Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Estados Unidos Escapada de lujo a Nueva York
Estados Unidos
Escapada de lujo a Nueva York
"Hacía mucho tiempo que quería visitar Estados Unidos y más concretamente Nueva York. La había visto en muchas películas y siempre me había fascinado. Quería comprobar si era cierto todo lo que vemos acerca del patriotismo americano y si verdaderamente es el país más poderoso del mundo."
CAROLINA GARCÍA
37 años. Secretaria
MADRID
Viajó con Exoticca en Enero de 2016.

Cuando caminas entre los rascacielos de Nueva York te sientes muy pequeño, cuesta mucho encontrar el cielo


Carolina frente al Puente de Brooklyn.
Desde el primer momento que llegas a Nueva York, ya te das cuenta de que muchas de las cosas que había visto en las películas son ciertas. Los rascacielos son enormes, hasta el punto de que cuando caminas por la ciudad te sientes muy pequeño. En España los edificios tienen cinco plantas y enseguida ves el cielo, en cambio allí, cuesta mucho encontrarlo.

Hay muchos afroamericanos y la gente, en general, es muy voluminosa. Al principio cuesta entenderlos pero en seguida te acostumbras. Una de las cosas que más me impactaron fue su forma de ser, en general son más abiertos y con mucha menos vergüenza que los españoles. Por ejemplo, fuimos a ver un partido de la NBA y había una cámara que enfocaba al público y proyectaba la imagen en una gran pantalla; pues ¡la gente deseaba salir en ella para hacer poses graciosas como "el robot" o simplemente ponerse a bailar! Nosotros somos más pudorosos en este sentido, no actuamos con tanto desparpajo. Ellos actúan como si no tuviesen nada que esconder, no se plantean el “qué dirán”, simplemente se sienten poderosos y hacen lo que quieren en todo momento.
Otro aspecto a destacar y que pude comprobar es el patriotismo que se vive. Antes del partido pusieron el himno de Estados Unidos y la gente estaba de pie cantando al unísono. Realmente sienten amor hacia su país, fue muy emocionante.

Lo bueno de visitar un lugar que has visto en tantos largometrajes es que tienes en mente muchas cosas que deseas conocer o hacer en primera persona, como ir a los típicos puestos de comida ambulantey probar una hamburguesa o ir al barrio de Chinatown, el cual me sorprendió gratamente. Es enorme y está lleno de luces. Al pasear por allí te planteas si realmente estás en Nueva York o en China. Por cierto, ¡lo del humo saliendo de las alcantarillas también es real!

Tengo que decir que el viaje fue un éxito porque estaba muy bien organizado. Incluso el hotel lo teníamos al lado de Central Park, una situación perfecta para poder ver tantas cosas. Es difícil quedarse con una sola experiencia, pero si tuviese que hacerlo, sería con las preciosas vistas que se disfrutan en las terrazas del observatorio “Top of the Rock”, en Rockefeller Center. Un momento inolvidable viendo una ciudad inolvidable.
Carolina y su novio junto al toro de Wall Street.

3 consejos para este viaje

1
PRUEBA COMIDA RÁPIDA EN UN PUESTO TÍPICO:
En Madison Square Park hay una hamburguesería de calidad. Te dan un mando y cuando tu pedido está listo se enciende.
2
UTILIZA EL METRO:
Las distancias en Nueva York son muy largas, no tengas miedo a coger el metro porque está todo muy bien señalizado.
3
VETE A UNA MISA GÓSPEL:
Es espectacular la experiencia. Cantan de pie y se dan abrazos frente a una gran pantalla con publicidad. Absolutamente chocante.

Apunte del editor

Las misas Góspel tienen lugar en iglesias baptistas y la mayor parte de ellas se encuentran en el barrio de Harlem. Todo el oficio es cantado por un coro. Suelen abarrotarse, así que hay que acudir unos treinta minutos antes de la hora para asegurarse encontrar un sitio. Siempre colocan una gran pantalla con la letra de la canción para que los fieles la puedan seguir al estilo karaoke. A veces hay parones con publicidad para financiar la banda que toca junto al coro. Es fácil dejarse llevar por la pasión si es la primera vez que acudes a una.