Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Estados Unidos Costa Oeste y Bora Bora
Estados Unidos
Costa Oeste y Bora Bora
"Sobrevolamos en avioneta el Gran Cañón del Colorado. La perspectiva desde el aire es alucinante. Parece un paisaje de otro mundo. Otro mundo que lleva nada menos que dos mil millones de años perfilándose. Es de sobra conocido que es una de las maravillas naturales del planeta y ha sido un auténtico privilegio haber estado allí y poderlo contemplar en directo"
ADOLFO MURIEL
56 años. Cocinero
SAN SEBASTIÁN
Viajó con Exoticca en Noviembre de 2016.

De este viaje me quedo con las imágenes del Gran Cañón, la bahía del Golden Gate y las playas de Bora Bora


Elegí este viaje por el exotismo de la Polinesia Francesa. Conocía muchos destinos del Caribe y ya estaba un poco cansado, así que buscaba algo diferente y casualmente me habían hablado de lo exuberante y natural que era Bora Bora. Por otro lado, el año pasado había viajado con vosotros a la costa este de EE. UU, por lo que conocer la parte oeste y sus ciudades más emblemáticas también me atraía.

Ante el Golden Gate de San Francisco.
De San Francisco me gustó el hecho de que es una ciudad con cierto parecido a las europeas y no tan genuinamente americana. Yo también vivo en la costa y soy un hombre de mar, por lo que las sensaciones que allí recibí me resultaban familiares.
Hicimos el crucero por la bahía y me pareció muy bonito porque te permite disfrutar sin duda alguna de las mejores vistas de la ciudad, pasando por debajo del icónico Golden Gate y bordeando la isla de Alcatraz, donde se encuentra la prisión más famosa del mundo. Un trayecto muy placentero que no te puedes perder.

Las Vegas fue más o menos como me esperaba. La verdad es que me impresionó el espectáculo de esta ciudad. Los hoteles y casinos son gigantescos, todo es grandioso y majestuoso, incluso exagerado. El ambiente es increíble y no te agobia en absoluto a pesar de la cantidad de gente que hay en esta metrópoli del juego ultra famosa en todo el mundo. Por la noche adquiere un matiz todavía más espectacular si cabe con todas las luces y neones....

Sobrevolamos en avioneta el Cañón del Colorado. La perspectiva desde el aire es alucinante y la sensación es de gran inmensidad cuando aprecias esas increíbles y profundas formaciones rocosas excavadas por el río que lleva el mismo nombre. Parece un paisaje de otro mundo. Otro mundo que lleva nada menos que dos mil millones de años perfilándose. Es de sobra conocido que es una de las maravillas naturales del planeta y ha sido un auténtico privilegio haber estado allí y poderlo contemplar en vivo y en directo. Unos amigos habían cogido la opción de descender en helicóptero hasta llegar a la base del cañón y nos lo recomendaron diciendo que merecía mucho la pena, así que ¡queda pendiente para la siguiente...!

En la playa del Hotel Bora Bora.
La zona donde estaba el hotel de Los Angeles me gustó. Es el distrito financiero, donde se encuentran la mayoría de los rascacielos y está muy concurrido.
La experiencia de coger el metro desde el centro de la ciudad hasta Santa Mónica merece la pena. Su playa es muy esbelta y limpia y en ella puedes ver las típicas casetas de los socorristas que aparecían en la famosa serie de televisión. Tiene un muelle de madera muy original que alberga un pequeño parque de atracciones. Seguir andando por el paseo marítimo hasta Venice Beach es muy agradable.
Hollywood y su paseo de la fama es un imprescindible. La mayor parte la recorres con la cabeza mirando al suelo, lleno de estrellas y huellas de celebridades del mundo del cine. Pero cabe destacar que también hay otros puntos de interés como el Teatro Chino o el Teatro Kodak donde se otorgan los apreciados premios Oscar.

Los últimos días en Bora Bora muy bien. Todo perfecto. Es otra cultura y un ambiente muy diferente a lo que estaba acostumbrado a ver en otros destinos de ensueño, menos explotado y en definitiva, más virgen y natural.
Contraté una excursión para bucear con tiburones limón y mantas raya. Primero les daban de comer y después nos metíamos en el agua. Eran como unos veinte que nadaban constantemente a nuestro alrededor. La experiencia es única y en mi opinión hay que hacerla sí o sí. En cualquier playa que te bañes los animales están a tus pies. En sus aguas la fauna marina es muy rica y diversa.
También me recorrí la isla en moto y pude ver a los nativos y su humilde forma de vivir. No hay demasiado que ver, sin duda, la vida y la diversión está en los hoteles y en el agua. La gente me pareció sencilla, educada y muy amable. Fue un placer relacionarme con ellos, además los guías fueron simpatiquísimos.

En el día a día en mi ciudad vivo en contacto con la naturaleza, por ello siempre es lo que más me llama la atención y lo que más me ha enriquecido de este viaje. Me quedo sobre todo con las imágenes del Cañón del Colorado y de la bahía del Golden Gate, con los paisajes y el clima de Polinesia, con las focas de EE.UU y los miles de peces de colores de Bora Bora. ¡Unas ilustraciones de auténtico lujo!
El fondo marino de Bora Bora.



3 consejos para este viaje

1
MÍTICO CARTEL DE HOLLYWOOD:
En la esquina del famoso Hollywood Boulevard y la avenida Highland podrás obtener la mejor instantánea del famoso letrero sobre las colinas.
2
SOPA DE ALMEJAS:
Date una vuelta por el muelle de San Francisco para degustar este delicioso plato en el pier 39.
3
SKYLINE EN LOS ÁNGELES:
Sube a este rascacielos del distrito financiero y saca las mejores fotografías de toda la ciudad, tanto de día como de noche.

Apunte del editor

La isla de Bora Bora forma parte de la Polinesia Francesa, un archipiélago ubicado en el Océano Pacífico Sur perteneciente a Francia. Posee una extensión de 29.3 km cuadrados y se encuentra formada por un volcán extinto, rodeado por una laguna y separada del mar por un arrecife de coral, característica que la convierten en un atolón. Depende casi en su totalidad del turismo y fue la primera en construir los "over the water" o "sobre el agua", bungalows que se alzan sobre la laguna. El buceo y las actividades acuáticas son muy comunes gracias a la presencia de cientos de especies marinas y magníficas aguas claras. El clima es tropical marítimo, predominando el verano durante todo el año con una temperatura promedio de 28 grados centígrados.