Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Sudáfrica Kruger, Ciudad del Cabo y cataratas Victoria
Sudáfrica
Kruger, Ciudad del Cabo y cataratas Victoria
"Mi mujer y yo somos trotamundos impenitentes. Nos apetecía un país del hemisferio sur porque ahora en el norte hace frío. Aprovechando que siempre habíamos querido ir a Sudáfrica y que Exoticca tenía una buena oferta, vimos claro que esta era nuestra gran oportunidad. Además, el viaje contaba con la visita posterior a Zimbabue para visitar las Cataratas Victoria, pocos espectáculos naturales me han impresionado más que este."
FERNANDO VILLALOBOS
61 años. Funcionario
PALMA DE MALLORCA
Viajó con Exoticca en Febrero de 2016.

A pocos metros de nuestra habitación había unas huellas que no eran precisamente humanas...


Fernando junto a su mujer y los pingüinos en la costa de Ciudad del Cabo.
Cada año hago un par de viajes internacionales junto a mi mujer. Sudáfrica es un país que no deja indiferente a nadie, bien sea por su gente, sus increíbles paisajes o sus animales salvajes. Intenté no ir con ideas preconcebidas, pero en este caso fue difícil porque había leído mucho sobre el país y su historia. Hace años la coexistencia entre personas blancas y negras era muy tensa, hasta peligrosa para los turistas. Admito que al llegar pensaba que quizá habría algún problema por la separación racial, pero por suerte estaba equivocado. Ahora es totalmente diferente, las personas de color conviven perfectamente con los de piel más clara y ya no existe esa animadversión.

Johannesburgo es una ciudad dividida entre dos zonas; la rica y la humilde. En ésta todavía puedes ver la antigua vida colonial que tuvo el país. Aquí visitamos la casa de Nelson Mandela, me sorprendió ver que se trataba de una vivienda muy pequeña con apenas dos habitaciones diminutas. Esto te hace reflexionar sobre el nivel de humildad que debía tener este hombre. Por algo llegó a ser quien fue.

La ciudad que más me gustó fue sin duda Ciudad del Cabo. No esperaba encontrar una ciudad tan bonita en este país. Las calles estaban repletas de vendedores ambulantes que ofertaban lo que fuera, vasos, jarrones, melones, etc. Estuvimos en el Water Front que era un centro comercial ¡con una noria y todo! y con un montón de sitios donde cenar. La comida en general me gustó mucho, sobre todo la carne. Tuve la oportunidad de degustar carne de animales que jamás había probado: avestruz, impala… ¡incluso rabo de cocodrilo! Esto último fue en Zimbabue, una delicia para el paladar sin duda.

Parque Kruger es espectacular. Ya habíamos hecho safaris en Kenia, por lo que ya éramos unos experimentados en la materia, sin embargo, cada vez es diferente y siempre. La vegetación allí era muy densa y tienes que fijarte bien para ver a los animales que se ocultan tras ella.

Hicimos las excursiones a los viñedos y la campiña, donde pudimos deleitarnos con los vinos sudafricanos. Muy buenos, pero en mi opinión lejos aún del nivel de los españoles. En el Cabo de Buena Esperanza te encuentras con los famosos pingüinos en la costa. Ese lugar es un regalo para la vista.

Durante el trayecto entre las ciudades es muy frecuente ver multitud de personas caminando arriba y abajo por la carretera. Esto se debe a que el transporte público es muy escaso en el país. Al llegar a Pretoria te das cuenta de que Sudáfrica también es un país moderno. Se trata de una ciudad urbana, con edificios muy modernos. En belleza, nada tiene que envidiar a Cape Town.

En Zimbabue vives todavía más, si cabe, la aventura salvaje. A pocos metros de la habitación del hotel vimos unas huellas que no eran precisamente humanas. Los simios conviven con las personas en perfecta armonía. Es como si se hubiese fusionado la civilización con la vida animal. Al llegar a Cataratas Victoria, no me imaginaba que me fueran a impresionar tanto. Son un espectáculo, algo difícil de olvidar, el rugido del agua impresiona mucho. Eso sí, ¡terminas empapado!
Fernando junto al cartel del Cabo de Buena Esperanza.

3 consejos para este viaje

1
PRISMÁTICOS:
Imprescindibles para divisar a los animales en el Parque Kruger.
2
MENTALIDAD ABIERTA:
No hagas comparaciones con nada que hayas visto. Simplemente ve y disfruta de todo lo que el país te ofrece.
3
DOCUMENTATE SOBRE LOS PAÍSES :
Si buscas información en libros o internet sobre la historia de los países, será mucho más fácil contextualizar y entender todo lo que veas.

Apunte del editor

Sudáfrica tiene tres capitales y curiosamente, ninguna de ellas es Johannesburgo;
Pretoria: Sede del poder ejecutivo, Bloemfontein: Sede del poder judicial, y Ciudad del Cabo: Sede del poder legislativo. Desde el siglo XV se establecieron colonias portuguesas, después holandesas y británicas hasta 1961. En este año Sudáfrica alcanzó la independencia tras llevar a cabo un referéndum, con el 52% de los votos a favor, ¡sólo de la minoría blanca!. En 1994 se celebraron las primeras elecciones democráticas sin discriminación de raza, las cuales ganó Nelson Mandela en representación del movimiento antiapartheid Congreso Nacional Africano (CNA). A partir de entonces se celebra cada 27 de abril el Día de la Libertad.