Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Maldivas De Ceilán al paraíso con todo incluido
Maldivas
De Ceilán al paraíso con todo incluido
"Me quedé impresionada con el esplendor de Islas Maldivas. Realmente este país ha recibido siempre, con razón, los mejores calificativos y halagos. Es un paraíso de palmeras, arena blanquísima, arrecifes de coral y aguas de color azul profundo y verde aguamarina. "
LOLA FERNÁNDEZ
53 años. Controladora aérea
MAIRENA DEL ALJARAFE
Viajó con Exoticca en Junio de 2016.

En Maldivas el hotel era de ensueño. Desde la habitación bajábamos por una escalera de madera a la laguna llena de peces. ¡Brutal!


Siempre me he sentido atraída por el Sudeste Asiático. El primer destino que vi cuando visité la web de Exoticca fue Sri Lanka-Maldivas, muy completo y a un precio irresistible, por lo que ya no pude dejar de pensar en él. Sólo me quedaba cuadrar las fechas y convencer a mi marido, más dado a decantarse por otros continentes, para embarcarnos junto a nuestros dos hijos en otra aventura, esta vez en el antiguo Ceylán.
Nos gusta viajar a los cuatro, en familia, porque así podemos pasar mucho tiempo juntos y conversar, lo que en otras ocasiones se hace difícil por el cumplimiento de los horarios y la rutina del día a día.

Lola en el Orfanato de elefantes.
Los últimos días los pasamos descansando en Maldivas. Me quedé impresionada con el esplendor de estas islas. Realmente este país ha recibido siempre, con razón, los mejores calificativos y halagos. Es un paraíso de palmeras, arena blanquísima, arrecifes de coral y aguas de color azul profundo y verde aguamarina.
El hotel era de ensueño y las personas del servicio encantadoras en el trato. Desde la habitación se bajaba por una escalera de madera a la laguna y veíamos muchos peces, incluso tiburones de punta negra recién nacidos que nadan en la orilla al preferir las aguas poco profundas hasta que son adultos. ¡Alucinante!
Otro de los motivos por los que nuestra estancia en este lugar será inolvidable es porque mi hijo, gran amante del surf, pudo cumplir uno de sus sueños; ir al encuentro de la conocida ola Lohis y subirse a ella. Fue agotador para él, ya que la pared de agua es rápida, contundente y requiere mucha fuerza, pero estaba radiante de felicidad.

El primer contacto con Sri Lanka o la “Perla del Índico” fue vivir una experiencia de impacto digna de un parque de atracciones: alquilar un tuk-tuk para dar una vuelta por la capital, Colombo, e ir conociendo de primera mano el “caos organizado”de la circulación. Es emocionante y divertido ver como sortean cientos de obstáculos a toque de claxon y se cuelan por cualquier estrechez con gran rapidez para salir airosos en el lugar más insospechado.
Al caer la tarde fuimos al Galle Face Green, un parque de césped que se extiende a lo largo de la costa, lugar ideal para terminar el ajetreado día de forma relajada y tranquila. Hay un ambiente lleno de vida y muy entretenido de gente que refresca sus pies en el agua, escolares que vuelan sus cometas y juegan a la pelota o parejas de enamorados que se reúnen para ver el atardecer mientras toman un helado o cualquier snack ofrecido por los vendedores ambulantes. Está muy cerca del Centro Financiero o World Trade Center, donde están las torres más altas y modernas de la ciudad.

La roca de Sigiriya está en el centro de la isla. Tiene el honor de ser Patrimonio de la Humanidad y es un merecidísimo reclamo turístico en mi opinión. Hay unas enormes garras de león esculpidas en la piedra al pie de una escalera vertiginosa por la que accedes a la cima donde están las ruinas de un complejo palaciego. Desde arriba mientras disfrutaba de unas inmejorables vistas de la selva a trescientos metros de altura, pensaba en las personas que tuvieron que hacer todo aquello, allí, en la nada, en medio de todo ese manto frondoso de vegetación tropical.

Safari en Minneriya.
Nos llevaron a conocer una fábrica de té, por ser uno de los más importantes y famosos del mundo. Fue ameno y didáctico entender el proceso de obtención e industrialización de tan preciada infusión. De hecho, algo que aprendí fue que las distintas variedades se obtienen a partir de la misma planta camelia sinensis y se diferencian básicamente en haber sido sometidas a mayor o menor oxidación, siendo el negro el más aireado. Nos invitaron a degustarlo para que apreciáramos su delicado aroma y delicioso sabor.

Otra visita no menos interesante fue a la fábrica de piedras preciosas, donde nos explicaron el procedimiento que llevan a cabo desde su extracción en las minas hasta su venta. Como había sido mi cumpleaños, mi marido y mis hijos aprovecharon para regalarme unos preciosos anillos, nunca mejor dicho, de zafiros “azul Ceilán”, conocidos como unos de los más bellos y brillantes del mercado.

Durante el Safari en Minneriya fui testigo de una imagen que se ha quedado grabada en mi retina y que a menudo me viene a la mente cuando recuerdo este viaje; nosotros, observando desde el jeep a un grupo de elefantes en el lago, a contraluz, con un sol radiante incidiendo por detrás de ellos y perfilando la silueta de sus trompas que se alzaban lentamente, como si de un ritual se tratara, para bañarse y juguetear ajenos a nuestra presencia...¡Qué momento más entrañable!

Sé que es un tópico, pero la reflexión que hago siempre que viajo a este tipo de países donde la gente sólo tiene lo justo para vivir, es que mientras nosotros llegamos con los dólares arrastrando el estrés de Occidente, ellos emplean su energía en mejorar su calidad de vida interna, por lo que transmiten una tranquilidad y felicidad envidiables. Como dijo Buddha “no hay mayor dicha que la paz interior”.
La Roca de Sigiriya.

3 consejos para este viaje

1
BUCEO EN MALDIVAS:
Si quieres iniciarte en este bello deporte, éste es uno de de los mejores lugares del mundo para practicarlo. Puedes probar con un “bautismo de buceo” en el que un profesional te dará unas nociones básicas y te guiará durante la inmersión.
2
JARDÍN BOTÁNICO DE PIRADENIYA:
Visita este paraíso botánico al lado de la ciudad de Kandy. Alberga un maravilloso invernadero de orquídeas salvajes de todos los colores y su mayor atracción es la higuera gigante de Java, de 2.500 m2.
3
CAFÉ t-LOUNGE EN COLOMBO:
Acércate a esta emblemática cafetería de la capital a tomar un té negro de mango o cualquier otra variedad de esta exquisita bebida.

Apunte del editor

Las islas Maldivas son coralinas. Sus playas de arena blanca son poco frecuentes, representando éstas el cinco por ciento en todo el mundo, ya que el resto son en su mayoría de cuarzo. En ellas se pueden encontrar millones de conchas Cauri, las cuales fueron utilizadas como moneda durante la Edad Media y hoy día aparecen impresas en las rupias del país.