Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Rusia Capitales imperiales
Rusia
Capitales imperiales
"Todos los años hago un viaje con mi mujer y éste le tocaba el turno a Rusia porque era un destino que tenía en mente desde hace mucho tiempo. Me gustó la oferta y el precio así que dije: ¡ahora es el momento de ir!"
JESÚS FERRER
57 años. Funcionario
VALENCIA
Viajó con Exoticca en Octubre de 2016.

Para mí, este viaje ha significado cumplir un deseo. Rusia es un imprescindible para la gente que nos gusta viajar


Todos los años hago un viaje con mi mujer y éste le tocaba el turno a Rusia porque era un destino que tenía en mente desde hace mucho tiempo. Me gustó la oferta y el precio así que dije: ¡ahora es el momento de ir!
Las expectativas se han superado porque me ha gustado más de lo que esperaba. La gente que he conocido que estuvo allí en otra época me habían contado una serie de cosas, pero ahora se ve otro tipo de vida, más avanzada y moderna.

Subida de puentes en el río Neva.
San Petersburgo es una ciudad bonita y casi romanticona diría yo. También es muy palaciega y el mejor ejemplo es el Hermitage, una construcción de tamaño gigante casi descomunal con un gran legado cultural e histórico. La guía fue muy competente y nos hizo la visita realmente amena explicándonos todo de maravilla.

Hicimos la excursión del recorrido fluvial de noche por el Neva para ver el levantamiento de los puentes. Son veintidós y tienen una iluminación azulada-violeta muy vistosa que se refleja en el agua. Se alzan mientras van pasando los barcos mercantes. Nosotros íbamos en la cubierta viendo todo el espectáculo de luces que destacaban en la oscuridad y los elegantes y emblemáticos edificios de las orillas.
Fue un paseo especial sobre todo por el matiz de la hora. A quien le guste la fotografía nocturna no se lo debería perder porque se pueden conseguir instantáneas magníficas.

Moscú me gustó más porque vi un tipo de vida muy activa en el que la gente trabajaba el día entero, había servicio veinticuatro horas en todo. Es una bella ciudad y sobre todo muy limpia. El Kremlim era la antigua ciudad amurallada. La Plaza de las Catedrales es increíble. Los templos son muy diferentes a los que estamos acostumbrados a ver en España y las pinturas que revisten su interior tienen un colorido espectacular. Me parecieron curiosas las costumbres que tenían, como los sitios sólo reservados a los zares o el tener que estar de pie las tres horas que duraba la misa.

Cañón Tsar del Kremblin de 38 toneladas de peso y 1.2 m de diámetro.
El metro de la capital está muy bien y merece la pena viajar en él y ver sus famosas estaciones. Las indicaciones están sólo en cirílico por ello hay que tener paciencia y fijarse concienzudamente o disponer de un traductor.
Nosotros lo cogimos para acercarnos al mercado de Izmailovo. Allí puedes encontrar souvenirs, sobre todo mucho recuerdo militar, cosas de armamento y por supuesto las clásicas matrioskas y gorros rusos. Pero lo más interesante fue dar un paseo por el distrito y ver los alrededores. A nosotros nos gusta ir de aquí para allá pateando todas las calles que podemos de las ciudades que visitamos, ¡siempre se descubren cosas nuevas o se adquieren percepciones distintas!

La Plaza Roja es algo fuera de serie. Hay mucho que ver también en sus calles adyacentes ya que en ellas se encuentran edificios muy importantes como la catedral de Kazan, el Museo de historia, la Puerta de la Resurrección o las gigantes galerías comerciales Gum.

La comidas estuvieron bien y especialmente me gustaron unos panes que los vacían por dentro para rellenarlos con una sabrosa sopa de ternera o borsch, plato ruso muy tradicional.
Los hoteles nos encantaron, en especial el de Moscú, era una pasada y la habitación fantástica. El servicio y la atención impecables.

Otra cosa que me agradó mucho de este país es que no reniegan en absoluto de su historia, al contrario de lo que ocurre en el nuestro. Allí no hay distinciones, todo lo que ha formado parte de ella tiene su reconocimiento y no se oculta nada. Recuerdan a los zares, a los bolcheviques, a Lenin y Stalin, a Gorbachov y Yeltsin...pueden criticarlos más o menos pero hay constancia de todo ello en tapices, mosaicos, cuadros, esculturas o estatuas. Aman a su país con sus luces y sombras. A los rusos se les ve que tienen sentimientos patrióticos y que se enorgullecen de sus símbolos nacionales como la bandera, el himno o el ejército.

Para mí, este viaje ha significado cumplir un deseo de los muchos que tengo en mente en lo que a países se refiere. Rusia es un imprescindible para la gente que nos gusta viajar.
Jesús con la Plaza Roja al fondo.

3 consejos para este viaje

1
MEZQUITA DE MOSCÚ:
Es muy interesante pasear de noche para disfrutar de la estética iluminación del lugar.
2
MOVERTE EN TU TIEMPO LIBRE:
Los rusos no hablan inglés por lo que será muy útil descargarse una apps para smartphone donde puedas bajarte el mapa de las ciudades.
3
CASA SINGER:
Este edificio Art Noveau alberga la librería más famosa de San Petersburgo pero también puedes tomarte un café y una porción de tarta deliciosa en el primer piso.

Apunte del editor

El tetris es un videojuego de puzzle diseñado y programado por Alekséi Pázhitnov en la Unión Soviética. Se lanzó en Junio de 1984. Es uno de los más populares y ocupó el segundo lugar en los cien mejores de todos los tiempos. Sólo desde 2005 se han vendido más de cien millones de unidades para teléfonos móviles.