Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Rusia El imperio de los zares
Rusia
El imperio de los zares
"Hacía mucho tiempo que quería visitar Rusia. Es un país que me ha atraído desde siempre por su condición de potencia mundial, por la historia de los zares y especialmente por la Plaza Roja de Moscú, ¡qué ganas tenía de verla! Aprovechando que tenía unos días de vacaciones, me decidí a ir junto a un íntimo amigo de toda la vida. El resultado no ha podido ser mejor, lo recomiendo a todo el mundo."
MÓNICA RAMOS
41 años. Empresaria
LEÓN
Viajó con Exoticca en Junio de 2016.

Cuanto más paseas por San Petersburgo más te enamora; es un auténtico museo al aire libre, ¡me llegó al corazón!


Mónica sobre el río Fontanka en San Petersburgo.
Siempre había querido viajar a Rusia para comprobar si efectivamente era tan asombrosa como decía la gente que la conocía.

Cuando comienzas a pasear por San Petersburgo ya te das cuenta de que no estás en un país cualquiera, todos los edificios son majestuosos y evocan la historia. El legado arquitectónico que tiene esta ciudad no lo he visto en ninguna otra parte del mundo. Se perciben semejanzas con otras ciudades europeas ya que para diseñarla fueron contratados arquitectos franceses, italianos u holandeses. Se podría describir como un museo al aire libre, estás constantemente viendo palacios barrocos o neoclásicos, museos, catedrales, puentes, iglesias o edificios modernistas. Cuanto más callejeas por la ciudad más te enamora, todo es ostentoso pero fino y elegante, ¡me llegó al corazón!

Al Hermitage hay que dedicarle al menos un día entero, ¡tiene casi tres millones de objetos y obras de arte! Sólo el edificio en sí es un palacio que merece la pena visitar, con suelos, techos y escalinatas que derrochan belleza y majestuosidad; si además a esto le añadimos pinturas de primer nivel, es entonces cuando el lugar se convierte en una auténtica maravilla sin igual.

Hicimos una excursión al Palacio de Catalina y me pasé todo el tiempo con la boca abierta. Representa a la perfección la opulencia y el exceso del zarismo con sus auténticos delirios de grandeza. Cuando ves la la Cámara o el Salón de Ámbar, no das crédito al trabajo tan meticuloso que han tenido que realizar para cubrir completamente sus paredes de esta piedra semipreciosa. Es espectacular, belleza en estado puro. Solamente por este lugar ya vale la pena ir a Rusia.

El encanto de San Petersburgo está en pasear por sus calles y perderte para así descubrir rincones únicos y desconocidos. La iglesia del Salvador es muy original por sus cúpulas en forma de bulbo y como todos los templos ortodoxos tiene un interior precioso lleno de coloridos frescos y mosaicos bizantinos.
El río Neva, que cruza la ciudad, tiene casi un kilómetro de ancho, ¡parece el mar! y las vistas desde sus puentes son magníficas.
La avenida Nevsky es la más larga y ancha de la ciudad. Está repleta de tiendas, restaurantes y muchísima gente arriba y abajo paseando para aprovechar el buen tiempo.

Subimos a un tren de alta velocidad muy cómodo que nos llevó a la capital rusa. El trayecto se hizo muy agradable. Lo bueno de ir por tierra es que puedes ver los espléndidos paisajes de la llanura rusa con las típicas casas de campo.

Mónica en la avenida Nikolskaya de Moscú.
Moscú fue un amor a primera vista. Esta ciudad tiene una arquitectura diferente pero muy imponente. Aquí es donde realmente vi el poderío del antiguo imperio soviético, el cual quería sorprender con el tamaño enorme de todo lo que hacían y realmente lo han conseguido, ¡hay rascacielos muy robustos y avenidas muy anchas!. Tverskaya, una de las principales de la ciudad me recordaba a Nueva York, pero más moderna y lujosa.

La Plaza Roja es muy diferente a otras. Se llama así no porque tenga ese tono tan vivo sino porque en ruso significa "bella". San Basilio es una construcción muy ingeniosa que tiene muchos colores, parece como si estuviera hecha de "gominolas". Está muy cercana al río Moscova, desde cuyo puente puedes ver una panorámica divina con los barcos navegando, el Kremlin y la plaza. Una vista de postal.

El metro de Moscú es uno de los más profundos del mundo. La escalera mecánica por la que accedes a él tiene tanta pendiente que te impresiona. Todas las estaciones son diferentes con techos labrados en escayola o mármol. Fue construido como un “palacio para el pueblo” y desde luego que lo es.

Las guías fueron sumamente amables y atentas. Percibí en ellas amor y un sentimiento profundo hacia su país. La organización fue estupenda, siempre pendientes de cualquier cosa y muy puntuales en todo momento.

Ha sido muy bonito hacer este viaje al lado de una amistad de toda la vida y disfrutar de unos días maravillosos en un país tan espectacular como Rusia. Hemos aprendido mucho a la vez que reído en numerosos momentos divertidos. Desde luego, me queda un recuerdo entrañable para siempre.

3 consejos para este viaje

1
PALACIO DE CATALINA:
Esta residencia de veraneo de los zares cerca de San Petersburgo bien merece ser visitada. Es un palacio de estilo rococó que abruma por la decoración y materiales utilizados y es considerado por muchos la octava maravilla del mundo.
2
CAFÉ PUSHKIN:
Este precioso restaurante de Moscú tiene una decoración que te traslada a la época del novelista, creando una atmósfera increíble. Los camareros te atienden de forma exquisita y la comida que ofrecen es deliciosa. Además está abierto las 24 horas.
3
CASA DEL LIBRO:
Está ubicada en la Avenida Nevsky de San Petersburgo. Es la librería más bonita y conocida de la ciudad. Se encuentra en un edificio modernista que fue construido para la empresa de máquinas de coser "Singer".

Apunte del editor

Se calcula que hasta 9 millones de personas usan el metro de Moscú a diario durante una semana laboral. Es más que toda la población de la ciudad de Nueva York. San Petersburgo cuenta con el doble de puentes que Venecia, unos 800 aproximadamente.