Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Costa Rica Bosques tropicales, volcanes y playas
Costa Rica
Bosques tropicales, volcanes y playas
"Creo que hay que destacar el espíritu que tienen los costarricenses de “pura vida ”, de calma y tranquilidad. Allí te sientas a ver el atardecer media hora o te paras a hacerle fotos a una planta, algo que aquí raramente hacemos. Es como si cobrara más importancia lo que habitualmente pasa inadvertido porque su ritmo de vida no te deja ir más rápido aunque quieras y te obliga a pararte y a fijarte en lo que normalmente no sueles reparar."
GEMA ARIAS
31 años. Dentista
LUGO
Viajó con Exoticca en Agosto de 2016.

Costa Rica es un país para los amantes de la naturaleza salvaje y para la gente aventurera, inquieta e intrépida


El turismo que más nos gusta a mi pareja y a mí es aquel que nos permite realizar actividades deportivas al aire libre y en contacto con la naturaleza. Costa Rica reunía estas características y después de haber estado allí, puedo asegurar que es la cuna de los deportes extremos, de las grandes emociones y de los subidones de adrenalina.
Éste es un país para los amantes de la naturaleza salvaje y para la gente aventurera, inquieta e intrépida.
Laguna Botos.

Practicamos rafting en aguas bravas. En esta época del año el agua de lluvia fluye hacia los ríos tropicales haciendo los rápidos aún más emocionantes. Es una experiencia increíble al igual que el entorno por el que discurre el cauce del río, sencillamente espectacular.

En Monteverde hicimos canopy extremo en el circuito más largo de Centroamérica. Está formado por unas cuantas plataformas ubicadas en los árboles y varias tirolinas tensadas entre ellos, de las que te deslizas a gran altura gracias a unas poleas y protegido con un arnés. Una de ellas la atravesamos en una posición conocida como "el superman”, en la que el cuerpo se desplaza horizontalmente como si fueses volando.
Otra experiencia extra que no nos quisimos perder fue el “salto de tarzán”. Es como un puenting pendular. En ese momento de caída libre en el que te lanzas de cabeza al vacío yo creo que “se te para el corazón ” y luego permaneces alrededor de un minuto columpiándote. ¡Fue un momento muy emocionante que nunca olvidaré!

También hicimos la ruta de los puentes colgantes, todo un clásico en Costa Rica. Son ocho y como su nombre indica están suspendidos en el aire. Es como pasear por la copa de los árboles y las vistas desde allí del bosque y de su flora y fauna son alucinantes.

La pareja con el volcán Poás al fondo.
Yo creo que en ese país se mide todo de una forma diferente porque es probable que aquí no me atreviera a tener esas experiencias tan extremas, pero allí estás muy emocionado y es todo tan bonito, excitante e ideal que te creces y te animas a ello. Quiero destacar que en todo momento tuvimos sensación de seguridad y protección gracias a los monitores, los cuales desempeñaron un trabajo muy profesional estando pendientes de nosotros continuamente.

La ascensión al volcán Poás es un camino precioso a través de un bosque nuboso plagado de una vegetación exuberante de enorme tamaño gracias a la copiosa lluvia. Abundan los musgos, helechos, bromelias y orquídeas que crecen sobre los troncos de los árboles. ¡Vi flores que casi eran tan altas como yo...!
Tuvimos mucha suerte con el tiempo, el día estaba soleado y despejado de nubes, lo cual fue perfecto para contemplar desde el mirador el cráter activo y la laguna Botos en todo su esplendor.

Visitamos la Reserva Natural de La Paz Waterfall Gardens, en la que había animales que habían sido raptados por cierta gente para tenerlos en su casa. De esta manera les acostumbraban a una vida en cautiverio, por lo que ya no sabían vivir en libertad. Un ejemplo eran los tucanes, unas aves en peligro de extinción que tienen un colorido muy vivo en su plumaje y pico, lo que las convierte en unos ejemplares de lo más vistosos.

En la playa de Tortuguero asistimos a un espectáculo inolvidable. Nos coincidió una noche de luna llena en la que los rayos de una tormenta lejana iluminaban el cielo y el mar. Y en ese marco idílico e inigualable en belleza, pudimos ser testigos de cómo unas cuantas tortugas salían del agua y se dirigían a la arena a desovar y enterrar sus huevos. ¡ufff, fue espectacular, nos encantó poder vivir ese momento único!
Gema en el hotel Parador.

Los últimos días de nuestra estancia los pasamos en Manuel Antonio y para disfrutarlo aún más quisimos alojarnos en el Parador, un hotel de cinco estrellas majestuoso. Todos los del viaje estuvieron fenomenal, pero éste era de ensueño. Tenía fotos de famosos que habían estado allí. Desde él podías adentrarte en la selva a través de un camino o acceder a una cala pequeñita con una playa preciosa de aguas templadas.

El novio de Gema con un tucán del Parque Natural de la Paz Waterfall Gardens.
Los atardeceres son muy distintos a los que tenemos aquí porque al llover tanto, esa mezcla de sol, nubes y tormenta mostraba unos cielos revueltos con una luz muy especial y llenos de multitud de matices y colores únicos que parecían aplicados “a brochazos”.

Creo que hay que destacar el espíritu que tienen los costarricenses de “pura vida”, de calma y tranquilidad, bien distinto al nuestro, ya que creemos que no podemos perder el tiempo, que tenemos que ir y venir, que hay que apurar siempre.

Aprendes que ese modo de vida que tienen, en el que necesitan muchas menos cosas que nosotros para ser felices, les hace vivir de una manera más relajada, disfrutando el aquí y el ahora, todo lo que la naturaleza ofrece y las pequeñas cosas, que en definitiva son las más grandes.

Allí te sientas a ver el atardecer media hora, o te paras a hacerle fotos a una planta, algo que aquí raramente hacemos. Es como si cobrara más importancia lo que habitualmente pasa inadvertido porque su ritmo de vida no te deja ir más rápido aunque quieras y te obliga a pararte y a fijarte en lo que no sueles reparar.

Experimentar todo esto me ha hecho sentirme más estrechamente conectada con todos esos valores que son los que realmente merecen la pena y me siento una privilegiada por ello.

3 consejos para este viaje

1
CAFÉ:
Éste también es un país para los amantes del café. Puede ser un regalo perfecto ya que su calidad es magnífica.
2
CÁMARA GO PRO:
Te arrepentirás si la tienes y no la llevas. Si practicas deportes extremos, conseguirás unos vídeos espectaculares.
3
AGUAS TERMALES DEL VOLCÁN ARENAL:
Es delicioso tomar baños en estas aguas. Te encantará.

Apunte del editor

Costa Rica es conocido como el país de la "pura vida", frase utilizada por el Instituto de Turismo como eslogan publicitario en varias de sus campañas. Los costarricenses la dicen constantemente y para todo, ya sea para saludar, para decir que están bien, para hablar de la calidad de alguien como persona o para despedirse. "Pura vida" simboliza la vida simple, alegre, optimista, natural y acogedora de la Costa Rica tradicional, algo que muchos "ticos" aseguran tener en sus genes. También hace alusión a la naturaleza exuberante de este país y a su fascinante flora y fauna.