Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Cerrar
[close]
[close]

volver opiniones Tailandia Templos, junglas y playas
Tailandia
Templos, junglas y playas
"Cuando te mezclas con ellos te hacen sentir una paz especial, además de confianza y tranquilidad. Son gente diferente, se ofrecen enseguida a ayudarte, son hospitalarios y buscan tu bienestar. Las adversidades no las toman como algo negativo sino como una experiencia enriquecedora de la vida..."
GUILLERMINA VILA
61 años. Jubilada
EL MASNOU
Viajó con Exoticca en Noviembre de 2016.

¡Los tailandeses son felices y nos lo trasmiten en forma de mil sonrisas...!


El primer contacto con el Sudeste asiático lo tuve hace un par de años cuando mi marido y yo viajamos a Bali. Nos pareció muy genuino, así que deseábamos volver al lejano oriente y qué mejor opción que Tailandia, un destino muy visitado y del que nos habían contado cosas interesantes nuestros amigos.

Guillermina y su marido junto a una "mujer jirafa".
He podido ver este país bajo una mirada como de película. Tailandia te enseña su mejor cara haciéndote partícipe de todos sus encantos y de la amplia variedad que presenta ... los rascacielos de la capital, los pueblos humildes del norte, la grandeza de sus templos y las cordialidad de su gente.

Nos encantó el mercado nocturno de Chiang Mai, la segunda ciudad más importante del país. Es chocante porque aquí no tenemos algo así. Nuestro hotel estaba justo al lado y las dos noches que nos alojamos allí nos gustó salir a verlo. Puedes encontrar de todo, comida, ropa, artículos de decoración... Estaba muy bien ambientado, con muchas luces y un delicioso olor. Sin duda es un buen reclamo para el turista. Compramos artesanía de madera de teka y unas sombrillas de colores que pintaron expresamente para nosotros en apenas dos minutos.

En mi opinión la construcción más bella del norte es el templo Blanco de Chiang Rai. Lleva más de veinte años en construcción y para entrar en él tienes que atravesar un puente que te lleva a su imponente sala de reuniones, con dibujos decorados en oro y llena de cristales, los cuales significan la luz que brilla en el universo.

En el poblado de las “mujeres de cuello de jirafa” vivían de forma humilde. Tenían tenderetes con ropa tejida y artesanías, es de lo que viven. Desde los cinco años las niñas empiezan a llevar collares de latón en el cuello a los que van añadiendo más según van creciendo. Los turistas quedamos perplejos mirando esta costumbre pero para ellos es un distintivo cultural y un signo de belleza.
Conocimos otra tribu llamada "Yao", la cual se dedica principalmente a la agricultura. Había unos niños muy guapos vestidos con su traje tradicional que hacían pulseritas con cuentas y a los que les compramos caramelos.

El recorrido que hicimos a lomos de un elefante nos permitió disfrutar de la belleza del paisaje mientras atravesamos un río en plena selva. Este animal está estrechamente unido a la historia y las costumbres del país y todos los que allí había estaban muy cuidados. Más tarde, hicieron un espectáculo en el que nos mostraron las dotes artísticas que tenían algunos de los paquidermos. Detectan su habilidad para el aprendizaje y desde pequeños les enseñan a pintar, son muy inteligentes y lo aprenden, ¡es increíble lo que son capaces de dibujar...!
Después nos montamos en un carro tirado por unos búfalos robustos y brillantes para seguir gozando del entorno selvático.

Visitamos una plantación de orquídeas. La variedad y el colorido era enorme. Son como invernaderos y las tienen colgadas del techo con las raíces al aire, no las colocan en tiestos como nosotros. En Tailandia aprecian mucho las flores y especialmente la orquídea, que es conocida como la flor de la belleza y el amor.

