Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Kenia Safari de lujo y suite con todo incluido 5*
Kenia
Safari de lujo y suite con todo incluido 5*
"Cada año procuro hacer un par de viajes con mi marido, pero esta vez decidimos llevarnos a mi padre porque le encantan los animales y sabíamos que Kenia le fascinaría. Además la ampliación a Zanzíbar fue genial para descansar los últimos días."
MIREN OLATZ
37 años. Asesora Administrativa
GUIPÚZCOA
Viajó con Exoticca en Abril de 2016.

Contactas con los animales de una forma que jamás hubieras imaginado. En el hotel se podán ver jirafas y cebras sueltas


Miren en el orfanato de jirafas de Nairobi.
Mi marido y yo nos decidimos a vivir la auténtica aventura africana: un safari en Kenia y como mi padre es un apasionado de los animales y se pasa el día viendo documentales, no dudamos en llevarlo con nosotros. Me ha sorprendido ver que en Kenia hay más animales que coches y que la gente vive en perfecta armonía con ellos y con la naturaleza.
En Nairobi fuimos a un centro de jirafas y disfruté como una niña, ¡hasta pudimos darles de comer!
Me fascinó el refugio de Karen Blixen, la escritora de “Memorias de África”, está adaptado a un museo en el que destaca la colección de réplicas de antigüedades. Esta mujer estaba en contacto permanente con los animales.

Fuimos al lago Naivasha y fue una de las mejores experiencias del viaje. Navegamos sobre él para ver varias familias de hipopótamos y llegar a la isla Crescent, donde podías caminar durante horas entre búfalos, cebras, antílopes, ñus o jirafas. Recuerdo que la más vieja del lugar ya estaba acostumbrada a las personas y se acercaba mostrando confianza y dejándose acariciar. Me gustó más el safari andando que en coche porque, aunque entiendo que muchos animales no se pueden ver caminando por razones obvias, es una forma más próxima de sentir que formas parte de su entorno. Me quedé sorprendida de ver en el hotel jirafas y cebras que andaban sueltas. Durante la noche, tenías que moverte con un guardia porque era la hora en que salían los rinocerontes e hipopótamos del agua. ¡Menuda aventura!

Miren y su marido en una playa de Zanzíbar.
En Masai Mara hicimos dos safaris en dos días. Pudimos divisar hasta leopardos, el animal más difícil de encontrar. El guía se preocupó mucho de que pudiéramos verlos todos. Conseguí retratar a un león entre la vegetación y ¡estoy muy orgullosa de esa foto!
También fuimos al pantano de Musiara para ver hipopótamos y cocodrilos. Fue uno de los días más emocionantes de mi vida. Conocimos a la tribu Masai que son gente muy sencilla que vive en casitas de adobe. Nos enseñaron como hacían fuego, construían sus cabañas y cantaban sus canciones tradicionales, consiguiendo que nos sintiéramos a gusto con ellos en todo momento. Por cierto, esta etnia vive una media de cien años y argumentan que es por estar muy delgados y tener menos barriga que nosotros. Un dato curioso y gracioso a la vez.

Después de tanta aventura y emoción, la ampliación del viaje a Zanzíbar nos vino de perlas. Encontramos unas playas verdaderamente paradisíacas. Mi padre nunca había hecho esnórquel y estaba encantado con la experiencia. Hicimos una excursión a Stone Town, ciudad en la que algunos edificios tienen unas puertas de madera muy bonitas que según nos contaron las hicieron así los indios para que los elefantes no las empujaran.Nos impresionó mucho su mercado y cada dos horas les llevaban el pescado fresco.
Vimos la casa de Freddie Mercury que hoy día es un hotel. Lo mejor de Zanzíbar es que además de relajarte en la playa tienes varias excursiones para poder hacer.

No hay que olvidar que Kenia es un país pobre, hay muchos vendedores de fruta y bebidas. Cuando te desplazas por el país ves siempre personas caminando descalzas arriba y abajo. Esa imagen forma parte de la esencia del viaje, la gente es sencilla y tranquila, y por ello ha conseguido entrar en contacto con la naturaleza de una forma tan profunda. Y si fuera de otro modo ya no sería un viaje a Kenia.
León "cazado" entre la vegetación del Parque Masai Mara.

3 consejos para este viaje

1
LOCIÓN ANTIMOSQUITO:
Conviene llevar un repelente de mosquitos porque durante la noche son algo molestos.
2
PRISMÁTICOS:
Imprescindibles para no perderte ningún detalle.
3
MADERA DE ÉBANO:
No se puede importar, así que evita comprar productos hechos con este material.

Apunte del editor

Kenia es venerada por los antropólogos como la cuna de la humanidad debido a los fósiles de homínidos encontrados que habitaron en el territorio hace más de 2,6 millones de años. Curiosamente, safari significa viaje en suahili, una de las lenguas oficiales del país junto al inglés. El 8% de su territorio se halla protegido en más de cincuenta parques nacionales y reservas, algunas de ellas marinas.