Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar

[close]
[close]
volver opiniones Emiratos Árabes Dubai, Abu Dhabi, Phuket y Phi Phi
Emiratos Árabes
Dubai, Abu Dhabi, Phuket y Phi Phi
"Hasta ahora siempre había organizado con Exoticca los viajes a Dubái, pero aún no había tenido la oportunidad de visitar esta ciudad. Conozco otros países árabes como Egipto, Marruecos o Túnez, pero esta vez me apetecía un lugar más enfocado al ocio y por eso aproveché nuestra oferta para visitarlo. Tenía mucha curiosidad de ver hasta qué punto era todo tan lujoso como decían y, la verdad, es increíble."
SANDRA CONESA
34 años. Product Manager de Exoticca. BARCELONA.
Viajó con Exoticca en Junio de 2015.

En Dubái puedes hacer todo lo que puedas imaginar siempre que tengas el dinero para ello


Desde el primer momento tenía claro que en este viaje iba a ver mucho lujo, pero no esperaba encontrarme una ciudad donde, literalmente, puedes hacer todo lo que puedas imaginar siempre que tengas los recursos económicos necesarios. Un ejemplo es el centro comercial Dubai Mall que tiene un acuario con tiburones en su interior y un servicio de taxis que te permite desplazarte por su interior. Lo primero ya es raro, pero lo segundo es algo que no podrás hacer en España por mucho dinero que tengas.

Vista desde el centro comercial Souk Madinat Jumeirah, con el hotel Burj Al Arab de fondo.


Dubái es una ciudad sumamente limpia, una de las cosas que más me sorprendió fue lo occidentalizada que está. A pesar de encontrarte en un país árabe, existe un curioso contraste entre la cultura occidental y la musulmana. Las bebidas alcohólicas, por ejemplo, están prohibidas por el islam, por este motivo no se venden en ningún centro comercial. Sin embargo, los bares tienen “happy hours” desde las 19 hasta las 22 horas en las que puedes tomar vino por un precio aproximado de 2 € la copa. Otro aspecto que me sorprendió de la ciudad es el respeto que se tiene por la mujer. En los trenes hay vagones exclusivos para hombres y otros para mujeres y niños, los primeros no pueden entrar en los de los segundos pero sí viceversa. Esa distinción se respeta hasta el punto que si un hombre se cuela en el vagón equivocado puede ser multado.

Paseo junto a uno de los lagos artificiales de Dubái con la ciudad de fondo.


A nivel gastronómico puedes encontrar de todo, es decir, comida de cualquier lugar del mundo. De hecho, la cocina italiana la tienen tan idealizada que hay un centro comercial con una arquitectura ambientada en la Toscana de Italia. En todo momento la ostentación está presente en todas partes, incluso la policía de la ciudad circula con coches de lujo cuyos modelos solo hay veinticinco en todo el mundo. En el edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa, han imitado las fuentes del hotel Belaggio de Las Vegas, todo un espectáculo que hay que ver si visitas esta ciudad. Realmente uno no sabe lo que es el lujo hasta que visita Dubái.

3 consejos para este viaje

1
PRESUPUESTOS AJUSTADOS:
Si no puedes permitirte subir a un helicóptero para sobrevolar la Palmera Jumeirah, siempre puedes disfrutar de sus vistas desde el restaurante The Observatory, situado en lo alto del Hotel Dubai Marriott Harbou.
2
SÁCALE PARTIDO A LAS HAPPY HOURS:
Recuerda que las happy hours en los bares sólo son de 19 a 22 horas.
3
DISFRUTA DEL ESPECTÁCULO DE LAS FUENTES DEL BURJ KHALIFA:
Las fuentes del Burj Khalifa se activan cada día a partir de las 18 horas y se repite el espectáculo cada 30 minutos. Intentan imitar las del hotel Bellagio de Las Vegas, aunque éstas son más espectaculares.

Apunte del editor

El lujo en Dubái está muy presente por lo que posee una gran variedad de récords Guiness, entre ellos: el edificio más alto del mundo de 828 metros, el Burj Khalifa, el hotel más lujoso y también el más caro del mundo, el Burj Al Arab, la pista de esquí cubierta más grande del mundo, el Ski Dubai, el centro comercial más grande del mundo, el Dubai Mall o el anillo de oro más grande del mundo, de 64 kilogramos. Todo ésto para hacer gala de ser la ciudad más lujosa del mundo.