que sabes de la civilización y empiezas a descubrir sensaciones que jamás habías tenido. Ves las costumbres de la gente y la arquitectura típica del país y entonces sientes que te marcará para siempre.

Ciudad del Cabo me pareció preciosa, extremadamente limpia y muy moderna. La mayoría de edificios tienen un estilo art decó que es muy llamativo. En las proximidades está la Montaña de la Mesa, una de las siete maravillas naturales del mundo. Es absolutamente impresionante y en su cima se encuentra para mí el mejor mirador del planeta. Desde allí hay unas vistas espectaculares de toda la ciudad y de la isla Robben, donde estuvo prisionero Nelson Mandela durante 27 años. Merece la pena pasar la tarde y esperar a que anochezca para poder ver la mejor puesta de sol que hayas visto en tu vida.

Es imprescindible visitar Cabo de Buena Esperanza. No te imaginas que vaya a ser tan bonito. La playa de Boulders ¡está llena de pingüinos y puedes bañarte con ellos! Una experiencia inolvidable sin duda.

Recomiendo a cualquier persona que viaje a Sudáfrica que visite Stellenbosch, el pueblo más bonito que he visto en todo el continente africano. Es de un estilo muy europeo y parece más bien un pueblo de Holanda, por lo que pasear por sus calles te hace olvidar un poco el país en el que estás. Está rodeado de tierras de cultivo muy bien cuidadas y la gente es muy tranquila.

Las Cataratas Victoria son mucho más vírgenes de lo que imaginaba y verlas te quita el aliento, son espectaculares. No te imaginas que la naturaleza pueda ofrecer espectáculos tan impresionantes como ese. El ruido atronador del agua incesante y la fauna de alrededor, como macacos y capuchinos, forman una mezcla de sensaciones en tu cabeza que hacen que te quede grabado ese momento. Eso sí, terminas empapado, pero merece mucho la pena.
Marco en las Cataratas Victoria.

Conocer Zimbabue fue simplemente impresionante. Es totalmente recomendable. El safari en el Parque Chobe, ha sido la experiencia más intensa que he tenido en todos mis viajes. Puedes ver cientos de elefantes, jirafas, búfalos, leopardos, leones etc. Vas en un jeep al lado del río y tienes a los elefantes a tres metros de tí bebiendo agua. No creo que exista un lugar donde puedas ver tanta cantidad de animales salvajes en un entorno tan exuberante.
Recuerdo que, por la noche, entré en un bar donde hacían unos bailes tribales muy alegres. A los clientes nos daban un tambor y tenías que intentar seguir el ritmo de la música. Estas pequeñas vivencias son las que complementan perfectamente un gran viaje y lo convierten en inolvidable.

Respecto a la gastronomía la carne es exquisita y sin duda su especialidad. Probé de impala, avestruz, facóquero. Los precios son muy baratos por lo que es una excelente oportunidad para probar alimentos que en nuestro país resultan caros o sencillamente no los tenemos.

Cuando te organizan tan bien un viaje es muy difícil que no te guste, fue perfecto. Los hoteles eran excelentes y estaban muy bien situados.
Este destino me ha cambiado en todos los sentidos. Cuando regresas a casa te das cuenta de que ya no eres el mismo. Te vuelves mucho más sensible y preocupado por el medio ambiente, el cuidado de los ríos y la protección de los animales. También haces la reflexión de que nos complicamos la vida innecesariamente y que todo es mucho más sencillo. Al final te das cuenta de que cualquier persona del mundo, sea de donde sea, lo único que quiere es un hogar, una familia y un trabajo para poder mantenerla y todo lo demás son complementos prescindibles que nos desvían de este objetivo.

3 consejos para este viaje

1
PRISMÁTICOS:
Llévalos siempre contigo para disfrutar aún más del safari o de unas buenas vistas.
2
LOCIÓN ANTIMOSQUITOS:
A veces resultan un poco molestos por la noche.
3
RECOMENDACIÓN GASTRONÓMICA:
En el Waterfront de Ciudad del Cabo encontrarás un restaurante llamado “Karibú” donde podrás probar carne deliciosa de un montón de animales.

Apunte del editor

Sudáfrica fue colonizada por ingleses y holandeses. El inglés es de entre todos los idiomas oficiales, el que más se habla. Este país tiene una marcada variación de altitud, lo que permite un clima tropical durante gran parte del año. A los sudafricanos les encanta la carne, hacen barbacoas en cualquier lugar, incluso en las áreas recreativas públicas, como las playas o los parques nacionales. La producción de vino se ha desarrollado y ha adquirido bastante prestigio. Ciudad del Cabo es la puerta de entrada a la industria vinícola y es en esta región donde se concentran las principales bodegas del país. Los vinos sudafricanos son muy baratos y una excelente elección para degustar la exquisita carne del país.