Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Cuba La Habana y todo incl. de lujo en cayos
Cuba
La Habana y todo incl. de lujo en cayos
"El viaje nos ha parecido muy completo y dispuesto en el orden adecuado: la capital, Cuba central y playa. Estamos muy contentos de haber contratado los servicios de Exoticca, ya que la organización ha sido perfecta y todo lo que incluye de gran calidad. Además hemos aprendido y disfrutado mucho, por eso mismo ya hemos reservado nuestro próximo destino para otoño."
JUAN ANTONIO MARTÍNEZ
49 años. Bombero
CARTAGENA
Viajó con Exoticca en Junio de 2016.

Cuba es la música, la gente, las playas...


Ya había estado en Cuba hace 7 años y quería volver con mi esposa antes de que se capitalice y pueda cambiar su esencia. Desde mi última vez en La Habana he notado una evolución favorable, ya que han arreglado muchas zonas dejando muy bonita la ciudad. Los imponentes edificios del Capitolio y el Teatro Nacional están totalmente restaurados y lucen espectaculares.

Un rincón escondido de la capital que nos encantó por su gran creatividad es el Callejón de Hamel, en el barrio Cayo Hueso. El lugar rinde tributo a la cultura afrocubana. Está lleno de coloridas pinturas que cubren las paredes de los edificios, originales esculturas y poemas escritos en piedra.
Todos los domingos a las 12.00 del mediodía hay conciertos en los que se juntan varios artistas que fusionan su música de tambores y rumba de manera improvisada con el objetivo de recaudar fondos para los talleres de jóvenes del barrio.
Juan Antonio junto a un Chevrolet, taxi típico cubano.

Una experiencia muy agradable fue montar en “bicitaxi”. Los conductores están muy formados ya que tienen que saber tres idiomas y hacer de guías, por lo que son grandes conocedores de la cultura e historia de la ciudad. El nuestro nos acompañó en todo momento y sus explicaciones fueron muy amenas.
El recorrido por el que nos llevó fue la Plaza de la Revolución, el Callejón de Hamel y el Hotel Habana Libre regresando por el Malecón, muy ambientado, punto de reunión y encuentro de muchísima gente al caer la tarde.

Mi mujer ya tenía idea del carácter alegre y abierto de los cubanos, pero una vez allí le sorprendió más gratamente aún. Son hospitalarios y siempre están dispuestos a ayudar y a compartir y prueba de ello es que en la última noche que estuvimos en La Habana salimos a tomar una cerveza a la destilería de la Plaza Vieja y al final terminamos todos los que estábamos allí invitándonos unos a otros e hicimos amistad con una familia cubana con la que hemos intercambiado las direcciones y que nos llevó de regreso al hotel en un Chevrolet del 52. ¡Una situación muy pintoresca!

Trinidad nos parece probablemente la ciudad más bella de Cuba y está muy bien conservada. Es de estilo colonial y sus callejuelas empedradas se pueden recorrer fácilmente andando. Conocemos Antigua que está considerada una de las más bonitas de América y podemos decir que está a su altura.

La actividad más emocionante del viaje fue ir al delfinario. Estaba incluido el espectáculo y la interacción directa con los animales ya que podías acariciarlos y te daban besos. Además, nos ofrecimos voluntarios para meternos en el agua con ellos y dos delfines alzaron a mi mujer en el aire por los pies haciendo así una pequeña acrobacia. Fue un momento único que jamás olvidará.
La mujer de Juan Antonio disfrutando en el delfinario.

Estuvimos también en el Valle de los Ingenios, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y visitamos dos centrales azucareras rodeadas de campos y vegetación.
Fue muy interesante porque además de explicarnos todo el proceso de obtención del azúcar, nos dejaron extraer la melaza de la caña y beberla allí mismo.
¡La guía turística de los ingenios fue maravillosa!, era de estas personas que viven lo que hacen y lo transmiten muy bien.

La estancia en Cayo Santa María fue genial. Hemos viajado por toda Centroamérica y alguna otra isla del Caribe y opinamos que su playa es de las más increíbles en las que hemos estado, ya que la calidad del agua y el color de la arena era espectacular.
El hotel era de diez: bufé riquísimo, servicio de animación por la mañana y de camareros en la playa, paseos en kayak y catamarán a nuestra disposición y si sabías navegar hasta te dejaban un barquito. Además la habitación era impresionante y estaba impecable, ¡es la mejor en la que hemos dormido nunca!
Ana en Cayo Santa María.

El viaje nos ha parecido muy completo y dispuesto en el orden adecuado: la capital, Cuba central y playa.
Estamos muy contentos de haber contratado los servicios de Exoticca, ya que la organización ha sido perfecta y todo lo que incluye de gran calidad. Además hemos aprendido y disfrutado mucho, por eso mismo ya hemos reservado nuestro próximo destino para otoño.

3 consejos para este viaje

1
SHOW DEL CABARET PARISSIEN EN EL HOTEL NACIONAL DE LA HABANA:
Artistas de alto nivel. Función diaria.
2
LA BODEGUITA DEL MEDIO:
Delicioso su plato "Ropa Vieja".
3
ÚLTIMA PLANTA, NÚMERO 25, DEL HOTEL HABANA LIBRE:
Impresionantes vistas de La Habana Vieja, la bahía y el mar. Gran actuación del "Cabaret Turquino".

Apunte del editor

El Capitolio de La Habana fue construido en 1929. Antiguamente era utilizado como Sede del Congreso Cubano y desde 1959 alberga la Academia Cubana de las Ciencias y la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología.
Inspirado en el de Washington, es exactamente un metro más alto, más largo y más ancho que el americano.