En Bangkok está todo muy mezclado. Viven doce millones de personas y no hay barrios diferenciados, puedes ver grandes edificios al lado de casas muy humildes. Los templos que hay son muy bonitos. Vi mucha variedad, no siguen todos la misma línea. En su arquitectura y adornos también hay mucha influencia de China y otros países asiáticos. El Wat Pho impresiona por su Buda reclinado de 46 m de largo y 15 de alto que está recubierto con pan de oro. Es el más grande y uno de los más icónicos de todo el país. Esta visita fue sin duda el mejor broche del día en cuanto a monumentos.
También en la capital hicimos un tour-crucero nocturno por el río Chao Phraya con cena incluida y música en vivo. Todo está perfectamente iluminado y puedes sacar unas fotografías muy chulas. El paseo y el ambiente es muy agradable. Me parece muy recomendable hacerlo si quieres disfrutar de una experiencia diferente en Bangkok.

Isla Ko Tapu, escenario de una película de James Bond.
Phuket es muy turístico, pero nos gustó. Nosotros no somos de salir de fiesta de noche, así que nos quedábamos en el resort que era fantástico. Tenía unos restaurantes magníficos y unos chiringuitos en la playa para tomar copas y darse un paseo por la arena a la luz de la luna mientras uno se deleitaba con el relajante sonido del mar.

Fuimos a la isla de James Bond llamada Ko Tapu en lancha rápida. Literalmente significa "isla uña" y es un islote situado en la bahía Phang Nga, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Esta especie de monolito de roca escarpada tiene veinte metros de altura y está a cuarenta metros de la playa. Es conocida por ser el escenario de varias películas de James Bond. Toda la bahía está repleta de islas esparcidas llenas de árboles y vegetación. ¡El paisaje te deja tan boquiabierto que uno no sabe dónde mirar...!
Nos fuimos acercando en canoa por los acantilados a las cuevas de Koh Phanak. Me llamó mucho la atención ver unos peces que se movían por el lodo como si fueran renacuajos. Una vez las atravesamos, apareció una espectacular laguna llena de manglares y monos, los cuales se subían a nuestra embarcación para ver si les dábamos algo de comer. Fue muy bonito. Esta excursión es una de las mejores que puedes hacer si vas a Phuket.

Creo que este viaje ha sido muy variado y la guinda del final de ir a un Resort en la playa de Phuket ha sido increíble. En Tailandia tienes un contacto cien por cien con Asia. Es un país que realmente se abre al turista y le enseña lo mejor que tiene, te ofrece mucho. Tiene una gran riqueza cultural, una arquitectura impactante y una belleza paisajística muy exuberante. Desde luego, es un país muy recomendable y atractivo.

El noventa y cinco por ciento de la población es budista. En mi opinión, una población budista es más humana, con más principios y valores. De esta forma, cuando te mezclas con ellos te hacen sentir una paz especial, además de confianza y tranquilidad. Son gente diferente, se ofrecen enseguida a ayudarte, son hospitalarios y buscan tu bienestar. Las adversidades no las toman como algo negativo sino como una experiencia enriquecedora de la vida...¡son felices y nos lo trasmiten en forma de mil sonrisas...!
Guillermina en el Palacio Real de Bangkok.








3 consejos para este viaje

1
CRUCERO NOCTURNO POR CHAO PRHAYA:
No te pierdas la oportunidad de cenar mientras surcas el río y disfrutas de unas bonitas vistas iluminadas de la capital.
2
ISLA DE JAMES BOND KO TAPU:
Recomendable cien por cien esta excursión. La belleza del paisaje es inigualable.
3
MERCADOS:
Tailandia es el país de los mercados. Los hay por todas partes, terrestres y flotantes, nocturnos y diurnos, todos ellos abarrotados y entretenidos. No dejes de visitarlos.

Apunte del editor

Las orquídeas se encuentran en la mayor parte del mundo pero son especialmente abundantes en los trópicos. Tailandia es uno de los mayores productores del mundo con más de 50000 toneladas al año de diferentes tipos, tamaños y colores, siendo las llamadas “lone” las más conocidas. Hay por tanto muchas granjas dedicadas a su cultivo y es sin lugar a dudas la flor nacional, símbolo de la belleza y el amor. Ya en la antigua Grecia se le atribuían propiedades curativas y afrodisíacas. Se dice que pueden llegar a ser eternas, las hay recolectadas a mediados del siglo XIX que todavía están creciendo y floreciendo saludables en muchas colecciones. Su carácter decorativo invita a la población tailandesa a utilizarla para ornamentar casas, jardines y establecimientos.