Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Australia Los confines de la Tierra
Australia
Los confines de la Tierra
"Australia era un destino que tenía pendiente desde hacía tiempo. Cada año hago dos o tres viajes por el mundo pero aún no había estado en este país. La espera ha merecido la pena, es una mezcla de Estados Unidos e Inglaterra. Fui con una idea totalmente distinta a lo que me encontré. Tanto la organización como los guías estuvieron a la altura de lo que ha sido un viaje inolvidable."
JOSÉ LORENZO RODRÍGUEZ
35 años. Recepcionista
LAS PALMAS
Viajó con Exoticca en Abril de 2016.

En la Gran Barrera de Coral estuve dos horas en el agua y no quería salir. ¡Estaba alucinando con ese fondo marino!


José Lorenzo con un koala en el zoo de Blue Mountains.
Hacía mucho tiempo que quería ir a Australia y al fin he cumplido mi sueño. Admito que la idea con la que iba no era precisamente muy fiel a lo que es el país. Pensaba que encontraría tribus de aborígenes y una civilización, en general, más atrasada. Sin embargo, vi un país muy próspero, moderno y espectacular.

Sydney es una ciudad preciosa. Empiezas a observar todo lo que ya habías visto en televisión como la Ópera House y sientes que sólo por eso ya ha merecido la pena el viaje. Caminé durante horas por el barrio de The Rocks, con unos edificios coloniales que eran una auténtica maravilla. Empezar el recorrido en esta ciudad te hace pensar que ya has visto lo mejor el primer día, pero de nuevo me equivoqué.

Recuerdo la excursión a las Blue Mountains, allí es donde verdaderamente te das cuenta de hasta qué punto la naturaleza forma parte de Australia. Fueron los mejores paisajes del viaje y de los que jamás haya visto. Visité un zoológico donde tuve la oportunidad de ver de cerca a los famosos animales australianos: los canguros y los koalas.

En Cairns me esperaba el plato fuerte del viaje: la Gran Barrera de Coral. Nunca he visto un fondo marino más bonito que ese. Estuve dos horas en el agua y no quería salir, no podía dejar de zambullirme para seguir admirando aquel regalo de la naturaleza. Recomiendo a cualquier persona que viaje a Australia que haga esnórquel en la Gran Barrera de Coral, ¡si no va, no se imagina lo que se pierde!

También me marcó mucho la excursión que hice a los bosques tropicales. Subí en un tren hasta el pueblo de Kuranda. Había muchos comercios y gente muy amable por todas partes. Recuerdo que visité un pequeño zoológico. Embarcamos en un vehículo anfibio para sumergirnos en un lago y navegar entre cocodrilos. Vi hastaornitorrincos y demonios de Tasmania!

Conocer Melbourne fue otro de los motivos por los que jamás olvidaré este viaje. Viví muchos momentos mágicos, de esos que sabes que sólo los tendrás allí y durante un breve instante. Había una calle llamada Little Bourke Street que era fascinante, estaba repleta de restaurantes de todo el mundo; chinos, italianos, indios… ¡Yo siempre iba allí a cenar! No quise perderme Philip Island, un lugar que me provocaba una atracción de lo más curiosa. Resulta que cuando el sol se oculta, los pingüinos salen del agua y llegan a la playa donde caminan tierra adentro hasta sus nidos. Durante el día no lo hacen porque hay águilas al acecho. Había unas gradas en la playa colocadas expresamente para poder contemplar el atardecer y ver cómo salían del agua estos animales. Vi dos grupitos de unos 25 caminando cada uno de aquella forma tan graciosa. Como he dicho, fue un momento irrepetible.
José Lorenzo visitando canguros en libertad.

Otra excursión muy recomendable y que me encantó fue la de los Doce Apóstoles. Son unas rocas enormes en medio de la playa con una forma realmente curiosa, de ahí el nombre. Por si creías que ya lo habías visto todo van y te sorprenden con eso. Verdaderamente bonito.

Soy una persona que siempre disfruta mucho de los viajes ya que trato de adaptarme al máximo. En este caso fue fácil gracias a su gente que es realmente amable. Me pareció muy curioso ver que tienen un estilo de vida americano e inglés a la vez. Viven a lo grande como los primeros y son disciplinados en horarios y trabajo como los segundos. Una mezcla muy singular y apetecible de imitar.

Dicen que de todos los viajes siempre se aprende algo y creo que es verdad. En Australia profundicé en algo que jamás me había planteado, y es que ellos tienen un cielo distinto. Pueden ver estrellas que nosotros no vemos, como la estrella del sur, tan brillante y tan luminosa como la esencia del país.
José Lorenzo con las formaciones de los Doce Apóstoles de fondo.

3 consejos para este viaje

1
LLEVA UNA CÁMARA ACUÁTICA:
Es muy recomendable, por no decir obligatorio para mí, llevar una buena cámara acuática para fotografiar el fondo marino de la Gran Barrera de Coral. Es lo más precioso que jamás habrás visto.
2
RECOMENDACIÓN GASTRONÓMICA:
Visita el centro comercial de Cairns. Hay unos restaurantes donde puedes comer una carne exquisita de animales exóticos que seguro que no habrás probado, como el canguro y el cocodrilo.
3
VISITA OBLIGADA:
Tienes que ir a la catedral de Sydney. Es una maravilla tanto por dentro como por fuera.

Apunte del editor

En Australia existe una gran afición por las barbacoas, o aussie barbies, como se las conoce allí. Tanto les gustan, que son comunes para desayunar, después de una caminata por un paraje natural o incluso en el parque de la ciudad. Han instalado barbacoas eléctricas gratuitas en muchísimos lugares como en los parques del centro de las ciudades, en la orilla del río, al lado de las piscinas públicas o de los campos de fútbol. Incluso tienen páginas web exclusivas para quedar con los amigos y prepararlas.