Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Kenia Safari de lujo y suite con todo incluido 5*
Kenia
Safari de lujo y suite con todo incluido 5*
"Aún no había decidido dónde iría de viaje este año, pero cuando entré en la web y vi la oferta con esa foto del león y esas playas dije: ¡este año me voy a Kenia! Fue un acierto total, quiero volver otra vez. Viajé sola, pero tuve la suerte de conocer a Dani, un chico que también iba solo, con el que pude compartir la experiencia y comentar todas las anécdotas que nos iban sucediendo. ¡Fue un excelente compañero de viaje!"
SONIA FERNÁNDEZ
36 años. Autónoma
MOLLET DEL VALLÉS
Viajó con Exoticca en Mayo de 2016.

Jamás había visitado un país donde la gente, con aparentemente tan poco, fuera tan feliz


Sonia ante una jirafa en el hotel del lago Naivasha.
Tengo que admitir que viajé a Kenia sin saber lo que me iba a encontrar. Tenía claro que era un destino donde haría safaris en los que vería animales salvajes, pero poco más, no tenía una idea preconcebida del país, lo que fue genial porque de este modo la sorpresa fue doble. La experiencia del safari es algo que no se puede explicar, hay que vivirlo. El hecho de ir en un jeep entre leones, jirafas y elefantes es espectacular. Además no hace falta ni llevar prismáticos, ¡están a tres metros del vehículo!

Lo que más me sorprendió era ver a los animales tan tranquilos a pesar de nuestra presencia. En la reserva de Masai Mara había un león descansando panza arriba y otros al lado bostezando, parecía que los habían puesto allí y les habían dicho lo que tenían que hacer. Nos hablaron de los Big Five; el león, el rinoceronte, el elefante, el búfalo y el leopardo. Los vi todos menos este último, ¡me queda pendiente para otra ocasión!
Hicimos muchos safaris a lo largo del viaje y lo que más me gustó es que aunque haces el mismo recorrido ves animales y manadas diferentes. Además no siempre hacen lo mismo, igual un día ves a los leones durmiendo y al siguiente cazando ñus. Fue muy emocionante.

Fuimos al lago Naivasha, para subir a unas barcas y navegar entre hipopótamos. Estábamos rodeados de árboles con cientos y cientos de pájaros en sus ramas que parecía que canturreaban para nosotros. Nos quedamos en silencio para escuchar el sonido de la naturaleza con esa melodía de fondo. El guía llevaba pescado muerto para atraer a las águilas y que pudiésemos fotografiarlas. No creo que haya otro lugar en el mundo donde puedas observar los animales salvajes tan cerca como aquí. Solo por esa experiencia en el lago ya valió la pena ir a Kenia, si además le sumas los safaris y, más tarde, Zanzíbar, es uno de los mejores viajes que he hecho nunca.

Conocimos a la tribu masai, la más antigua del país. Es muy bonito ver su forma de vida, en cabañas de adobe y sus danzas tradicionales. Me ofrecieron quedarme a vivir con ellos como la sexta mujer, ¡querían comprarme por diez vacas!, Dani no podía parar de reír.

El hotel lo teníamos en plena jungla, a veces cruzaban jirafas y, por la noche, ¡se podría decir que dormíamos entre hipopótamos! Durante el día duermen, pero por la noche están activos y merodean por los alrededores. Puedes oírlos desde la cama e incluso verlos si te asomas a la ventana. ¡Una auténtica aventura africana!

Me encantó Nairobi, es una ciudad muy animada donde la gente hace mucha vida en la calle. Te pasas el día regateando en los mercados. Puedes comer de todo; carne, pescado, dulces… ¡Y todo delicioso! Ésta fue otra de las sorpresas que me llevé del país: su excelente gastronomía.

Sonia en una de las playas paradisíacas de Zanzíbar.
Después de tanta emoción y tanta aventura, qué mejor que terminar en una isla paradisíaca para descansar. Llegamos a Zanzíbar y no me lo podía creer, ¡aquello era el paraíso! Las típicas playas que sólo ves en fotos, ahí estaban. Arena blanca y agua cristalina llena de estrellas de mar. Nunca había cogido una, allí pude recoger decenas, son preciosas. El hotel fue una pasada; con actividades gratuitas en kayak y catamarán. Por la noche hacían espectáculos con serpientes. La gente durante todo el viaje fue muy amable, pero en Zanzíbar fueron especialmente atentos, todo el tiempo pendientes de que estuviésemos a gusto.
Decidimos hacer un par de excursiones para ver la isla. Visitamos Stone Town, una ciudad de pescadores fascinante y con mucho encanto. Otro día fuimos a hacer la ruta de las especias, te llevan a una granja y un chico se sube a las palmera y baja las frutas de todo tipo y la puedes probar alí mismo. ¡Eran todas muy sabrosas!

Este viaje me ha marcado. Nunca había estado en un país donde la gente, con aparentemente tan poco, fuera tan feliz. Eso te hace reflexionar de hasta qué punto nosotros no sabemos sacar provecho de todo lo que tenemos. Ahora sé que, en cualquier parte del mundo, es posible empezar de cero y ser feliz.
Sonia con un lugareño de Zanzíbar.

3 consejos para este viaje

1
VISITAR STONE TOWN:
En esta ciudad de Zanzíbar nació el cantante Freddie Mercury. Te enamorará.
2
RUTA DE LAS ESPECIAS:
No puedes perderte esta excursión. Conocerás y probarás especias y frutas que no sabías ni que existían, ¡y además todas son deliciosas!
3
EQUIPAJE LIGERO:
No te compliques a la hora de hacer el maleta, mete lo imprescindible y poco más. A mí me sobró la mitad del equipaje.

Apunte del editor

Kenia es conocida en todo el mundo como el destino por excelencia de los safaris por su espectacular vida salvaje. Los infinitos paisajes de la sabana africana, la herencia y las tradiciones de las antiguas culturas que han sobrevivido al mundo moderno, las playas de aguas cristalinas y los arrecifes de coral, sus frondosas selvas y las altas montañas cubiertas de nieve, son tan solo un breve ejemplo del rico patrimonio keniata.