Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Marruecos Fin de Año entre dunas y oasis
Marruecos
Fin de Año entre dunas y oasis
"Siempre hago un par de viajes al año con mi marido, pero esta vez no era fácil decidir un destino para celebrar el aniversario de boda. Queríamos algo especial y con mucho encanto. Sin duda, elegir Marruecos fue un gran acierto. La gran ventaja es que ya habíamos estado treinta años atrás y sabíamos a que país tan bello íbamos, ¡lo que no esperábamos es que hubiese mejorado tanto!"
GLORIA HERNÁNDEZ
57 años. Psicóloga
MADRID
Viajó con Exoticca en Diciembre de 2015.

La gente va al mercado y a los bares a contar historias y enterarse de cotilleos. Su vida social es más activa que la nuestra


Gloria frente a la Puerta de Rissani.
Marruecos ha cambiado mucho desde que estuvimos en la década de los 80. Es un país totalmente preparado para el turismo. Hay muchos policías por todas partes, por lo que te sientes seguro en todo momento. No sólo ha mejorado en lo económico, también en lo social. Ya no ves tanta diferencia entre hombres y mujeres, hay mucha más libertad para la mujer. Las ciudades están más limpias y mucho más cuidadas, en Marrakech por ejemplo, los chiringuitos eran como los que puedes encontrar en España; pulcros y decentes.

Aunque el país se haya civilizado, no ha perdido su esencia. Aún puedes ver sus costumbres y sus tradiciones cuando paseas por sus calles, como el tráfico de burros y bicicletas arriba y abajo. Otro aspecto que, por suerte, no ha cambiado, es la gastronomía. Comimos de lujo y muy variado durante todo el viaje. ¡Sólo por esto ya valió la pena el viaje!

Otro aspecto que me encantó es el ritmo de vida que tienen. Todo lo hacen con más calma y de forma más pausada, como si quisieran disfrutar más del presente. Tienen mucho más contacto directo con las personas que nosotros. La gente cuenta más sobre sus vidas e incluso se tocan más al hacerlo, son muy cercanos. Allí no van al bar simplemente a tomar algo y ya está, van a contar historias, experiencias que han tenido y a enterarse de cotilleos. Es una vida social mucho más activa que la nuestra.

La organización del viaje fue excelente, tanto los hoteles como el guía estuvieron a la altura. Si tengo que elegir lo que más me ha gustado de todo, es la excursión al desierto. Fue espectacular dormir bajo las estrellas en una jaima, hay que vivirlo para entender lo que se siente. Ahora comprendo mejor la vida de los beduinos.

En Marruecos he aprendido lo que es ese sentimiento del “carpe diem”, es decir, disfrutar más del presente y no preocuparnos tanto por el futuro. Como dicen ellos: “Hoy tenemos para comer, mañana Alá proveerá”.
Gloria disfrutando de la deliciosa gastronomía marroquí.

3 consejos para este viaje

1
LLEVA ROPA DE ABRIGO:
En el desierto hace frío, así que lleva ropa extra para abrigarte.
2
OLVIDA LOS PREJUICIOS:
El país es muy seguro. Lejos quedan los tiempos en los que Marruecos era un destino peligroso, ahora puedes visitarlo con total tranquilidad.
3
CONFÍA EN LA GENTE:
La gente es muy amable y servicial. Confía en ellos y déjate llevar.

Apunte del editor

Gracias a la estabilidad política, social y económica, Marruecos es el primer destino turístico de toda África con más de 10 millones de turistas al año. Una de las bebidas más frecuentes del país es el té. La gente lo toma muy caliente durante todo el día, el motivo es porque al hacerlo, el cuerpo necesita bajar rápidamente la temperatura, de esta forma sientes menos calor durante el día.